Los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa llegaron a las 8.20 a los tribunales de Villa Gesell para participar de la audiencia en la que el juez de Garantías David Mancinelli escuchará a todas las partes.

Tras la audiencia, el magistrado deberá resolver el pedido de prisión preventiva formulado por la fiscal de la causa, Vierónica Zamboni. La decisión del juez Mancinelli se conocería este viernes.

Los acusados fueron trasladados desde el penal de Dolores a bordo de un micro custodiado por cuatro patrullas del Servicio Penitenciario.

El juez tiene cinco días corridos para decidir, desde que el lunes se presentó la imputación de la fiscal Zamboni. El reloj judicial se detiene el sábado aunque trascendió que se espera que la definición esté unas horas antes del plazo final.

Los ocho detenidos y su abogado defensor, la fiscal del caso y los abogados querellantes en representación de la familia de la víctima, Fernando Báez Sosa, tendrán 15 minutos cada uno para exponer sus razonas a favor y en contra de la prisión preventiva.

El defensor de los rugbiers, Hugo Tomei, dijo en reiteradas oportunidades que seis de los diez acusados iniciales tendrían que estar libres “porque no hay pruebas en su contra”. Se especula que va a solicitar la libertad de cuatro y cuando mucho, propondrá la prisión morigerada, domiciliaria, de los cuatro que él considera como más comprometidos en la acusación fiscal.

En la audiencia estarán presentes los ocho detenidos: Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19), acusados de ser "coautores" del crimen: Luciano (18) y Lucas Pertossi (18), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20), todos ellos considerados "participes necesarios".