Argentina

This is Us: la quinta temporada arrancó hablando de racismo y pandemia

“Elegir a nuestros afectos y a nuestras familias es lo más cerca que estamos de decidir nuestro destino”. Esta fue una de las reflexiones en el inicio de la quinta temporada de la serie dramática This Is Us, de Dan Fogelman, este martes 28 de octubre desde las 23, por FOX Premium Series. Con un doble episodio titulado Cuarenta ("Forty"), hasta las 00.30, y que ubicó a sus tres personajes clave en el contexto de la pandemia. Los hermanos Randall, Kevin y Kate Pearson cumplieron años, y sus emociones fraternales no esquivaron un plano más grave de la realidad: el COVID-19 y la desazón por el asesinato del afroamericano George Floyd (en mayo último), por culpa de la fuerza policial.

Había varios asuntos que resolver respecto de la cuarta temporada de This is Us. La creciente enfermedad mental de la madre de aquellos tres, Rebecca Pearson (Mandy Moore). La pelea, con frases hirientes, entre Randall (el afroamericano Sterling K. Brown) y Kevin (Justin Hartley), en desacuerdo por el mejor tratamiento para lidiar con la posible senilidad de mamá. Y los renovados deseos de ser padres que tienen Kate Pearson (Chrissy Metz) y Toby Damon (Chris Sullivan), aun con su largo conflicto matrimonial.

Los nuevos hijos que se avecinan, y los puntos ciegos del pasado son una marca latente en los saltos hacia adelante y hacia atrás que emplea This Is Us. Pero ni la pandemia ni el movimiento Black Lives Matter se dejaron de tratar. ¿Qué otro melodrama, de millonaria seducción en los fans, puede lograr tanta cercanía con la actualidad?

Rebecca y Randall, madre e hijo se enfrentan al Alzheimer de ella, en la ficción de This Is Us.

Rebecca y Randall, madre e hijo se enfrentan al Alzheimer de ella, en la ficción de This Is Us.

Una apostilla para quienes no sepan de qué va This Is Us. El 31 de agosto de 1980, Jack Pearson (Milo Ventimiglia) y Rebecca (Mandy Moore) tuvieron dos hijos, Kevin y Kate. También un tercero, que nació muerto. Como en su visión del destino había tres bebés, adoptaron a otro, que había nacido el mismo día y estaba en el mismo hospital: Randall. Y allí se erigió la familia multicolor, cuyos deseos, amores y traumas los siguieron rodeando hasta hoy.

En la segunda escena del disparador de esta quinta temporada se coló la pandemia, sin frases obvias ni subrayados. El rubio y esbelto Kevin, con su barbijo, tocó la puerta de la casa de Toby y de Kate (quien, por su obesidad extrema, no puede quedar embarazada otra vez), y les brindó una revelación mientras su compañera amorosa salía del auto: “Madison está embarazada de mellizos, y son míos”.

Los fans saben qué peripecias sufrió Kevin, desde el inicio de This Is Us, en 2016, hasta hoy, rumbo a su paternidad postergada. Cumplió un año de sobriedad, vivió fracasos y repechajes en su carrera teatral y en el modelaje, y fue logrando una delicada estabilidad emocional.

Kevin (el actor Justin Hartley), con barbijo en This is Us. La pandemia estuvo presente en la serie.

Kevin (el actor Justin Hartley), con barbijo en This is Us. La pandemia estuvo presente en la serie.

Kevin no ama a Madison (Caitlin Thompson), pero encaró la noticia con responsabilidad, y para ser algo más maduro ahora en que su madre, Rebecca, afronta una posible demencia senil. Kevin y Kate se reunieron, para soplar las velitas, en una plácida cabaña con aquélla y con su pareja, Miguel Rivas (Jon Huertas), el ex mejor amigo del fallecido Jack. Son lazos cruzados que explota la serie, pero que no la hacen flaquear.

En tanto, en el presente, Randall Pearson pensaba en sus "hermanos de raza asesinados por la policía". Su cumpleaños 40 era otra cosa también para su esposa Beth (Susan Kelechi Watson) y sus tres hijas. “Las mascarillas, las protestas en las calles, el racismo. Tenemos que atravesar todo esto unidos, Randall”, le rogó Beth.

