Argentina

Pilar: una fiesta clandestina en plena pandemia reflotó la polémica por un crimen que lleva 7 años impune

En el primer video el zoom de la cámara llega a captar a 10 autos en una esquina. En el segundo se escuchan los pájaros que cantan antes del amanecer y de fondo, una mezcla de voces y de música. En la tercera grabación, hecha desde los techos de una casa, se ve un tobogán inflable y al menos tres autos estacionados dentro de una casa-quinta. A lo lejos se distinguen varios hombres y varias mujeres. La voz que filma dice: “Se están yendo. Se ven jóvenes. Menores de edad, aparentemente, por sus caras. Alcoholizados, en auto. Ahora estos salen, se pegan un palo, matan a alguien, nadie es responsable. Qué quilombo con estos pibes”.

Era el fin de semana del Día de la Madre, las medidas de restricción por la pandemia de coronavirus estaban vigentes, pero nada impidió la realización de ese evento, sin distancia social, sin barbijos, sin protocolo y por fuera de cualquier norma: los vecinos dicen que había alrededor de cien personas. Ocurrió en la localidad de La Lonja, en Pilar, y a 150 metros del lugar donde un hombre fue asesinado en 2013. Fue un crimen por encargo que siete años después sigue impune y ahora reflota con esta fiesta clandestina que empezó el sábado 17 de octubre y terminó en la madrugada del 18.

Hay al menos tres videos de esa noche, un mail enviado a la Municipalidad de Pilar en el que se alerta sobre la fiesta, llamados al destacamento policial de La Lonja y un contexto judicial previo que incluye dos causas. Una es por amenazas y otra por homicidio. Las dos tienen a la misma víctima: Gabriel Eiriz.

Los familiares de Gabriel Eiriz, en una foto tomada en 2014 en el primer aniversario del crimen. Siete años después del homicidio, el caso aún no fue esclarecido. Foto Martín Bonetto

Los familiares de Gabriel Eiriz, en una foto tomada en 2014 en el primer aniversario del crimen. Siete años después del homicidio, el caso aún no fue esclarecido. Foto Martín Bonetto

El 8 de octubre de 2013 lo asesinaron de un disparo en la cabeza. Tenía 41 años, era papá de tres chicos y trabajaba como técnico electrónico, extendiendo redes de fibra óptica. Se cree que lo mataron dos sicarios.

Gabriel Eiriz había visibilizado y denunciado las fiestas clandestinas en su barrio. Por eso, estaba amenazado de muerte por una policía de la Federal. Esa agente es la única condenada en un caso donde se conoce quién intimó a Eiriz pero no quién lo mató o quién lo mandó a matar. Aunque entre los investigados por el homicidio hay un nombre que volvió a la escena en las últimas semanas. Esta vez, señalado por los vecinos y la familia de Gabriel Eiriz, como el organizador de la última fiesta clandestina.

“Nosotros seguimos en contacto con los vecinos de la zona. Con ellos formamos una comisión por la memoria de Gabriel y tenemos un grupo de WhatsApp donde nos comunicamos. Ellos nos avisaron”, dice por teléfono a Clarín, Gustavo Eiriz, hermano de Gabriel. Para la familia esos mensajes combustionaron todavía más el dolor.

El 10 de octubre familiares y amigos de Gabriel Eiriz hicieron una caravana para pedir Justicia y el esclarecimiento del asesinato.

El 10 de octubre familiares y amigos de Gabriel Eiriz hicieron una caravana para pedir Justicia y el esclarecimiento del asesinato.

Diez días antes, en conmemoración de otro aniversario del asesinato, habían hecho una caravana pidiendo Justicia. “Pasamos por cada uno de los lugares en los que están los responsables de que a Gabriel lo hayan matado y de que no se investigue”, dice. En autos con la foto de Gabriel Eiriz pegada en los parabrisas, primero fueron a la fiscalía de Pilar, luego a la Municipalidad, después al destacamento policial de La Lonja y por último a la casa donde Gabriel vivía y donde lo mataron.

“La caravana fue un sábado y justo al otro sábado este tipo hace la fiesta. La impunidad que tiene…”, dice y se queda pensando. “Está a la vista de todo el mundo -sigue-. Sabemos que con una marcha no le movemos el piso a nadie aunque tuvo su repercusión, salió en los diarios y radios locales, pero este tipo se siente con la impunidad de hacer lo que se le ocurra. No importa si hay o no cuarentena, no importa nuestra marcha”.

