This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Beatriz Sánchez y críticas de Kast al proceso constituyente: «Es una fantasía creer que se puede volver a un punto anterior al 18 de octubre»

El Frente Amplio (FA) logró instalarse en la coordinación de 5 de las 7 comisiones permanentes de la Convención Constitucional (CC), reafirmando el protagonismo en la correlación de fuerzas al interior del órgano constituyente. El bloque ha tomado algo de distancia de sus socios políticos del Partido Comunista (PC) y han afianzado lazos con el Colectivo Socialista.

Una de las coordinadoras que el FA logró instalar es la constituyente Beatriz Sánchez, quien encabezará el trabajo de la comisión de Principios Constitucionales, Democracia, Nacionalidad y Ciudadanía, junto a su par del PC Ericka Portilla, en la única comisión que tiene a dos mujeres en la coordinación. Dicho espacio es visto como uno de los más relevantes, pues lo que acuerden en parte permearía las decisiones del resto de las comisiones, por ejemplo, si se establece en los principios un Estado Social de Derechos, según consideró la propia excandidata presidencial.

En conversación con El Mostrador, Sánchez abordó los temas más relevantes que deberá discutir la comisión que conforma y la importancia tanto del siguiente Gobierno como del próximo Congreso para viabilizar la nueva Constitución.

-¿Cómo definiría la fase actual de la Convención Constitucional? 
-Por supuesto todo esto tiene tensiones, pero lo que a mí me deja satisfecha es que la primera etapa se cumplió dentro de los plazos que desde un principio teníamos presupuestados, que eran buenos plazos. Tres meses para un reglamento es un buen plazo, entonces, eso me tiene contenta. Creo que ahora tenemos que empezar a aplicar el reglamento y empezamos ya a aplicarlo de inmediato. Se eligieron las 7 comisiones temáticas, están elegidas las coordinaciones, están elegidas las otras instancias, de comisión de transversalización, de participación popular, entonces, ya empieza a rodar esta segunda etapa y yo creo que eso es una buena noticia.

-Desde la semana pasada que están funcionando las comisiones temáticas y se instalaron los coordinadores. Usted está como una de ellas en una de las comisiones más relevantes, que es la de Principios Constitucionales. ¿Cuáles temas serán los más relevantes?
-Primero, mirando desde una visión más macro, la decisión de coordinaciones fue bien relevante en quiénes somos hoy día coordinadoras y coordinadores, y quiero partir con ese paraguas, porque me parece relevante decirlo. De las 14 coordinaciones, hay solo 3 que somos de la Región Metropolitana, todo el resto son de otras regiones. Son paritarias, pero hay una donde somos dos mujeres, la que yo integro, o sea, somos más mujeres en esta pega, y hay dos que corresponden a escaños reservados que son de pueblo mapuche, donde está Rosa (Catrileo) y Adolfo (Millabur). Eso da de inmediato una imagen de lo que es la Convención, con una fuerte impronta descentralizadora, con una presencia de la paridad importante, y con la presencia también importante como sujetas y sujetos políticos en igualdad de condiciones dentro de la Convención con los escaños, y eso me parece muy relevante para el trabajo que viene, de quiénes son las coordinadoras y los coordinadores.

-Los constituyentes de Vamos por Chile quedaron fuera de las coordinaciones. ¿No resta garantías de que se escuchen todas las voces? Cristián Monckeberg dijo, en una entrevista con El Mostrador, que consideraba que su sector ha hecho esfuerzos para acuerdos, pero que la izquierda no ha hecho los mismos esfuerzos. ¿Cómo lo ve?
-Las coordinaciones se eligen de manera democrática y con un sistema papal, y ahí se van manifestando ciertas mayorías y el resultado es el que vimos. Ahí, efectivamente, hay poca posibilidad de que los sectores de derecha tengan una representación propia. Sí han quedado en otras instancias que son bien relevantes. Por ejemplo, en mi propia comisión, en parte de la comisión de Transversalización, que es una instancia muy interesante que va coordinando temas entre comisiones, hay una representante de RN (Paulina Veloso). Hay interés de incorporarlos también en estas otras instancias más colaborativas.

Creo que la posibilidad de los patrocinios, como por ejemplo que la mesa ampliada se haya compuesto a través de patrocinios y no por elección, involucraba que iba a tener un participante de Vamos por Chile, y ese sistema ha dejado a la derecha en lugares de representación. De hecho, en uno de los lugares más importantes, como es la mesa directiva, hay un representante de derecha, y ese es un espacio donde tienen voz y voto. Entonces, creo que no es tan exacto lo que dice Cristián Monckeberg.

Y lo segundo es que aquí hay un establecimiento de fuerzas dentro de la Convención, y es lo que eligió la gente el 15 y 16 de mayo. El pueblo de Chile le dio un carácter a la Convención con la elección que hizo, y los sectores más conservadores, que la gente identificó como sectores del Rechazo o que no querían los cambios, están muy reducidos. Es primera vez, y lo dije alguna vez, que tuve que adaptar mi cabeza a que por primera vez, desde que tengo memoria, los sectores más conservadores, los sectores que no quieren cambios en Chile, que identificamos como de derecha, no tienen un poder para trancar la pelota a los cambios.

