Argentina
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Por arrastre futbolero, a la Argentina le cuesta "leer" la alegría brasileña

La desconfianza no es patrimonio de la Argentina. En Brasil el retorno de Lula al poder genera las mismas dudas que despierta la centroizquierda en toda la región, ya que los inversores perciben que su inclinación a aumentar el rol del Estado en la economía puede ser un freno para el desarrollo de la actividad privada. Esa sensación no convierte a su rival, Jair Bolsonaro, en un garante del capitalismo ni mucho menos. Pero el inesperado caudal de votos que cosechó el actual presidente ya fue traducido en una certeza: el próximo gobierno del principal socio del Mercosur no tendrá margen político para cambiar reglas de juego, ya que tanto el Congreso como varias gobernaciones clave quedaron en manos de la coalición gobernante.

Lula no aspiraba a tirar por la borda lo hecho en los últimos cuatro años. El ex presidente había dado varias señales de que su visión económica iba a estar más conectada con su primera gestión que con los últimos años del PT en el poder, conducido Dilma Rousseff. Su principal asesor es Henrique Meirelles, un ex financista internacional que durante su presidencia condujo el Banco Central de Brasil con lógicas de primer mundo. De hecho, varios analistas habían considerado que su moderación había sido uno de los factores que había ayudado a que creciera su apoyo en los sondeos previos, y que seguramente influyeron en el 48% que cosechó el domingo.

Brasil ayudó a que suban los bonos y acciones y hasta tranquilizó al dólar

No obstante, los votos de la primera vuelta ya sentaron una base crítica para el futuro presidente: el rumbo económico estará custodiado por el Congreso.

En la Argentina, el gobierno de Alberto Fernández (pero sobre todo Cristina Kirchner) apuestan su propia continuidad al regreso de Lula. Descreen del actual presidente, que ha mostrado un perfil aperturista para el Mercosur que se aleja de los parámetros que maneja habitualmente el peronismo, más cómodo con fórmulas proteccionistas.

Sin embargo, hay factores racionales que podrían ser leídos de manera diferente. Después de todo, Brasil no es solo un rival acérrimo en el fútbol. Es el principal destino de las exportaciones de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza. El intercambio está sostenido por la industria, con lo cual el flujo bilateral es el verdadero garante del empleo fabril que tanto ansía reconstruir el peronismo. La Argentina necesita que Brasil, ya sea con Lula o con Bolsonaro, recupere una senda de crecimiento que impulse las ventas de bienes argentinos y favorezca el ingreso de más dólares. La soja ya dio todo lo que tenía y el trigo aún está lejos.

Logros importantes; alivio insuficiente

  • MonedasVariaciónVentaCompra
  • DÓLAR BNA0,65%

    $154,25

    Compra$146,25
  • DÓLAR BLUE-1,39%

    $284,00

    Compra$280,00
  • DÓLAR CDO C/LIQ9,88%

    $312,22

    Compra$295,58
  • EURO0,03%

    $145,66

    Compra$145,64
  • REAL0,06%

    $28,70

    Compra$28,69

Las más leídas de Columnistas

Suscribite a nuestros Newsletters

Destacadas de hoy