Cuando Gustavo Eiriz dice “este tipo” se refiere a Ezequiel Salsamendi. En los expedientes judiciales consta que Gabriel denunció a Salsamendi. El evento del fin de semana del 17 y 18 de octubre fue, según el relato de los vecinos y la familia Eiriz, en una quinta ubicada en las esquinas de Carlos Calvo y Las Secuoyas. “En esa casa vivía el padre de Salsamendi. Después, murió y pasó a él, que la alquila para este tipo de fiestas”, dice Gustavo. En informaciones comerciales, Ezequiel Salsamendi tiene registrada esa dirección a su nombre.

Familiares y amigos de Gabriel Eiriz pegan carteles con su foto para pedir justicia por el crimen, del que ya se cumplieron 7 años.

Familiares y amigos de Gabriel Eiriz pegan carteles con su foto para pedir justicia por el crimen, del que ya se cumplieron 7 años.

“Él se presenta como organizador de eventos. Tiene una página de Internet donde ofrece ocho quintas en Pilar. Una es la de Carlos Calvo y Las Secuoyas. En la página hay un número y el nombre Ezequiel de contacto. Es él”, remarca. En ese número de teléfono, ante la consulta de Clarín, una mujer dice no estar en la oficina y pide que la comunicación vuelva a repetirse una hora más tarde.

Las causas

"Yo lo único que te digo es: cuidate! No vuelvas a mandar un solo mensaje más porque vas a terminar mal".

"No te olvides que sé dónde vivís y sé dónde trabajás".

Gabriel Eiriz recibió esas amenazas en su celular a mediados de 2013. Son apenas dos de un total de diez mensajes, que denunció en septiembre de ese año ante Gonzalo Acosta, fiscal de San Isidro.

“Mi hermano denunció a los responsables antes de que lo mataran”, dice Gustavo. El escrito de Gabriel, entre otras cosas, decía: “...Que desea hacer responsable a S.D., a su supuesta prima M. y a E.S. de cualquier daño que pudiera sufrir su propiedad o alguna agresión física a su familia (...) Verdaderamente cree que este tipo de personas son capaces de cumplir sus amenazas...”.

La agente de la Policía Mariela Pérez Argüello, condenada por amenazar a un hombre que luego sería asesinado.

La agente de la Policía Mariela Pérez Argüello, condenada por amenazar a un hombre que luego sería asesinado.

“M” es Mariela Fernanda Pérez Argüello, la autora de las amenazas a Gabriel Eiriz. Policía de la Federal cuando lo intimidaba y más tarde en el tiempo, con Eiriz ya muerto, pasó a la fuerza de la Ciudad. En febrero de este año el Juzgado Correccional Nº 5 de San Isidro la condenó a dos años de prisión en suspenso por amenazas graves. Mientras tanto, los familiares de Eiriz siguen esperando novedades en la causa que investiga el homicidio. En esa investigación también figuran E.S y S.D.

Después del desdoblamiento del asesinato en dos causas -amenazas y homicidio-, en 2019 se formó un equipo de fiscales para investigar el asesinato. En esa unidad especial intervienen Federico Mercader (UFI N° 4 de Pilar), Raúl Casal (UFI N° 1 de Pilar) y German Camafreita Steffich (UFI N° 3 del mismo distrito).

"E.S." es Ezequiel Salsamendi y "S.D." Amelí Alicia Storani Domínguez. Ella es la dueña de una quinta contigua a la vivienda de Gabriel Eiriz y que Salsamendi alquilaba para organizar, según la víctima, fiestas ilegales. En ese momento, nacieron los conflictos y entró en escena Mariela Fernanda Pérez Argüello, presentada ante Eiriz como una prima cuando en realidad era policía de la Federal.

La caravana del 10 de octubre terminó en los parques de la casa de Gabriel Eiriz.

La caravana del 10 de octubre terminó en los parques de la casa de Gabriel Eiriz.

Salsamendi a su vez era también vecino del barrio. Su casa está a 150 metros de la vivienda de Eiriz y es el punto donde ahora se señala que fue la fiesta en medio de la cuarentena. La familia Eiriz asegura que Salsamendi amenazó a Gabriel con “cagarlo a trompadas” y puntualiza que fue el mismo Gabriel quien marcó dónde mirar en el caso de que algo le fuera a ocurrir a él o a sus seres queridos. Por teléfono, una hora después de la primera llamada, Ezequiel Salsamendi niega.

