Colombia
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

El Cuento de Pedro: “añoñi”, la reacción espontánea de un infiel

Eran épocas de gloria para los nuevos intérpretes de la música vallenata Jorge Oñate, Diomedes Díaz, Rafael Orozco y ‘Beto’ Zabaleta; voces líderes de agrupaciones que cada día tomaban más cuerpo lo que permitía que cada vez volarán con alas propias y se destacarán en escenarios de alto espectro como en los connotados bailes organizados en el Club de Leones de La Paz.


Eran fiestas organizadas con ocasión de las festividades del santo patrón de los pacíficos en honor a San Francisco de Asís, brindada en una excelsa parrilla musical lo que aseguraba que el baile fuera todo un éxito, eran bazares fuera de serie, se convertían en una correría de personas provenientes desde todos los rincones de la Costa, quienes, atraídos por el acordeón, se deleitaban de la buena música.

Fiestas patronales del municipio de La Paz, Cesar.

GENTE FOLCLÓRICA

Siempre evocaré en mi memoria los nombres de César Daza Díaz, ‘Kike’ Cotes, Marino Zuleta, Gustavo Gnecco Oñate y Hugues Araujo Morón; leones destacados en la actividad leonística, quienes fueron ejes en la organización de estos eventos folclóricos.

El santo patrono de La Paz, San Francisco de Asís


En vísperas de un 4 de octubre y debido a la alta promoción e invitación a asistir a la kz, difusión realizada a través de los canales de comunicación de los 50 kilovatios de potencia en antena de la emisora Radio Guatapurí, una amiga convidó a su esposo para que la complaciera llevándola a bailar a los salones sociales del Club de Leones La Paz San Francisco.

TODO INICIÓ CON BUENAS INTENCIONES

El esposo pese a sus múltiples ocupaciones organizó su agenda y en aras de complacer a su esposa, decidió llevándola a bailar lo que, para muchos, seguramente se convertiría en una velada romántica de amor y placer.


Como era de esperarse Romualda se preparó de uñas de manos y pie, desde el día anterior retiró de donde su modista el vestido de seda para la ocasión y se enrolló el cabello en tubos color tierra lo que le permitiría obtener más volumen y brillo en su cabello, previamente al baile se maquilló con coloretes acorde con la ocasión y se bañó en perfume con colonias seductoras que encantaban a su pareja.
El baile contó con una copiosa asistencia, los esposos bailaron plácida y amorosamente toda la noche. A las 2:00 de la mañana Brunaldo le dice a su esposa, mi amor, necesito ir a constatar las ventas en el negocio.

LA EVASIVA PERFECTA

Ellos tenían en la misma residencia un negocio de víveres, abarrotes y venta de licores finos. De su parte ella no colocó obstáculo alguno y sin reparos dejó marchar a su pareja.


Ella quedó acompañada de familiares y amigos, pero a los minutos al no tener con quien bailar, se aburrió y entre sollozos y bostezos el sueño la dominó lo que la hizo retornar rápidamente a su casa.
Al ingresar a su hogar deslizó la llave con mucho cuidado por la hendija de la cerradura y caminó en puntapiés hacia su dormitorio, agarrando sus tacones con la mano izquierda en aras de no hacer bulla y despertar a su esposo. Lo mismo hizo al estar frente a la entrada de la habitación principal, giró y a la vez empujó suavemente la puerta, la que al abrirla encontró al fondo una silueta de dos personas quienes a borde de cama intercambiaban placer y amor.


De su parte ella al encender la luz, sorprendida le dice a su esposo; y eres tú Brunaldo, a lo que él sin reparo, vacilación alguna y con sonrisa a flor de labios, le responde: “Añoñi, estoy es sabroso”.

POR: PEDRO NORBERTO CASTRO ARAUJO/ESPECIAL PARA EL PILÓN