Colombia

Hallan caracol que consume el hongo de la roya del café

Investigadores de la Universidad de Michigan han identificado una especie de caracol minúsculo que consume el hongo de la roya que ataca la planta de café y que consideran una alternativa para el control biológico de dicha enfermedad.

A partir de ese descubrimiento, producto del monitoreo que hicieron a los cafetales de la zona central de Puerto Rico, luego del desastre desatado por el paso del huracán María, el grupo de ecólogos ha empezado a estudiar si otras variedades de caracoles y asimismo, babosas, de la familia de los gasterópodos, pueden ser efectivos para controlar el mal.

(Lea: Prueban variedades de café híbrido para cambio climático)


El grupo de trabajo, que también ha investigado el problema de la roya en los cafetales mexicanos, localizados en la región de Yucatán, está integrado por el profesor de Ecología y Biología Evolutiva, John Vandermeer, la profesora de Ciencias Ambientales, Ivette Perfecto y el estudiante de doctorado, Zachary Hajian-Forooshani, entre otros investigadores. Este último, ha concentrado su trabajo científico en una comunidad de hongos ubicado en las hojas del café, que califica como “sorprendentemente diversa”, además del caracol asiáticos cuyo nombre técnico es Bradybaena similaris.

(Lea: Café: en marcha, el Fondo de Estabilización de Precios)

En sus observaciones en el laboratorio, encontró que, a lo largo de apenas 24 horas, el caracol había consumido el 30 por ciento de las esporas de los hongos en las hojas de café infectadas.

De todos los enemigos naturales que he estudiado, dijo Hajian- Forooshani, este caracol es el que elimina de manera más efectiva y evidente las esporas de los hongos de la roya del café. De igual forma, señaló, que el mismo caracol redujo la presencia de otro enemigo del café, el hongo parásito conocido bajo el nombre de Lecanicillium lecanii.

(Lea: Colombia es el principal proveedor de café de EE. UU.)

Este caracol terrestre, cuya presencia está ampliamente difundida en el mundo, tiene una concha de color marrón claro, con una superficie de 12 a 16 milímetros de ancho.

Advirtió, sin embargo, que es necesario seguir observando a nivel de campo la posterior evolución de las esporas, ingeridas por los caracoles, una vez estos hayan realizado sus excreciones.

En concreto, con este estudio el cafeto puede tener sus propias armas contra la roya. En desarrollo de investigaciones anteriores, expertos de la misma Universidad, han encontrado hasta 313 especies de hongos, en una sola hoja de café, que pueden constituirse en su propia arma para erradicar la enfermedad.

(Lea: Las exportaciones del agro sacaron la cara el año pasado)

En muestras de hojas de café recogidas en plantaciones de Chiapas, en México, se han identificado hasta 15 parásitos fúngicos, entre ellos uno conocido como “hongo de halo blanco”, que se sabe que no solo repele insectos sino también que ayuda a controlar el hongo de la roya del café.

Dichas armas biológicas pueden ser una alternativa para luchar contra una enfermedad que ha causado tantos estragos a los caficultores latinoamericanos, pero también hay que advertir que su uso podría asimismo alterar las complejas redes ecológicas presentes en fincas cafeteras tradicionales, especialmente aquellas que siembran el cultivo a la sombra de los árboles.

Germán Duque Ayala
Especial para Portafolio / Miami