-Pasando al tema de los contenidos, ¿cuáles serán los temas más relevantes de la comisión de Principios Constitucionales y cuáles son las primeras tareas que se van a fijar?
-Todo esto tiene que ver con la dinámica que tengamos en la comisión, no depende de mí los temas que se consideren más importantes, esto se va a generar con la dinámica, de manera democrática, con lo que vamos conversando en la comisión. Para mí, los temas más relevantes..., primero, la comisión es la que inicia la Constitución. Nosotros tenemos que escribir el preámbulo y tenemos que escribir los primeros artículos, que son los principios constitucionales. Y creo que esos principios constitucionales son de lo más relevante que hace esta comisión.

Hoy día que tenemos un Estado neoliberal, subsidiario, que queremos dejar atrás, si es que instalamos desde los principios de la Constitución que pasamos a ser un Estado Social de Derechos, creo que es de las cosas más relevantes que vamos a hacer en la nueva Constitución. Creo que si hablamos por primera vez en la Constitución de que sea para la dignidad de los chilenos y chilenas, también será de las cosas más relevantes. Creo que es en esta comisión que hablamos también de la plurinacionalidad como un principio, equidad territorial como un principio, y creo que esas son cuestiones demasiado grandes, importantes, que deberían quedar en la Constitución, y que además sirven como referencia para todo el texto constitucional. Si nosotros señalamos en la comisión que este es un Estado Social de Derechos, entonces todo lo que se discuta en el resto de las comisiones tiene esa referencia, porque son los principios de la Constitución.

Otro tema que para mí es muy relevante tiene que ver con la democracia, porque eso va a robustecer la democracia que tenemos, y creo que parte de lo que pasó el 18 de octubre, parte de lo que permite que estemos en esta conversación, tiene que ver con que venimos de la Constitución del 80, que tiene una raíz autoritaria, y qué duda cabe, si nació en dictadura. Pero el análisis es que la Constitución expresamente deja a la gente fuera, expresamente busca que no se replique ningún tipo de ideas populares, que la gente tenga poder popular. Y creo que esta Constitución, en ese sentido, tiene que robustecer la democracia, que la gente quede dentro, que la gente pueda participar de decisiones más allá de delegar a través de su voto. Por supuesto que va a seguir votando por personas, pero hay que agregar otro tipo de formas de democracia más directa. Como, por ejemplo, que haya plebiscitos en ciertas circunstancias, procesos revocatorios o de confirmación de autoridades, iniciativa popular de ley, participación en la creación de políticas públicas, distintas formas en que se reparta el poder.

-Para que estas propuestas no queden solo en el papel, ¿qué tan importante va a ser la próxima administración presidencial y el Congreso?
-Una Constitución es la ley paraguas, es la que manda, pero una la tiene que entender como un tren político. La Constitución también tiene que ir de la mano con que haya un próximo Parlamento, un próximo Gobierno, que estén ojalá muy de acuerdo con los cambios que necesita Chile, para que estos cambios se vayan concretando de la manera más rápida y más fluida posible. Una cosa es la Constitución, pero todo esto después tiene que ir renovando los cuerpos normativos y los cuerpos legales, y para eso se necesita un Congreso que no le ponga trabas a este proceso, sino que lo acompañe de la mejor forma posible. Lo mismo una figura presidencial que también acompañe de la mejor manera posible estos cambios para el país. No todos son cambios inmediatos, tampoco es que todos los cambios son de aquí a 20 años, no. Hay algunos cambios que se van a notar más rápido y otros que se van a ir haciendo de manera paulatina. Se necesita, porque este es un cambio político para el país, por eso esta es una Constitución Política.

-Marco Enríquez-Ominami dijo que José Antonio Kast es un peligro para el proceso constituyente. Kast dijo: "Si el proyecto es malo y yo salgo electo Presidente, claramente trabajaré por que en el plebiscito de salida gane el Rechazo". ¿Lo ve como un peligro?

-Creo que con sus declaraciones deja claro que siempre ha estado en la posición de rechazar este proceso democrático, y esta es la peor noticia. No solo estuvo instalado en el Rechazo desde el inicio, sino que sigue hoy día como en la negación de que hay un proceso en marcha y es de los que está por el Rechazo de salida. Y creo que ahí hay algo un poquito más de fondo, que creo que es una cierta fantasía de los sectores más conservadores, donde lo ubico, que es creer que se puede volver atrás, a un punto anterior al 18 de octubre, como si Chile pudiera devolverse, como cuando a los casetes uno les ponía retroceder, y no hay esa posibilidad de devolverse a un momento previo al 18 de octubre. El 18 de octubre ya fue, y marca un momento en que Chile reventó frente a un modelo que no es solamente político y económico, sino que es social y cultural también, entonces no hay forma de volver atrás, sino que lo que hay que hacer es un camino para cambiar lo que afecta profundamente a esta sociedad. Si no nos damos cuenta de eso, y eso hablándoles a todos los sectores, no entendemos lo que está pasando en el país, y esta sensación de frustración se va a mantener en Chile.