Colombia
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Piso 21, un soñado regreso a casa con nuevo disco

Desde hace más de un año, los miembros de la agrupación colombiana Piso 21 decidieron radicarse en Miami (Estados Unidos), epicentro de la industria musical y del entretenimiento latino. Pero hacía más de ocho años que no tenían contacto directo con el público colombiano.

Ahora, en medio de su primera gira en solitario por Estados Unidos ‘Los Muchachos US Tour’, decidieron hacer un alto, regresar a casa y reencontrarse con los seguidores que los apoyaron en sus comienzos y que los posicionaron como una de las agrupaciones pioneras del pop urbano.

(Lea también: Karol G, una latina haciendo historia en estadios de Estados Unidos)

Dos conciertos realizados en Bogotá (sold out) y Medellín, el 22 y 23 de septiembre, con más de dos horas de show y en el que le rindieron homenaje a Carlos Vives, marcaron ese reencuentro en lo que ellos bautizaron el tour ‘Los Muchachos vuelven a casa’, con los que celebraron 16 años de trayectoria.

Dim, Lorduy, Pablo y el Profe se presentaron en el Movistar Arena (Bogotá) y La Macarena (Medellín), al lado de amigos como Ryan Castro, y artistas que los influenciaron y pioneros de la música urbana colombiana como Fainal & Shako. Hablamos con los integrantes de la agrupación, antes de estar de vuelta en Estados Unidos, donde retoman su gira con presentaciones en Los Angeles, Houston y Dallas.

Llevamos ya más de una década y media de música, de carrera, y por fin presentamos el 'show' con el que lo ojos nos ven a nivel internacional.

¿Qué sensaciones les dejaron los conciertos en Colombia?

Dim: Después de tanto tiempo, felices, fue como regresar a casa con el diploma después de haber estudiado en una universidad internacional. Llevamos ya más de una década y media de música, de carrera, y por fin presentamos el show con el que lo ojos nos ven a nivel internacional, con el que siempre llevamos y dejamos la bandera de Colombia en lo alto.

¿En estos años, qué ha cambiado en Piso 21?

Profe: Ha cambiado todo y gracias a Dios porque de eso se trata, estar evolucionando. Hemos cambiado como personas, hemos crecido, somos padres, tenemos hogares, nuestra mente y nuestra música han evolucionado. Las letras, los países que hemos alcanzado con nuestra música nos han abierto más el panorama de hasta dónde podemos llegar con nuestras canciones. En los conciertos vieron un Piso 21 mucho más maduro, en todos los aspectos y el show nuestro muestra eso, el paso por varios años de experiencia, un show de dos horas de música. Creo que no fue solamente un concierto de nostalgia sino de presentación de una nueva época, una nueva era de Piso 21.

(Le puede interesar: Los nuevos descubrimientos de Llane como solista)

Ustedes son pioneros del pop urbano, pero también han ensayado con el regional mexicano, por ejemplo. ¿Es una moda o es una evolución de su música?

Lorduy: En cuanto al género mexicano, desde que empezamos a grabar con Christian Nodal traspasamos las barreras de Colombia para llegar a México y decir, aquí está Piso 21 y podemos hacer cosas mexicanas. P’a olvidarme de ella, con Cristian Nodal, fue como un cambio para Piso 21 y nos metimos mucho más en el mercado mexicano. Piso 21 es como un ‘de todo’ con la música, y eso es lo bacano, que la gente pueda disfrutar varios géneros.

Fuera del país se pueden ver las cosas de una manera diferente...

Pablo: Creo que a uno se le abre el mundo viajando, es una de las cosas que más te enseña, es como leer. Y no solo ha sido vivir en Estados Unidos, creo que el hecho de haber tocado por todo América, de Canadá a Argentina, y hacer giras en Europa, definitivamente nos cambió. Ya no somos los mismos jóvenes de Medellín, eso se ve reflejado en las canciones. Seguimos creciendo, cultivando experiencias. Inevitablemente tenemos una esencia que nos hace Piso 21, pero no somos los mismos.

¿Estar viviendo otras culturas ha sido determinante para su versatilidad?

Profe: La versatilidad no la da solamente salir del país, sino estar conectado con lo que está pasando en todo momento, la da compartir estudio con artistas de otras partes, tener la mente abierta y esa capacidad de transformarse todo el tiempo, esa resiliencia. Lo que sí nos ha dado salir del país es la posibilidad de conocer artistas de otros lugares que seguramente no íbamos a conocer estando en nuestra ciudad. Medellín y Colombia nos dieron ese espaldarazo y cuando nos sentimos preparados, nos fuimos. Traer ese sonido de nuevo a Colombia es motivo de orgullo.

La versatilidad no la da solamente salir del país, sino estar conectado con lo que está pasando en todo momento, la da compartir estudio con artistas de otras partes, tener la mente abierta.

A propósito, acaban de lanzar una canción que se llama En mi piel, junto a Fainal y a Shako...

