Argentina

Norberto Alonso y Ricardo Bochini: un canto al talento que bajó desde las tribunas

Norberto Alonso y Ricardo Bochini lo recuerdan, pero no pueden precisar con exactitud desde qué tribuna se escuchó primero. El Beto cree que empezó la gente de River. “Porque debuté antes”, explica. En las década del 70 y del 80 hubo un cantito de hinchada que fue un Himno al buen fútbol. Y empezó en un River-Independiente. “Bochini, Bochini, dejate de joder, miralo un poco al Beto y así vas a aprender”, cantaban de un lado. “Alonso, Alonso, dejate de joder, miralo un poco al Bocha y así vas a aprender”, respondían del otro. No hay certezas del copyright. El ritual se repetiría en 1983, cuando el Capitán Beto se puso la de Vélez. El Bocha, por su parte, siempre se mantuvo en rojo.

“¿Sabés qué pasa con esos partidos? La gente los disfrutaba, porque se iban llenos de fútbol. Con el Bocha hemos tenido partidos impresionantes”, explica el ídolo millonario del otro lado de la línea. El ídolo rojo agrega desde su casa en el oeste del Gran Buenos Aires, donde se cuida desde hace más de 100 días: “Era una rivalidad linda, porque era jugar al fútbol lo mejor posible”.

Bochini y Alonso, el fútbol mismo.

Bochini y Alonso, el fútbol mismo.

Alonso debutó el 8 de agosto de 1971 en el partido que River perdió 2-1 ante Atlanta. Tuvo tres etapas en el club y completó, hasta 1986, 421 partidos en los que marcó 160 goles. Bochini disputó su primer encuentro oficial el 25 de mayo de 1972 ante River (0-1), cuando ingresó a los 29 minutos del segundo tiempo. Del otro lado, ya estaba el Beto. Fueron los primeros 16 minutos frente a frente, pero el duelo de talentos todavía no estaba planteado. El pibe de Zárate jugaría siempre en Independiente hasta 1991: 714 encuentros y 108 goles.

Desde aquel debut del Bocha en 1972 hasta el retiro del Beto en 1986, se enfrentaron en 27 oportunidades, en 23 encuentros oficiales y 4 amistosos: 25 veces en River-Independiente y 2 en Vélez-Independiente. Hubo 9 triunfos del Beto, 10 empates y 8 victorias del Bocha. Alonso marcó 10 goles y Bochini, 8. Los números no alcanzan para describir el maravilloso fútbol que brindaron.

El primer recuerdo del ex capitán de River tiene un sabor especial. Hay que remontarse al 3 de diciembre de 1972. “Me acuerdo del 7-2, en el que hice dos goles. Uno fue afuera del área, la clavé al ángulo; el otro en el segundo tiempo, el quinto gol, esa jugada enorme que no pudo hacer Pelé”, grafica. “Ese día jugamos en su mayoría pibes porque Independiente estaba en la Libertadores y tenía que cuidar a los titulares. Sí atajó Santoro, al que el Beto le hizo el gol con esa jugada que Pelé no pudo”, completa el Bocha. Y agrega: “Al año siguiente empatamos 2-2, el Beto hizo un gol y yo, un golazo: me la dio Galván, le metí un túnel al Polaco Daulte y se la piqué a Perico Pérez”.

Bochini asegura: “Estar en un River-Independiente era algo que uno quería. Se hablaba mucho de los dos y uno quería destacarse sobre el otro. Supongo que a él le pasaba lo mismo. Me gustaban esos encuentros. Éramos los dos mejores equipos de la Argentina, teníamos una propuesta futbolística parecida, íbamos para adelante, muy abiertos, con muchos goles y buenas jugadas. Se disfrutaba, salvo cuando perdíamos, ja,ja”. Devuelve el Beto: “Siempre tuve una forma de pensar y de jugar al fútbol. Para mí era fundamental cuidar la pelota y no pegarle de punta para arriba. Sabía que quería ganarle al '10' de enfrente”.

Hay dos choques que ocupan un lugar de privilegio en la memoria de estos dos grandes protagonistas del fútbol argentino. También en la de los hinchas. La final del Nacional 1978 en enero de 1979 y las semifinales del Metropolitano 1979, entre fines de julio y principios de agosto.

“En la ida, en el Monumental, empatamos 0-0, pero la pelota no quería entrar. Era un Titanic el arco de ellos; pegaban las pelotas en los palos. Increíble. Después nos ganaron 2-0”, recuerda Alonso. “Fue mi mejor partido contra River: hice dos goles. Ellos eran media Selección que había sido campeona del mundo: Alonso, Fillol, Passarella, Luque, Ortiz, además Merlo y Jota Jota López. Fuimos campeones y los siguientes tres torneos los ganaron ellos”, precisa el Bocha. Ese 10 de enero de 1979, Independiente ganó 2-0 la final de vuelta y fue campeón del Nacional.

Los dos coinciden en que el encuentro del 27 de julio de 1979 por la semifinal de ida del Metropolitano fue el más extraordinario de todos. En "La Hoja del Lunes" del 30 de julio, una publicación deportiva que salía dos veces por semana, están sus frescos testimonios.

