Argentina

Más Diego que Maradona, más niño que adulto

Manuel Vázquez Montalbán definió al Barça como “el ejército simbólico y desarmado de Catalunya, una nación sin estado y, por lo tanto, sin ejército”. Maradona llegó a Barcelona armado de talento y magia y fue recibido como un salvador, como lo había sido Kubala y Cruyff y lo fue después Ronaldinho y se entendió así a Messi. El barcelonismo siempre ha creído y admirado al genio que venía a rebajar las ínfulas del Madrid crecido, a meter orgullo en blau i grana y a querer ser los mejores del mundo. Con Diego aterrizó en el aeropuerto de El Prat la ilusión y la esperanza, esa sensación de que se abría una época dorada con el mejor jugador del mundo luciendo el escudo en ese corazón que ayer falló a los 60 años de una vida, tal vez, demasiado plena. Y en ese mismo aeropuerto se fue como llegó, contagiando la ilusión y la magia, esta vez, a los napolitanos que esperaban que llegara su salvador.

El vestuario lo quería, la directiva lo temía y la gente lo admiraba. En Barcelona fue más Diego que Maradona. El lobo Carrasco siempre lo recordaba saltando al campo para entrenar con los cordones sin atar. No tropezó nunca. Los jugadores lo quisieron porque acabó poniéndose al frente de cualquier reivindicación del vestuario. Siempre fue más solidario con el grupo que con el club. Siempre fue más genio que futbolista, siempre fue más niño que adulto. Apenas ganó una Copa del Rey y una Copa de la Liga en su etapa en el Barça, pero dejó aquella jugada en la que Sanjosé, defensa del Madrid, se estrelló con el poste, después del último recorte y el gol en el Bernabéu. El Camp Nou se llenaba media hora antes de empezar los partidos para verle entrenar.

Las relaciones con la Directiva fueron a lo Maradona. Con un cariño especial con Nicolau Casaus, el primer directivo que se acercó a él en su casa o con Joan Gaspart. El presidente Josep Lluís Núñez viajó a Argentina a cerrar un excelente contrato y acabó traspasándole por 1.200 millones de pesetas cuando había costado mil, un día después de que la Junta Directiva lo declarara intransferible. La presión del jugador y la vida disipada que llevaba en Barcelona aconsejaron su marcha. Quedó en el palco la lógica decepción de una esperanza rota y el Barça sin él le dio los galones a Schuster y acabó ganado la Liga que se resistía diez años.

Diego se ilusionó por jugar en el Barça. Puso el escudo en la piscina de su casa y le gustó ese tono de club rebelde, luchador contra el centralismo blanco, ansioso de construir futuro. Pasó a ser un soldado ilustrado de ese ejército sin armas que necesitaba un capitán conductor hacia la gloria. La lesión que sufrió en el Camp Nou a pies de Goikoetxea frustró su continuidad, después aquella mal llamada hepatitis también se interpuso en el camino del triunfo. La idea del Barça y de Maradona fue muy buena, pero se ejecutó mal. Luego Diego tocó el cielo con el Nápoles y ganó un Mundial él solo con la selección argentina. Y vino Salvador Ronaldinho. Y Messi y la gloria y todo lo que se había negado con Maradona el Barça lo acarició con la izquierda de Leo, un chaval prodigioso al que el Barça alentó para crecer y creció con él.

Y ayer Maradona se fue el mismo día que Fidel Castro o Georges Best, dejando el tono de un genio rebelde al que el fútbol le dio todo y él correspondió y la vida le fue quitando argumentos y él correspondió. En Catalunya Maradona fue Diego, pero nunca llegó a ser Didac. En el mundo siempre fue Maradona, el mejor artista del mundo con un balón en los pies.

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Bruno picked up 4 Player of the Month awards in 2020. Ronaldo, Henry and Lampard had the same number-but for a career in the Premier League
Lev - the best coach of the decade in the national teams, Deschamps-2nd, Shevchenko-17th (IFFHS)
Head of the Premier League: We ask players not to hug and change their behavior
Milan had rented the midfielder, Torino Meite until end of season with option to buy
Ramos played on painkillers with Athletic due to knee problems
Barcelona's presidential election is scheduled to take place on March 7
Sir Alex Ferguson: Fortunately, I was retired when I watched Liverpool play in the last two years