Bolivia

Churqui, el pintor tridimensional cuya escuela son las RRSS

María O. García  / La Paz

“Cuando estaba en el cole no me gustaban las artes plásticas”, recuerda Osvaldo Churqui entre risas. Así fue; pero un día, 13 años atrás, la embolsadora de cemento en la que trabajaba como operario quebró y el que entonces era su jefe lo mandó a pintar su casa. Churqui asumió el reto sin saber que lo que estaba trazando, en realidad, era el comienzo de su nueva vida profesional.

El pintor  y una de sus obras en un mural.
 Fotos: Carlos Sánchez / Página Siete

“En ese momento empezó mi curiosidad por la pintura. Tras esa oportunidad empecé a buscar anuncios en los que buscaban  pintores o ayudantes y a partir de ahí me metí de lleno en este oficio”, cuenta Churqui convertido hoy en un especialista de la pintura tridimensional.

Nació en Guanay, en el tesoro verde de los Yungas, y siendo tan solo un niño le tocó afrontar la pérdida de su mamá. Él tenía entonces cinco años y los recuerdos siguientes a ese episodio son los de acompañar, siempre, a la única persona con quien quedó, su papá: “desde pequeño lo ayudaba en la construcción”. Y así lo hizo hasta que se vino a la ciudad.

La innovación caracteriza a las creaciones del pintor autodidacta.

Cuando cumplió 10 años, Osvaldo abandonó el calor de su pueblo y buscó cobijo en la inmensidad de La Paz, donde creció al lado de sus tres hermanastros. Aún así, y a su edad, tuvo que ganarse la vida por sí mismo y salir a vender burbujas a los niños, como él, vestido de payaso. 

“A mis 15 años, cuando estaba en segundo medio, me vi obligado a dejar la escuela por falta de economía. Desde entonces sacrifiqué mis estudios para dedicarme únicamente a trabajar”, señala Churqui, quien ahora tiene 31.

“Al comienzo me dedicaba a hacer pinturas lisas y terminé desanimándome. De ahí empecé a hacer instalaciones de gas y luego volví  a pintar de nuevo. Empecé a trabajar con Álex Fernández, un amigo que poco a poco me fue enseñando y ya me fue gustando más. Él trataba de enseñarme lo máximo y yo también he sabido aprovechar todas sus técnicas y enseñanzas”, agradece   Churqui a quien le ayudó a trazar el comienzo de un camino en el que más tarde encontraría la que es su especialidad.

Cada diseño  de Pinturas Churqui  es único en forma y color.

Pinterest y YouTube, su escuela 

De ser un simple aprendiz,  se convirtió en su propio maestro. Osvaldo conoce muy bien las técnicas de pinturas al trapo, marmoleadas y texturizadas, entre otras, pero su mayor pasión es la pintura de figuras tridimensionales, una especialidad que aprendió de forma autodidacta gracias al vasto mundo de internet. Pinterest y YouTube, dice, fueron su gran escuela de arte.

“Hace unos tres años descubrí las figuras 3D y me llamaron la atención. Investigué cómo se hacían y poco a poco las fui sacando y especializándome”, explica. “Al principio nos ha costado, luego lo he ido captando mejor y ahora ya lo dominamos. ¡Rápido me salen las ideas!”, agrega Osvaldo desde el primer piso de un edificio de cuatro plantas de la urbe alteña.

Lo acompañan su esposa, su cuñada y su pequeño de cinco años, quien corretea feliz de habitación en habitación. Normalmente también están con él su sobrino y otro pintor dibujante, a quienes  contrata para poder cumplir con los trabajos que le solicitan, más que todo, a través de las redes sociales, que de escuela han pasado a ser vitrina.

Pinterest y YouTube  son el detonante de la inspiración.

  En familia

“Mi esposa y yo trabajamos juntos desde hace 10 años y ahora ella es la que hace los tridimensionales. Yo saco los moldes, los trazo y ella los calca, normalmente en los techos. Mi cuñada realiza todas las pinturas lisas. Ella lleva con nosotros un año, desde que falleció uno de los hermanastros con los que me crié y quien también era pintor”, señala.