This Is Us no se extendió en el tono declarativo. Apeló a otro salto temporal. Al día en que, cuarenta años atrás, tuvo un episodio límite la madre biológica de Randall. Y su joven padre, William H. Hill (interpretado, de anciano, por Ron Cephas Jones), decidió abandonar a Randall. Lo dejó en un cajón de verduras en un cuartel de bomberos.

El destino lo haría miembro de los Pearson en el cercano hospital. Y si la acción estaba en 1980, con Rebecca embarazada de trillizos (uno moriría, como vimos), y con Jack Pearson rezando en una capilla para que ella diera a luz sin consecuencias fatales, el núcleo de la quinta temporada volvió a su eje: a Rebecca ya abuela, y a sus lagunas crecientes en la memoria. En la cabaña, Rebecca pidió que la dejaran salir a comprar una torta para Kate y Kevin. “Es necesario que pueda sentirse independiente. Es bueno para su enfermedad”, apuntó Miguel Rivas.

Kevin había ido a acompañar a Madison a la ecografía de sus mellizos. Ella se había caído y temía lo peor: que sus bebés no respiraran. Entraron con barbijos al hospital, oyeron ambos latidos en la ecografía y se relajaron. ¿Y Randall? Se aprestaba a comer su pastel por sus 40 años, con sus hijas, a la vez que recordó cómo lo influyó de niño ver por TV la muerte de un negro, perpetrada por un agente policial.

Enfrentados. Kevin y Randall, los hermanos Pearson no pasan un buen momento en This Is Us

Enfrentados. Kevin y Randall, los hermanos Pearson no pasan un buen momento en This Is Us

¿Pensaría, Randall, en su papá sanguíneo ausente? ¿O sintió volver la imagen de Jack, su padre adoptivo, gracias a los tiempos entremezclados que calibra con perfección This Is Us? “Ojalá nuestros hijos sean como su padre”, razonó en 1980 Rebecca, a punto de dar a luz a los futuros protagonistas. “Seremos muy buenos padres. Lo presiento”, se abrió Kevin en 2020, besando a Madison a través de los barbijos, al final de la ecografía con dos latidos.

Una escena increíble se sucedió a las 23.44, justo en el final de la parte 1 de “Cuarenta”: otra vez en 1980, a horas de ser papá, Jack Pearson caminó por el hall del hospital mientras el papá de Randall circulaba a pocos metros, angustiado por abandonar a su bebé. Y, de regreso al momento actual, llegaron noticias de Rebecca, perdida en su paseo. “Ella está con la policía. Tuvo un episodio mental. Ahora la van a traer”.

La tensión se aflojó cuando el morocho Randall apareció en la cabaña y se reencontró con sus hermanos. Evitó hacer las paces con Kevin, quien le había dicho cosas terribles en el final de la cuarta temporada (“todo fue peor cuando vos llegaste a esta familia”). Kate quiso alivianar el aire. “Randall, te daría un abrazo, pero sé que es peligroso por la pandemia”. Y él: “Estoy bien, me testean por el Covid-19 tres veces por semana”. Su madre, Rebecca, acababa de volver. “No sé qué me pasó. Estaba paseando por la ciudad y de repente me sentí confundida”.

Hubo otro lapso hacia 1980. William, el padre del bebé Randall, rezó en la capilla del hospital y dijo para sí: “Dios, perdóname. Por favor, cuida bien de mi hijo”. En la puerta se cruzó con Jack, al que no conocía. Cada uno siguió su camino, pero el golpe de efecto sirvió para mostrar dos realidades sociales contrastantes: el padre blanco y su avidez por tener hijos; el padre negro y su trauma económico, que determinó la decisión de deshacerse de Randall.

¿Y Rebecca? “Mamá sólo tomó un antihistamínico que interactuó con su medicación psiquiátrica y se confundió un poco”, comentaron en la cabaña. Aquí ocurrió el pasaje de mayor gravitación política y psicológica del doble episodio estreno de la quinta temporada de This Is Us.

“Lamento lo que está pasando en el país y con los afroamericanos”, le dijo Kate a su hermano Randall, en referencia a George Floyd, asesinado en Minneapolis el 25 de mayo de este año. “¿Qué lamentás? Nunca te habías disculpado antes. No es la primera persona negra que matan frente a cámara. Esto nunca fue diferente para mí”, retrucó Randall.

