Argentina
This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Piedras profanadas, perjuicios, ¿no injerencia?

No entiendo. No los entiendo. ¿Qué sentido tuvo profanar las ofrendas que dejaron los deudos de los muertos por Covid? ¿Pisotear esas piedras con nombres, arrancar las fotos, los carteles? ¿Con qué objetivo? ¿Qué explica semejante barbarie, semejante falta de empatía, de humanidad? ¿Por qué ese accionar de barrabravas? ¿Por qué mancillar así la memoria de las víctimas de la pandemia y el recuerdo de la pésima estrategia local? ¿Se puede ser tan ruin, tan cruel? ¿Se puede caer tan bajo? ¿Qué explica tanta iniquidad, tanta miserabilidad, tanta falta de sensibilidad? La grieta ya no es ideológica. La grieta es moral. No me identifico con esos vándalos; sí con aquellos que, seguramente, una vez más, rendirán homenaje a sus muertos, reponiendo las ofrendas ultrajadas. Mi corazón está con ellos.

Irene Bianchi

Tengo la duda de si el 17 de octubre es 18, o el 18 es 17. Vi un gran despliegue de personal de limpieza para dejar el centro de Buenos Aires en orden luego de las manifestaciones por el Día de la Lealtad peronista. ¿Por qué los que no participamos ni estamos de acuerdo con ese movimiento político tenemos que costear todos estos gastos improductivos? Por otra parte, la mayoría de las actividades proyectadas en toda esa amplia zona se tuvieron que postergar. ¿Se hacen cargo los festejantes del perjuicio que generan al resto de los ciudadanos de un país que necesita reactivarse y que no logra arrancar porque no hay inversiones? ¿Piensan que de esta forma alguien estará con ganas de emprender y generar más puestos de trabajo? Quienes reclaman derechos deben tener presente que estos se edifican sobre el cumplimiento de las obligaciones (lo señaló nuestro José Ingenieros, hace más de un siglo).

Si el Gobierno no cumple las funciones que manda la Constitución, el Estado (de todos) está siendo afectado, y acelera la decadencia.

Hugo Jorge Carassai

El embajador argentino en Chile solicitó la liberación del mapuche Jones Huala con el principal argumento de que es un ciudadano argentino, nacido en Bariloche. ¿Es realmente argentino, cuando no reconoce nuestra bandera? Además, ha cometido delitos en la Argentina y en Chile, con ocupaciones ilegales, incendios de propiedades de argentinos y cortes de rutas nacionales. Ante todo esto, ¿no se justifica que esté preso?

Por otra parte, habiendo vivido muchos años en el exterior, he conocido muchos casos de argentinos detenidos. Nuestros cónsules, cuando tenían conocimiento de ello, se limitaban a conocer los casos delictivos que habían cometido y, en especial, el estado de salud. Además, nuestra política exterior, ¿no es la de no injerencia en temas de otros países, y por ello nos mantenemos al margen cuando se violan los derechos humanos, como es el caso de Venezuela?

Horacio Martín Doval

Leyendo el magnífico dibujo de Nik sobre el miedo en la nacion del domingo pasado, vinieron a mi memoria las palabras de Cornelio Tácito, inspiradoras de la libertad de prensa: “Felices tiempos aquellos en que se puede sentir lo que se quiere y decir lo que se siente”.

Sería bueno recordarlo.

J.C. Araya

jcaraya@fibertel.com.ar

El 17 de octubre último, en una inspirada síntesis, la nacion evocó, en el suplemento El Berlinés, los 70 años de nuestra televisión. Al solo efecto de completar tan generosa información, corresponde destacar que respecto de la reseña de década del 60 se omitió mencionar el que fue el programa con más rating de la TV argentina, La campana de cristal, que transmitía Canal 13, los jueves, y que alcanzó mediciones superiores a los 40 puntos. Dedicado a acompañar a fundaciones solidarias y de ayuda, que asistían situaciones complejas (Alpi, Casa Cuna, Cordic, Fundaleu, entre muchas otras) y que, habiendo cumpliendo con cuatro tareas que se les encomendaban, se hacían acreedoras a un millón de pesos de aquel entonces, una verdadera fortuna. Cabe consignar que la producción general estaba a cargo de la denominada “señora TV”, Nelly Raymond, recientemente fallecida, mientras que la conducción del ciclo estuvo, durante un par de años, en manos del eficiente Cacho Fontana.

Por aquello de honrar a quien tuvo solidaridad con la comunidad, evoco a esta productora talentosa y que impuso grandiosidad y genio en la pantalla de aquellos tiempos, junto a otros títulos recordados, como Dígalo con mímica y Panorama hogareño.

La mención la efectúo para destacar que, desde sus inicios, siempre la TV expresó, además de glamour y entretenimiento, compromiso con lo altruista y humanitario, misión ineludible que corresponde hasta hoy a cualquier medio de comunicación masiva.

Norberto Frigerio

Theodora, obra clásica de Haendel, fue adaptada y actuada recientemente en el Teatro Colón. Esa representación no original caricaturiza ofensivamente el martirologio católico en los tiempos del Imperio Romano (s. III), los tiempos de Diocleciano. La Constitución garantiza la libertad de expresión y la de culto. En nombre de aquella no se puede agraviar a uno de los cultos más arraigados e identitarios de nuestro país. No existen derechos absolutos en la ley suprema. La paz social y la convivencia se nutren del respeto. La ofensa a los católicos es inaceptable. Una obra como la de Haendel, trascendental porque tradujo mediante su arte esa añeja puja entre la fe religiosa y el poder civil, devino en una herramienta más de la lucha ideológica contemporánea entre el nihilismo y los valores. Millones de argentinos aguardan una palabra de disculpa del ministro de Cultura porteño. Una actitud tal lo enaltecería sin desmedro de la libertad de expresión, pero en tributo del respeto que todos y cada uno de los argentinos nos merecemos, incluyendo nuestra fe religiosa.

Alberto Asseff

Diputado de la Nación

Alberto Fernández firmó un DNU para convertir los planes sociales en puestos de trabajo

“¿Sin reforma laboral, ni sindical, ni de la industria del juicio, ni de la carga impositiva, van a generar o mantener trabajo? Hay una sola forma de crear o mantener trabajo genuino, conseguir inversores”- Luis Rodas

“La propuesta está, veremos si apoyan”- Ester Vásquez

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)