Dim: Fainal y Shako fueron una de nuestras mayores inspiraciones cuando comenzamos en la música, compartíamos management, era un amigo nuestro, y vimos cómo se manejaba el negocio de la música con ellos. Y entre las canciones que escuchamos de ellos se nos quedó un coro de una canción increíble que se llama En mi piel, lo rescatamos, hablamos con ellos, y les dijimos, qué tal si cantamos esta canción juntos, accedieron y creo que para nosotros también es recordar un poco de dónde venimos, por qué hacemos lo que hacemos, y hacerles un homenaje. Es una canción que lanzamos en Medellín y en Bogotá.

Son cuatro músicos, ¿cómo componen los temas?

Lorduy: Eso es como natural, nos sale hasta en un camerino con una guitarra, en un hotel, no siempre en un estudio. A veces sí creamos campamentos y cada uno se mete con varios compositores, varios productores o, a veces, los cuatro, en un estudio. Siempre tratamos de encontrar un sonido que nos guste, luego podemos crear una historia de amor, desamor, sale muy natural y, como decimos nosotros, es un parche de amigos. Así hacemos música.

¿Alguna diferencia entre el público de otros países y el colombiano?

Dim: Creo que el público de casa se toma con más respeto, porque fue el que primero vio tu proceso de crecimiento, uno tiene mayor responsabilidad porque uno no llega a un país siendo nadie, si viajas a un país es porque ya estás reconocido allá, porque te están invitando. En casa tienes mayor responsabilidad porque te vieron crecer, te vieron en el barro, te vieron en la cuadra, pero ahora les vas a demostrar que esa persona de la cuadra y del barrio ya es un gran artista y por qué lo es.

Llevan muchos años juntos, ¿qué ha aprendido de esa relación?

Pablo: De ser un grupo hemos aprendido a escuchar las opiniones externas. En el mundo artístico tenemos la creencia de que sabemos qué está bien y qué está mal, que esta canción es buena y que esta canción es mala, y pocas veces los artistas nos tomamos el tiempo de escuchar opiniones de afuera. Creo que estar en un grupo nos ha dado esa capacidad de que nos digan no. Entre nosotros mismos decirnos no, decirnos sí, y creo que eso como artistas es un aprendizaje brutal.

(Lea además: Morat le canta a la infidelidad en 'Nunca volvieron')

¿Han visto cambios grandes con el papel de ser papás?

Profe: La responsabilidad, el enfoque, la disciplina que hay que tener, ya no solamente estás pensando en ti, sino en tu familia. Creo que la familia le da a uno motivos para ser mejor cada día, esos niños son el reflejo de uno. También responsabilidad por las canciones que sacamos, tratar de llevar un buen mensaje como grupo.

Son canciones que muestran este momento de nosotros, con algunas colaboraciones, muchas ya las conocen y otras serán nuevas.

Están preparando un álbum que ya tiene nombre, Los muchachos, ¿qué pueden esperar los seguidores?

Profe: Pueden esperar la esencia de nosotros como Piso 21, esta faceta de los muchachos, de los amigos, de los que viajan por todos lados, de los que son gente real, gente de carne y hueso que en algún momento soñó con vivir esto y ahora que lo ha logrado sigue planteándose más sueños. Son canciones que muestran este momento de nosotros, con algunas colaboraciones, muchas ya las conocen y otras serán nuevas.

¿Qué van a reflejar las letras?

Profe: No es que de ahora en adelante van a cambiar, sino que a medida que uno va cambiando su personalidad, su forma de ver la vida, van transformándose las letras. Seguimos cantándole al amor, como el primer día, pero ya tenemos hijos, ya hemos experimentado otras facetas del amor, hemos visto el amor desde otros puntos de vista, ya no es amor ingenuo, es más adulto, un amor consciente. Esas son las letras de Piso 21. También hay para rumbear, pasar bueno, pero todo girando en torno a la misma idea.

Qué artistas los han influenciado, además de Fainal y Shako?

Muchos, somos cuatro planetas diferentes, ese es un resumen de la música de Piso 21, el rock, los boleros, la música urbana, el rap, el hip-hop. Al final uno no es una sola cosa, uno es un resumen de muchas cosas, por eso es difícil encasillarnos en un género. Nos gusta hacer la música que tenga la esencia de Piso 21.

Ustedes vuelven a Estados Unidos después de los conciertos. ¿Es difícil volver a irse?

Profe: Nunca nos hemos desarraigado. Nunca nos hemos desligado de la ciudad, de nuestro país. De hecho, me atrevo a decir que desde que fuimos a vivir a Estados Unidos, cada mes hemos regresado por cuestiones personales o de trabajo, coincidió que se dispararan muchas cosas con Colombia. Estamos en otro lugar peleando por hacernos un espacio en la industria, por ganarnos un nombre más grande.

ORLANDO LEÓN RESTREPO ESCOBAR
EDITOR DE EL TIEMPO
@leonn84