Los tres hermanos Pearson en la cabaña. El cumpleaños número 40 de ellos no fue muy bien festejado en This is Us.

Los tres hermanos Pearson en la cabaña. El cumpleaños número 40 de ellos no fue muy bien festejado en This is Us.

“Te pido perdón. No quiero decir algo erróneo”, tembló Kate. Pero su hermano adoptado acentuó: “Vos, yo y Kevin nos criamos en la misma casa. Crímenes así pasaron durante años en este país, aunque nunca hablamos de eso en cuarenta años. Es más, en todo este tiempo me tuve que callar muchas cosas. Yo era el que no quería decir algo equivocado”. Y Kate: “Es cierto, nunca hablamos de ello”.

La lección moral de Randall no fue sólo para su hermana, sino para toda una sociedad sin empatía. “Normalmente te abrazaría y te diría que hiciste lo correcto. Pero, ¿eso a dónde me dejaría a mí? Para serte sincero, estoy agotado. Todo lo que quiero es celebrar mi cumpleaños con mi esposa y con mis hijas”. Las frases siguientes, pasadas las 00.06, quedaron golpeando en la Historia de un país con desigualdades aun más expuestas hoy, en vísperas de una nueva elección presidencial. “Feliz cumpleaños, hermana”, se oyó sin abrazos. “Feliz cumpleaños, hermano”.

Antes de que Randall se fuera, Kevin intentó quebrar su enemistad. “Voy a tener un hijo y una hija. Sos la primera persona a la que se lo cuento. ¿Tenés algún consejo?”. Randall: “Ellas siempre harán lo que deseen. Y es su madre la que va a estar hasta el final”. Quedaban secretos por desplegarse y una certeza de Rebecca, envuelta en su dolencia mental inevitable, que seguro hizo llorar a miles: “No me preocupa olvidarme de las cosas grandes sino de las pequeñas. Reír, hablar, compartir como cualquier familia normal. Esas son las cosas que no me quiero olvidar”.

Madison y Kevin serán padres de mellizos, en This is Us.

Madison y Kevin serán padres de mellizos, en This is Us.

This Is Us contra el racismo policial

“Cuatro oficiales involucrados en la muerte de un ciudadano negro”, leyó Randall Pearson (Sterling K. Brown) en su celular, en la tercera escena del arranque de la quinta temporada de This Is Us, sobre una música tensa, espectral. “Cuidado, el video que está por ver contiene imágenes susceptibles”. Una clara referencia al Black Lives Matter y al asesinato de George Floyd a manos de la policía, el pasado 25 de mayo, en Minneapolis.

"Se suman protestas en ciudades grandes y pequeñas: un oficial apoyó su rodilla contra el cuello de Floyd hasta asfixiarlo y matarlo", dijeron las noticias que rescató la serie de NBC y FOX. Randall Pearson analizó en el episodio estreno: "Lo que estamos viviendo como raza, día tras día, es tan trágico. Hay tanta pérdida. Es tan triste”.

Beth, la esposa de Randall, buscó apaciguar su desazón. “El mundo es un lugar brillante y resiliente. Seguimos en la lucha, y este dolor no va a ser eterno. Esta estapa no será para siempre, excepto nosotros”.

This is Us, el drama familiar y multirracial abordó la actualidad mundial en el comienzo de la quinta temporada.

This is Us, el drama familiar y multirracial abordó la actualidad mundial en el comienzo de la quinta temporada.

WD

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Football news:

Griezmann on Messi: I admire Leo, and he knows it. We have a great relationship
Rooney on the possibility of a move to Barca in the 2010/11 season: Thinking about it. Could fit in perfectly
Hooray, in England they will let the audience into the stands again! While up to 4 thousand and not everywhere, but the clubs are happy 😊
Solskjaer about the match with Istanbul: these are the Champions of Turkey, it will be difficult
Gasperini on the nomination for the best coach of the year award: If we beat Liverpool, maybe I'll get a few votes
Julian Nagelsmann: Leipzig want to give PSG that final feeling they are talking about
Tuchel Pro Champions League: Match with Leipzig - the final of our group