Afanada en que los trazos salgan a la perfección, la esposa de Churqui, Daniela Yupanqui, cuenta cómo la pintura le ha servido para desvanecer la discriminación machista de algunos de los clientes. “Muchas veces me han dicho que no querían mujeres, pero yo les he hecho ver que nosotras somos bien creativas y que, al igual que los hombres, también podemos desempeñarnos bien en este trabajo y cualquier otro. Ahora me dedico a trazar los diseños de mi esposo y de ahí empezamos a ver la combinación de colores para que se aprecie bien el 3D”, sostiene.

Pintado Bolivia

En familia, han recorrido muchas partes de Bolivia   con contratos que  han llegado, incluso, a traspasar fronteras. “Hemos hecho trabajos en Santa Cruz, Cochabamba y Oruro. Hasta a Chile hemos ido”, cuenta Churqui, cuyo arte ha quedado plasmado tanto en fachadas como en la intimidad de decenas de hogares a nivel nacional.

Cada uno de sus trabajos, asegura, es único. A Churqui no le gusta repetir diseños, razón por la cual está constantemente actualizándose con el fin de “sobresalir” y “destacar” en lo que hace. Uno de sus mayores inspiradores en la actualidad es Asmat Ullah, un diseñador turco al que también descubrió mediante las redes sociales.

“Su trabajo me llama mucho la atención. Algunos de sus diseños los voy sacando y los implemento con los de Pinterest y con los que yo mismo voy haciendo, logrando fusiones que quedan bien bonitas”, asegura.

Resultado  de uno de sus trabajos recién concluidos.
Foto:Carlos Sánchez / Página Siete

 La vitrina de las RRSS

Conscientes del poder y el alcance que tienen hoy en día las plataformas digitales, Osvaldo y su esposa decidieron aprovechar ese potencial para, más allá de aprender, promocionar el trabajo que realizan. Y lo hicieron, además, dándole un toque alegre y especial. 

Muchas de sus publicaciones tienen como protagonista a su hijo, el pequeño Aldo Churqui, de cinco años, quien heredó de su papá el arte de bailar y aún está por saberse si algún día querrá dedicarse, como él, también a pintar.

“Aldito tiene mucho ritmo, le encanta bailar, como a mí cuando era joven. A mi esposa se le ocurrió que hagamos videos de Tik Tok con nuestras pinturas para llamar un poco más la atención y a la gente le gustó. Hasta los canales de televisión se han interesado”, cuenta el pintor. Aunque con orgullo confiesa que el protagonismo no se lo ganó él, sino su pequeño. 

Su pequeño hijo  Aldo es parte del equipo  Churqui.
Foto:Carlos Sánchez / Página Siete

A Churqui, lo que más feliz le hace es pintar, una pasión que además le permite disfrutar de lo más preciado para él: su familia. “Trato de que la familia no se separe. Hay personas que me piden que dé cursos sobre diseños 3D, pero por falta de tiempo no puedo. Aún así, me gusta compartir mis ideas con quienes puedo  para que, de uno u otro modo, también puedan aprender”.

Pinturas  Churqui

Football news:

Griezmann on Messi: I admire Leo, and he knows it. We have a great relationship
Rooney on the possibility of a move to Barca in the 2010/11 season: Thinking about it. Could fit in perfectly
Hooray, in England they will let the audience into the stands again! While up to 4 thousand and not everywhere, but the clubs are happy 😊
Solskjaer about the match with Istanbul: these are the Champions of Turkey, it will be difficult
Gasperini on the nomination for the best coach of the year award: If we beat Liverpool, maybe I'll get a few votes
Julian Nagelsmann: Leipzig want to give PSG that final feeling they are talking about
Tuchel Pro Champions League: Match with Leipzig - the final of our group