Argentina

Polémica por una juntada en una cervecería de Recoleta: ¿hasta dónde llega la responsabilidad de los dueños de los locales?

Mientras la cantidad de casos de coronavirus trepaba a una cifra récord, las imágenes de una juntada masiva en la vereda de dos cervecerías de Recoleta, el miércoles, fueron trending topic en Twitter y pusieron el foco en la contracara de los esfuerzos por prevenir la propagación de la pandemia. Ambos locales fueron notificados por infracción de la cuarentena pero no hubo clausura. Y la pregunta que quedó en el aire es cuál es la responsabilidad de los dueños de los comercios.

Las cervecerías donde un grupo de jóvenes se juntó a compartir el veranito en agosto fueron​ Buller y Bartola, en Junín al 1700, frente al Cementerio de Recoleta. Había mucha gente a menos de un metro y medio de distancia y sin tapaboca.

"Después los porteños te quieren hacer creer que sus casos son culpa de los pobres de provincia que van allá a trabajar", comentó @claribevcar.  "Me hace acordar al DJ que pasaba música, hasta que una chica que bailaba en la calle a los poco días estaba contagiada", opinó otro usuario.

Como había sucedido cuando se viralizaron fotos de los runners en los bosques de Palermo, cientos de mensajes de indignación llenaron las redes sociales. La diferencia, en este caso, está en la discusión en torno a cuáles son las obligaciones de los comercios para evitar que esto pase. La acumulación de personas en el exterior de los locales luego de llevar productos mediante el sistema take away es un problema también para cafeterías, locales de pastelería y restaurantes. Y deja abierta otra pregunta: ¿qué pasará cuándo se permitan las mesas en las veredas, algo que podría haber ocurrido esta semana, según el cronograma de aperturas planeado por la Ciudad? 

Locales de Recoleta no fueron clausurados. Esto fue porque los consumidores no estaban adentro, sino en la vereda, en la vía pública, informaron desde la Agencia Gubernamental de Control (AGC), que acompañó el procedimiento de la Policía porteña.

La AGC controla que no haya clientes en el interior de los locales y que no haya atención de mozos en la calle, explicaron fuentes de ese organismo. Por eso, no encontraron ninguna infracción ni iniciaron un acta administrativa contra los comerciantes.

En general, los locales cumplen esas reglas, indicaron desde el organismo. De las 47 clausuras de locales realizadas por incumplimientos de la cuarentena, apenas tres fueron gastronómicos, informaron fuentes de la AGC a Clarín. Se trató de una pizzería de Mataderos, un bar de San Telmo y otro bar en Constitución.

Los encargados de las cervecerías sí recibieron por parte de la Policía de la Ciudad una notificación de infracción por violación al artículo 205 del Código Penal, debido a que vendían bebidas sin respetar la distancia social para evitar el contagio del coronavirus. Los agentes se acercaron a pedido de los vecinos y dispersaron a la gente del lugar. 

​El Gobierno de la Ciudad autoriza la apertura de los locales gastronómicos, pero únicamente para la modalidad "para llevar" o "take away", además de la función de "envío a domicilio" o "delivery". 

Las cervecerías y el tema del vaso

Para Martín Boan, propietario de la cervecería Bierlife, en San Telmo "faltan reglas claras" para evitar los problemas que implican "la zona gris de la vía pública" y cuidar "tanto economía como salud". Aún así, los comerciantes "no se pueden hacer los distraídos", opinó.

"Yo entiendo la desesperación del bar por vender algo, porque necesita cubrir costos, pero es un error tener 30 o 40 personas tomando cerveza en la vía pública. Nuestra responsabilidad no termina cuando entregamos la cerveza", estableció. 

En ese sentido, su local sólo entrega cerveza en growler, botella y lata, y no en vaso de plástico como otros locales. "Yo me lo replanteé, porque vemos que somos los únicos que no vendemos en vaso, como otras cervecerías o cafeterías de la zona, pero queremos cuidar nuestro negocio", opinó.

En esa línea, la AGC informó a Clarín que no existe un lineamiento sobre el packaging que deben usar los locales. "Cada comercio elige cómo brinda su servicio", puntualizaron.

Un problema también para cafés y restaurantes

El problema va más allá de las cervecerías y es frecuente ver a grupitos de jóvenes o familias que aprovechan a hablar al aire libre cerca de una panadería, cafés, heladerías y restaurantes. "Llamé otra vez al 147 porque están siempre tomando café sin distancia y se quedan un rato largo hablando", cuenta a Clarín una vecina de Belgrano.

En el video que envía se ve a una decena de personas charlando en la vereda de Oss Café, o sentadas en el cordón de la vereda tomando en vasitos plásticos. "No es algo de este sábado solamente, toda la cuarentena fue así. A los minutos que llamo llega el patrullero y se van, pero después vuelve a ser siempre lo mismo", relata.

Emmanuel Paglayan, dueño del restorán Ninina, con tres sucursales en Palermo y Belgrano, dice que la clave es contar con "una buena señalización" que marque las reglas: no se puede entrar sin barbijo y hay que mantener la distancia social. Además, en sus locales, pintó marcas en el piso para que no se amontonen los clientes en la fila.

"Lo que es medio incontrolable es qué pasa una vez que la persona compró. Hay gente que se queda charlando en la puerta y le podés pedir que se vaya, pero ¿con qué autoridad? Yo soy una empresa privada. No le puedo dar una orden a un ciudadano. Entonces, en general, apelamos al sentido común y si es un día de mucha gente, como un sábado o un domingo, les pedimos que circulen", cuenta. 

A veces es difícil contener esas situaciones, asegura. "Vienen cuatro personas que están juntas, cada una compra un café y se queda charlando a cinco metros, tomando o fumando", ejemplifica. "En mi local hay señalización y el personal está atento a pedir que se retiren, pero ¿si no nos dan bola?", se pregunta y cuenta que hace poco un cliente se negó a circular: "Nos dijo que ni nosotros ni el Gobierno le íbamos a decir que hacer". 

SC

Football news:

Zidane on Bale's departure: what he achieved at Real Madrid is phenomenal. I wish him all the best
The same Royal rabona-assist from Levandovsky: great orientation, perfect execution, smart twist in the right place
Koeman told 21-year-old midfielder Puig that he does not count on him (RAC1)
Liverpool will pay 4.1 million pounds for Zhota out of 41 million in the first year. Today the midfielder will undergo a medical
Bayern have agreed a 4+1 contract with Ajax defender Dest
Will Juventus take a 10th consecutive League title? Three out of four of our Serie A specialists think not
Norwich refused to sell Barca defender Aarons for 20 million pounds