Argentina
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Lionel Messi, con France Football: “A veces me gustaría que la gente no me reconociera”

Fue el Balón de Oro más especial de todos: el séptimo trofeo de esta clase resultó muy particular para Lionel Messi. Es un galardón producto de la conquista de la Copa América, de ese seleccionado por el que tanto sufrió y se frustró, y que ahora fue el facilitador para alcanzar la distinción que la revista France Football entrega desde 1956. En una votación muy ajustada entre 170 periodistas del mundo, superó a Robert Lewandowski por 33 puntos (613 contra 580).

Como dijo sobre el escenario del Theatre du Chatelet, el crack del PSG empezaba ya hace dos años a escuchar preguntas o comentarios sobre su retiro del fútbol. Sin embargo, la camiseta argentina lo revitalizó y le devolvió las esperanzas con miras al Mundial de Qatar 2022: la Copa del Mundo, la única gema que le falta a su brillante carrera.

Lo cierto es que La Pulga apareció este sábado en la portada de France Football, después de aquella ceremonia consagratoria en París del lunes pasado. La tapa de la revista deportiva muestra a Messi de pie y vestido informalmente con un pantalón de jean, zapatillas y una remera Dolce&Gabanna y parado en una gigantesca escalera de mármol brillante. A sus pies está el trofeo más preciado para cualquier futbolista a nivel individual.

Pelé, Maradona, Di Stéfano, Cruyff, Messi... El rosarino habló en la entrevista con France Football acerca de estar sentado en la mesa de los más grandes del fútbol mundial, pero dejó un mensaje claro: “Nunca dije que soy el mejor de la historia ni intento hacerme esa idea. Para mí ser considerado uno de los mejores de la historia es más que suficiente. Es algo que jamás me hubiera imaginado. Es algo que no me interesa, no cambia nada ser considerado el mejor o no. Y nunca busqué serlo”.

Messi siempre se caracterizó por su bajo perfil, pero su estatura como futbolista provocó que fuera casi imposible cumplir con ese vuelo bajo que siempre pretendió, acorde con su personalidad de un hombre humilde. “No sé si soy un modelo a seguir... No me gusta ser un modelo a seguir o dar consejos. Luché por mis sueños. Al principio fue para ser jugador profesional, luego intenté superarme y lograr nuevos objetivos cada año. En medio de todo esto, también hay un elemento de suerte. También depende de Dios, y creo que él eligió que me pasara esto a mí”, remarcó el jugador de 34 años.

En tiempos en los que se multiplicaron los homenajes a Diego Maradona, a propósito del día de su nacimiento (30 de octubre) y de su muerte (25 de noviembre), Messi habló sobre la histórica comparación con el astro que surgió desde Fiorito y empezó a brillar en Argentinos Juniors. Y más todavía, después de que el rosarino liderara a la Argentina a la obtención de la Copa América, un trofeo que a nuestra selección se le negó durante 28 años: “Sinceramente, nunca me he comparado con Diego, absolutamente no. No presté atención a estas comparaciones. Sin embargo, otras críticas me han molestado en el pasado. Pasé momentos muy difíciles con la selección, de verdad, pero no por eso”, explicó.

Su maduración como futbolista, pero sobre todo como persona, le permitió asimilar mejor que en cualquier deporte, las variables son siempre la victoria y la derrota. Y que hay que saber procesar cualquier consecuencia de los resultados: “Nunca me ha gustado perder desde que era pequeño. Aprendí ... no voy a decir que me acostumbré, sino que acepté perder”, dijo. “Ahora es diferente. Desde que tengo a mis hijos, cuando llego a casa, me ayuda mucho a poner las cosas en perspectiva, a olvidar lo que pasó en el campo”, agregó Messi y comparó la actualidad a cuando todavía estaba en pareja con Antonela sin la presencia de Thiago, Mateo y Ciro.

La figura de Antonela, su mujer y madre de sus tres hijos, fue un tema ineludible en la entrevista con France Football: “Obviamente, es alguien extremadamente importante en mi vida. No solo porque es la madre de mis hijos, sino también porque ha estado conmigo prácticamente desde el comienzo de mi carrera. Me conoce de memoria y sabe comportarse conmigo, dependiendo de cada situación. Especialmente cuando estoy triste o no puedo lograr mis objetivos. También disfrutamos juntos de los muchos momentos hermosos que tenemos la oportunidad de vivir. Es una persona imprescindible para mí, al igual que mis tres hijos”, destacó.

El gran duelo de los últimos 10 años se entabló con Cristiano Ronaldo. Antes los separaban los continuos choques de Barcelona y Real Madrid, pero con el tiempo supieron tener buen feeling y un gran respeto profesional: “Siempre quise superarme y no mirar lo que otros podían hacer. Con Cristiano hemos mantenido la competencia durante años dentro de un mismo campeonato. Ha sido maravilloso y nos ha servido a ambos para seguir creciendo en nuestras respectivas carreras. Pero sin tener necesariamente un ojo en el otro. Solo quería superarme a mí mismo para ser el mejor en lo absoluto y no ser mejor que los demás”, respondió.

¿Cómo disimular su popularidad? Messi siempre guardó un deseo y lo admitió ante France Football, aunque hoy le resulte imposible de cumplir: “Estoy contento con todo lo que he pasado, aunque a veces tengo que admitir que me gustaría pasar desapercibido, disfrutar de mi familia sin que la gente me reconociera. No me quejo, al contrario, siempre es agradable recibir un cumplido, una sonrisa o que alguien me pida una foto. Estoy acostumbrado y, para mí, se ha vuelto normal”.

La camiseta número 10 en el PSG que usa Neymar: “El 10 era para él. Yo llegué a un nuevo equipo para ayudar. Fue un gesto extraordinario por su parte. Me lo esperaba porque conozco a Neymar. Pasamos tiempo en el Barcelona y somos amigos. Me parecía más justo que guardara el número 10. Es por ello que elegí uno que me gustaba (el 30)”.

“Cuando hizo de “cocodrilo” en la barrera contra el City: “En ese momento teníamos necesidad de hacerlo. Estábamos ganando. Nadie estaba para hacerlo y como estaba por ahí, lo hice. Francamente, fue nada. Debemos todos aportar algo para obtener resultados”.

Su actitud en los festejos de la Champions League 2006: “Lamento haberlo hecho. No me di cuenta de lo que estaba pasando. En ese momento estaba pensando en el hecho de no haber jugado. Al menos me hubiera gustado estar en el banco esa noche. Hasta mi lesión (desgarro ante el Chelsea en octavos), participé en la Champions. Estaba decepcionado. Lamento profundamente ese episodio. Ganamos esa Champions y no estaba seguro de que volvería a suceder porque es una competición difícil de ganar. Luego, afortunadamente, tuve la oportunidad de disfrutarlo”.

Cómo es como compañero de equipo: “Deberías preguntárselo a los otros (risas). No sé si es fácil o no… Aquel que me conoce sabe quien soy, y el que no me conoce lo hace poco a poco. Puede ser que para los jóvenes sea más difícil respecto a la imagen que ellos tengan de mí, pero una vez que me conocen, se relajan”.