Argentina
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Sentencia ejemplar en Misiones: homicida es condenado a 18 años tras chocante revelación

El horror no concluyó ahí: Catalán procedió a incinerar el cuerpo de la víctima y más tarde, en un chocante giro de los acontecimientos, confesó a su pareja con frialdad: “Yo mato por diversión”.

La ubicación del crimen fue identificada a medio kilómetro del acceso al barrio Unidad, específicamente en el kilómetro 18 de Eldorado. Este caso ha mantenido en vilo a la comunidad durante cuatro largos años hasta que, finalmente, el Tribunal Penal emitió una sentencia de 18 años de prisión para Catalán por el cargo de “homicidio simple”.

El móvil detrás de este crimen macabro continúa siendo un misterio para las autoridades, aunque se especula que un conflicto previo por objetos prestados entre Catalán y Keller podría haber desencadenado la violenta confrontación. Este caso ilustra cómo un desacuerdo aparentemente menor culminó en una decisión fatal y irreversible.

El hecho ocurrió en Eldorado.

Según los informes, el día del homicidio Catalán viajó en colectivo con su suegro desde Aldea Perutí hasta Eldorado con el fin de adquirir una bicicleta. Luego de la compra, se dirigió hacia la residencia de Humberto, expresando ominosamente: “Voy a terminar lo que empecé”, antes de emprender el viaje.

La confrontación con Keller no tardó en escalar a una violencia extrema. Catalán no mostró piedad alguna mientras golpeaba y apuñalaba a su vecino en un frenesí asesino. Para rematar la atrocidad, le tiró brasas calientes provenientes de dos tambores metálicos, causando severas quemaduras en todo el cuerpo de la víctima.

La sangre en la ropa de Catalán no pasó desapercibida para su suegro, quien lo esperaba tras el brutal encuentro. Sin embargo, fue la confesión nocturna a su pareja lo que puso al descubierto la cruel indiferencia de Catalán hacia la vida humana.

Al siguiente día, los residentes locales descubrieron el cuerpo calcinado de Keller, dando aviso inmediato a las autoridades. La policía no tardó en detener a Catalán, descubriendo en el proceso una relación previa de camaradería alcohólica entre él y su víctima.