Argentina
This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

¿Tyson Fury desplazó a “Canelo” Álvarez del primer puesto de popularidad y consumo en el boxeo?

Los movimientos ampulosos y controlados que llevaron al inglés Tyson Fury a conmover al mundo con los desplazamientos de su cuerpo imponente de 2,06 metros y 125,600 kilos, hace una semana en un ring de Las Vegas, no sólo le aportaron el KO magistral que derrumbó a Deontay Wilder por la cuenta de “mil segundos” sino también eyectaron a su figura carismática y triunfal a un desafío comparativo primordial en la agenda pugilística del momento: ¿Desbancó al mexicano Saúl “Canelo” Álvarez del primer puesto de popularidad y consumo?

Resultaría difícil afirmarlo –ahora mismo– pero admitirlo, al menos, representa una evolución de status impensada en el gigante de Manchester.

Semanas atrás, un estudio efectuado por la empresa de medios británica: “Londres Sport Pro” señaló que “Canelo” es el cuarto atleta más comercial del mundo. Los puestos de privilegio pertenecen a tres mujeres: la gimnasta norteamericana Simone Biles, la tenista japonesa Naomi Osaka y la futbolista estadounidense Ashlyn Harris.

El cuádruple campeón azteca (Mediano jr, Mediano, Súper-Mediano y Semipesado) originó 578 millones de impresiones, en Facebook, Twitter, Instagram y Tik Tok. Y paralizó al ámbito informativo cuando con una cachetada intencional dañó el párpado del norteamericano Caleb Plant, su próximo rival del 6 de noviembre, en una caótica conferencia de prensa.

Álvarez, en base a propuestas agresivas y a exhibicionismo de su riqueza, reparte admiración y resistencia a la vez. Pero produce algo esencial para la industria del deporte profesional: movimiento de gente y récords de recaudaciones para verlo en acción.

Fury, sin la obra deportiva ni los años de permanencia en los primeros planos que sostienen a “Canelo” en la cima, opone una imagen más simple y humana. Sufrido y con una vida llena de penurias que -alguna vez- lo llevaron a pensar en lo peor, está mucho más cerca de la gente que él mexicano. Sedujo a los norteamericanos con su mensaje solidario sobre la pobreza en California, al ver a la gente durmiendo en las calles y sin horizontes. Ofreció, por entonces, parte de la bolsa cobrada tras su empate con Wilder en Los Ángeles, en 2018, y conmovió con sus declaraciones: “La plata es para hacer el bien. De lo contrario, no sirve.”

Álvarez se adueñó de las fotos más rimbombantes de los últimos seis años: las mansiones de Guadalajara, las mujeres de México, los autos deportivos y la arrogancia ante las críticas. Y en la comparación: “Uno a uno” con Fury, en esto cede terreno.

¿Y en lo deportivo? “Canelo” logró nuestro reconocimiento de N° 1 después de mucho trajín. Le costó muchísimo recuperarse de su única derrota ante Floyd Mayweather, en 2013. En lo técnico y anímico. Tras los controvertidos duelos con el kazajo Gennady Golovkin, su discutido KO sobre el ruso Sergey Kovalev y las victorias tan trajinadas como meritorias ante los británicos Callum Smith y Billy Joe Saunders, consiguió su objetivo. El más alto.

¿Y Fury? Conformó una trilogía fantástica de peleas mundialistas con Wilder. Y en todas ellas, sobre todo en la primera y en la última, pasó del drama a la victoria. De besar la lona a dominar con contundencia. Es el boxeador extranjero de mayor atracción en el Oeste americano. Además, su remontada del olvidado combate con el alemán Otto Wallín, con su rostro herido y sangrante, selló su guapeza y gallardía. Y eso Las Vegas no lo olvida.

Son muy distintos en todo. Pero después de la gran batalla con Wilder, el inglés Tyson Fury se acercó a la meta. No lo reclama ante las masas pero sabe que, a su manera, está muy cerca del gran objetivo.