La doble página dedicada a Alonso y Bochini por "La Hoja del Lunes", el 30 de julio de 1979.

La doble página dedicada a Alonso y Bochini por "La Hoja del Lunes", el 30 de julio de 1979.

Contaba Alonso: “¿Sabés que pasa? Así da gusto jugar. Porque te marcan pero no te pegan y entonces sale un fútbol lindo para todos los que estamos en la cancha y los que miran. Por eso, sin que nadie te lo diga, te entran ganas de correr y meterle para adelante. Solamente entendiendo el juego de esta manera se puede mantener vivo este negocio. ¿Viste la gente? Se volvía loca aplaudiendo y cuando uno escucha los gritos sabe que está cumpliendo, que le está brindando lo que piden. Mirá, no sé si será mi mejor partido, pero estoy tranquilo porque me entregué entero, de eso no tengo dudas. Y para mí ganamos bien. Ellos se quedaron cuando se pusieron 3-2 y nosotros seguimos yendo al frente, arriesgando sin miedo. Como es normal en River”.

Contaba Bochini: “Reconozco que venía jugando por debajo de lo que puedo. Creo que fue mi mejor partido de todo el año. Me favoreció el hecho de que no me marcaran encima y cuando te tapan nada más es más sencillo poder desarrollar lo que uno sabe. Eso ocurrió durante los 90 minutos y salió un lindo partido. Eso sí: el resultado fue injusto. Independiente tuvo ocasiones muy claras y debimos soportar que nos anularan un gol legítimo, porque el pase partió de adelante hacia atrás. Y además, ellos convirtieron el tercero después de que Pedro González le hiciera foul a Trossero. Pero lo mismo estamos conformes. Volvimos a demostrar que tenemos un equipo de verdad. Ahora hay que esperar la revancha. Si River sale a jugar como hoy, va a ser otro partidazo. Aunque esta vez estoy seguro que los ganadores seremos nosotros”.

Se están por cumplir 41 años de aquel partidazo de resultado cambiante (River 0-1, 2-1, 2-3 y 4-3) y los protagonistas todavía recuerdan pequeños grandes detalles. Alonso narra la jugada como si la hilvanara una vez más: dejó en el camino a Trossero, se perfiló ante Insaurralde y sacó el derechazo que superó a Pogany. El Bocha sigue con bronca: en el vestuario le dijo a Julio Grondona​, que hacía menos de tres meses se había transformado en presidente de la AFA​, que los habían robado, y Don Julio le aseguró que el árbitro Arturo Ithurralde – el mejor de la época- anduvo bien. Y remarca otra vez que el gol anulado fue legítimo. Una semana después, River ganó 2-1 en Avellaneda, con un nuevo gol de Alonso, se clasificó para la final ante Vélez y dio la primera de las tres vueltas olímpicas seguidas.

Hubo otro 4-3, pero esta vez para Independiente, en los tradicionales torneos de verano de Mar del Plata, el 29 de enero de 1980. “Otro partidazo, increíble. Ahí hice, creo, el mejor gol contra River”, detalla el Bocha. “Todo el estadio seguía vibrando con cada una de las llegadas de ambos equipos. Y a los 16 minutos apareció Bochini en toda su dimensión con un gol de notable factura”, escribió Horacio Pagani en Clarín. “Enganché ante Passarella, le metí un túnel a Lonardi y cuando me salió el Pato Fillol le cambié el palo con un lindo zurdazo”, completa el "10" de Independiente, que ganó esa copa de verano.

La gente iba relajada. Estaba de vacaciones y sabía que no los íbamos a defraudar. Fue otro gran partido y metí el 1-0 enseguida, un zurdazo al ángulo”, destaca Alonso. “Ese 4-3 y el 5-4 de River a Polonia creo que fueron los dos mejores que se jugaron en Mar del Plata”, sentencia el Bocha.

“Fue un partido con todos los ingredientes que condimentan y le otorgan sabor al fútbol. Con ritmo, calidad, inteligencia, habilidad, ingenio y goles. Y hasta con la cuota de virilidad –que por momentos se convirtió en violencia- para certificar que se jugaba en serio, aunque no fuera un campeonato oficial”, contaba el diario La Capital de Mar del Plata.

“El Bocha es un fenómeno. Fue un placer compartir aquellos duelos con él”, acaricia Alonso. “El Beto era terrible, un diez ofensivo, con gol, de cabeza de tiro libre”, acomoda Bochini. Y en la última pared, los dos coinciden: “Manejábamos el equipo y jugábamos un fútbol que a la gente le gustaba ver”.

¡Había que mirar a los dos para aprender!

HS

Football news:

In Romania, a special champion: everything was decided in the match, the format of which was chosen 3 hours before the whistle
Danny rose: I was stopped by the police last week: is This a stolen car? Where did you get it?. And this happens regularly
Barcelona refused to sell for 60 million euros Trinca u, bought from Braga for 31 million. The club count on him
Chelsea will compete with Everton for Regilon. Real Madrid is ready to sell him
Espanyol asked La Liga to cancel the flight. The Catalans have been in the relegation zone since the fifth round
Inter have not yet decided on Conte's future. Everything will be decided after the Europa League
Haji resigned as Viitorul's coach