“Hace siete años que me persigue todo esto y soy inocente. Lo habré visto al hombre (por Gabriel Eiriz) dos veces. En una de esas veces él me agredió. Me abolló el capot de mi auto con un inflador de bicicleta. Tengo las fotos y la denuncia, aunque la denuncia habla de un vecino porque ni siquiera sabía su nombre. Pero tengo todas las pruebas”, afirma pero luego cuando se le pregunta si puede enviar el material por mail dice que prefiere no hacerlo.

Sobre la fiesta clandestina del 17 y 18 de octubre, concede: “Sí, eso es verdad. Pero no la alquilé para eso. Yo estoy en contra. Me metieron el perro. La alquilé para diez personas. En esa casa hay caseros. A las tres de la mañana se fueron a dormir y después empezó a llegar gente. Dicen 100 personas pero eso es incomprobable”.

Salsamendi agrega que a las siete de la mañana del 18 de octubre fue personalmente a sacar a los chicos y chicas que había en su propiedad, luego de que un vecino lo llamara. Dice que vio a 20, que exageran para perjudicarlo y que tiene un contrato que sus inquilinos incumplieron. Tampoco envía el documento para que pueda verlo Clarín y pareciera desconocer que el alquiler para cualquier tipo de evento privado está prohibido en estos tiempos de cuarentena.

Luego vuelve a la causa por el asesinato. “Dicen que yo transo con la Policía, yo no conozco a ningún policía. -sigue- ¿Vos te pensás que si yo tuviera algo que ver con este asesinato estaría libre?”, pregunta y al mismo tiempo reconoce estar imputado. “Mi teléfono es público. Yo sigo en el mismo lugar. Yo qué gané con el asesinato de Eiriz. Yo no conozco ningún sicario. No tengo armas, nunca tuve un arma. A mí me encantaría que esto se resuelva porque están apuntando mal”.

Por teléfono, Salsamendi atribuye el homicidio de Gabriel Eiriz a un negocio de lavado de dinero por parte de narcotraficantes colombianos. “La casa de Gabriel y también mi casa están muy cerca de los terrenos en los que están implicados la familia de Pablo Escobar -se refiere a la viuda- y (el jugador de fútbol), -Mauricio- “Chicho” Serna. Gabriel no sólo denunciaba las fiestas clandestinas, también se oponía a la apertura de calles”, dice y sugiere que con esa postura Eiriz interfería en los proyectos de los narcos colombianos y los sectores de poder de Pilar.

Al observar el mapa, hay un dato que da Salsamendi que es comprobable. Su propiedad y la de Eiriz, en efecto, están muy próximas a un proyecto de lujo que quedó trunco por una investigación de lavado. El sitio donde se pensaba montar ese emprendimiento vip está a metros de las vías del tren Belgrano Norte, en el kilómetro 46,5 de la autopista Panamericana ramal Pilar, en una área limítrofe con las viviendas. El proyecto incluía un barrio, una universidad, comercios, oficinas, cocheras, un hotel y hasta una nueva estación ferroviaria para llegar a Retiro en una hora.

Sin embargo, la familia Eiriz no da crédito. “Mi hermano hizo una denuncia por amenazas contra él, contra la policía Mariela Fernanda Pérez Argüello y contra la dueña Storani Dominguez. Mi hermano dejó dicho a varios vecinos que si algo le pasaba los hacía responsables. Mi hermano también dijo que sentía miedo y que los creía capaces de matarlo”, dice Gustavo, en una conversación telefónica posterior.

“La falta de mi hermano lo benefició para hacer con tranquilidad las fiestas que hacía y hace, incluso en cuarentena”, agrega y dice que no se le ocurre de qué manera el lavado de dinero de los narcos pueda estar relacionado con el asesinato de Gabriel. Luego cierra: “Mi hermano lo denunció a él y nosotros creemos que él está involucrado. Y si no lo está y piensa que lo están tomando por perejil, que aporte lo que sabe. Nosotros queremos encontrar a los responsables, no buscar perejiles”.

DD

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Manchester City have offered 19 million euros including bonuses for 17-year-old Argentine midfielder Sarmiento
Rehagel is a bandit from whom I will not accept an apology. The story of the worst injury in the history of the Bundesliga
Barcelona's presidential election will be held on January 24
Koke: to beat Bayern, you need to play a nearly perfect match. I hope their unbeaten streak ends tomorrow
Loew can return Muller, Boateng and Hummels to the German national team if there are a lot of injuries
Nacho about the Real Madrid game: That's not how titles are won. Working to get better
De Bruyne will sign a 5-year contract with Manchester City. He entered negotiations after Pep extended his contract