Argentina
An article was changed on the original website

Por la burocracia judicial, sigue libre un colectivero que arrolló y mató a un nene

¿En qué momento una madre o un padre decide imprimir la cara de su hijo en una remera? ¿En qué momento revisa las fotos familiares y elige una para estampar junto a la palabra "justicia"? El momento de Gustavo Serrato llegó días antes del juicio contra el colectivero que atropelló y mató a su hijo Facundo, de cinco años. El 20 de julio de 2010 el nene fue arrollado mientras cruzaba de la mano de su mamá. Hoy el colectivero está condenado, pero libre, y Gustavo inmerso en una burocracia judicial que lo obliga a no sacarse la remera con la cara de Facundo -apenas ovalada, pómulos altos, ojos de descubrimiento-, tan parecida a la suya, aunque él lleve una mueca de dolor atravesada. Indeleble.

Facundo Serrato murió a los cinco años.

Facundo Serrato murió a los cinco años.

A Carlos Verón, el colectivero, lo condenaron a cuatro años y tres meses de cárcel, y lo inhabilitaron para manejar durante ocho años y seis meses. Apeló. Pidió incluso otro juicio y alegó, entre otras cosas, que se le había dado demasiada importancia a que Facundo tenía cinco años. Su lógica fue esta: si la víctima hubiese sido mayor, menor era el castigo. La Cámara de Casación rechazó ése y otros argumentos, y confirmó su pena.

“Tiene que ir preso, pero todavía no piden su detención. El tipo está libre y yo me consumo”, dice Gustavo Serrato. Está parado en la esquina de Honduras y Scalabrini Ortiz, en Palermo. Lleva la remera de Facundo, la que no se sacará hasta que sienta que ya no debe exigir -rogar- justicia. Detrás de él, sobre el asfalto, hay una estrella amarilla y “Facu” escrito en mayúscula. También, flores rojas pegadas en un poste que sostiene un cartel. Es jueves y Gustavo las dejó ayer. No hay semana en que no pase y se detenga, a veces por minutos, otras por horas, en ese punto donde su hijo cayó muerto.

Era un martes de hace ocho años, faltaban diez minutos para las siete de la tarde. Carlos Verón, que entonces tenía 30 años, manejaba el colectivo de la línea 15 por Scalabrini Ortiz. Según declararon varios testigos, tenía la cabeza cubierta con una capucha y, según ampliaron varios pasajeros, estaba alterado: “quería llegar temprano a su casa”, respondió cuando le pedían que bajara la velocidad. Así está en el expediente. Donde también figura que, al llegar a la esquina de Honduras, y como había mucho tránsito, decidió doblar, desviándose de su recorrido. En rojo.

En simultáneo, por la senda peatonal y con el semáforo a favor cruzaba Facundo, de la mano de su mamá, Cecilia García Otero, quien además cargaba en brazos a Eugenia Serrato, de seis meses. Salían del pediatría y estaban caminando hacia el trabajo de Gustavo, que quedaba a pocas cuadras.

Una estrella amarilla recuerda a Facu Serrato en la esquina donde murió. Foto: Fernando de la Orden

Una estrella amarilla recuerda a Facu Serrato en la esquina donde murió. Foto: Fernando de la Orden

Apenas pudieron reaccionar. Claudia agarró a Facundo del cuello, intentó volver hacia atrás, sintió cómo el colectivo la succionaba y el peso de la rueda derecha sobre su pierna. A Facundo no lo vio más: murió en el acto. Su hija tuvo una fractura de cráneo. La madre terminó con tal nivel de daño que necesitó 17 cirugías para recuperarse.

“Pasaron ocho años y ya empezaron las preguntas de mi nena: ‘¿Por qué no está preso si mató a mi hermano, papá?’ Ella necesita una respuesta, igual que la mamá, igual que yo. Y yo no sé cómo explicarle la burocracia infernal que hay en este país”, se enoja Gustavo.

Lo que quiere explicarle, pero no encuentra las palabras para adecuarlo al entendimiento de una nena, es que Verón presentó un recurso de queja ante la Corte Suprema para la revisión de su pena. Es la última oportunidad del colectivero para apelar. El recurso entró recién el 2 de agosto en la vocalía de la jueza Elena Highton de Nolasco y debe pasar por los otros cuatro integrantes de la Corte. Si tres de ellos deciden no darle tratamiento, el recurso cae. Pero si deciden darle lugar, todos los ministros deben revisarlo.

De ir preso a quedar libre: polémica por las condenas diferentes para quienes matan al volante

“Pedí la detención del colectivero, pero el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional n° 4 -el mismo que condenó- la rechazó. Dijeron que deben esperar la determinación de la Corte. La Corte, a su vez, plantea que el recurso de queja no tiene efectos suspensivos de la sentencia. Lo que significa que el Tribunal no debería esperar para detenerlo”, explica Germán Liotto, abogado de la familia Serrato. Así, en el medio, con la responsabilidad judicial que pasa de mano en mano, visita con frecuencia los Tribunales de Talcahuano, donde está tanto la secretaría de la Corte como del Tribunal, y chequea que Verón diga presente. Está obligado a hacerlo, el primer lunes hábil de cada mes o, en caso de feriado, el martes siguiente.

Calles peligrosas: el 80% de los conductores no respeta la prioridad de paso para el peatón

Hasta hace muy poco, Gustavo también hacía esas visitas. Lleva haciéndolas desde que Verón mató a Facundo: “Voy a Tribunales, habló con fiscales, voy a lo de mi abogado, firmo escritos, los presento. Ya basta. Necesito cerrar”, dice, como quien sabe que enfrentarse al placard del familiar muerto es asomarse al precipicio, pero peor es no poder quitártelo del cuerpo, llevarlo en foto, en el pecho, en remera.

“Todos los abogados tienen herramientas que benefician a su cliente. El abogado del asesino de mi hijo usó todas. Pero si cada resolución o pedido tarda años, ahí el que falla es el Estado”.

Football news:

Sarri Pro 2:2 with Atalanta: We played with one of the best teams in Europe right now
Pep Guardiola: Manchester City have won a place in the Champions League on the pitch. I hope that UEFA will allow us to play
Atalanta extended their unbeaten streak to 14 games and is ranked 3rd in Serie A
Ronaldo scored his 27th goal in Serie A, converting a penalty in the game against Atalanta. Immobile has 29 balls
Sterling scored 27 goals for the season and broke his record. He scored a hat-trick against Brighton
Three Atalanta players have scored 15+ goals in the Serie A season. This is the best result since 1952
Setien on the title fight: Barcelona does everything possible, but Real Madrid wins all the matches