Estudios revelan que aproximadamente el 40 % de las mujeres con miomas no conoce que hay opciones de tratamiento menos invasivas para cuidar de su salud, exponiéndose así a otro tipos de procedimientos más radicales y de recuperación más lenta.

La información fue expuesta por el doctor Moisés Roizental, radiólogo intervencionista radicado en Miami, quien fungió como expositor invitado en el conversatorio sobre las embolizaciones uterinas como tratamiento de menor invasión para pacientes con fibromas.

Esta iniciativa del departamento de Radiología intervencionista y Clínica de la Mujer de Cedimat permitió que más de 200 médicos residentes de ginecología, de diversos centros hospitalarios, tuvieran acceso al conocimiento de esta técnica.

Los doctores Joaquín Pérez Osorio, radiólogo intervencionista, y Eleazar Santana, ginecólogo oncólogo -ambos de Cedimat - lugar donde se llevó a cabo este encuentro, puntualizaron que la intención de este tipo de reuniones es facilitar a los médicos en formación y especialistas alternativas de tratamientos para cuidar la salud íntima femenina, más allá de las usualmente implementadas.

Menstruaciones largas y abundantes, pesadez en el vientre, cambios en el efecto hormonal y aumento de la frecuencia urinaria son los principales síntomas de los fibromas uterinos, mayormente conocidos como miomas, que son lesiones benignas del útero muy frecuentes en mujeres de 30 a 50 años de edad. Estos usualmente son asintomáticos, pero en los casos en que se presentan síntomas deben ser tratados para evitar complicaciones.

“En la actualidad, del 30-40% de las histerectomías son indicadas por fibromatosis. De hecho, fue la indicación más frecuente por décadas pero ya en el siglo XXI hay opciones menos invasivas, una de ellas son las embolizaciones uterinas”, enfatizó el doctor Roizental.

La embolización uterina

El especialista explicó que la embolización es un procedimiento que no es nuevo, sin embargo es poco conocido por las pacientes. Añadió que este se realiza desde 1995 y cuenta con múltiples investigaciones y estudios de éxito.

Su realización consiste en hacer una pequeña incisión en la ingle y avanzar un pequeño tubo llamado catéter por la arteria uterina, apoyándose de partículas de polivinilo, alcohol, gel foam y -en última generación- las emboesferas o bioesferas, para matar por inanición a los miomas o reduciendo el tamaño de este en un 30-60%, en la mayoría de los casos.

El especialista destacó que informes a nivel mundial reportan excelentes resultados de este tipo de intervención. Enfatizó que se cuenta con más de 85% de éxito, en la mejoría en el sangrado y dolor. Las pacientes han reflejado una reducción del volumen en un 37-69% en tres meses, así como una reducción del útero en un 40 - 60 por ciento, dijo.

Embolización y embarazo

Otro de los efectos negativos de los fibromas uterinos son la alta incidencia de casos de infertilidad, debido a las alteraciones hormonales. Sin embargo, al hacer electivo este procedimiento existen buenas probabilidades de que la mujer quede embarazada, tras extraerse o disminuir los fibromas.

“Cuando hay fibromas en el área reproductiva, se incrementa la infertilidad, los abortos a repetición y los partos prematuros. Pero hay alternativas para muchos de estos casos, acorde a si hay o no comorbilidades y la historia clínica de cada paciente ”, destaca el doctor Pérez Osorio, radiólogo intervencionista.

Los resultados

Durante la disertación, los doctores Moisés Roizental y Juan Pérez Osorio coincidieron en que este procedimiento está altamente recomendado para féminas sin respuesta a tratamiento conservador, como una alternativa al tratamiento quirúrgico. También se recomienda para pacientes que deseen preservar su útero o que tengan alguna contraindicación para cirugía. Este procedimiento actualmente se realiza en dicho centro de salud.

Las embolizaciones uterinas cuentan con un éxito clínico entre un 81-94% de los casos, y de un 95-99% en la aplicación técnica. Pueden hacerse de manera ambulatoria o de corto tiempo de internamiento. Tiene satisfacción del paciente en más de un 95%, menos reposo e inicio de actividades más rápido y, hasta el momento, solo se registran complicaciones en menos de un tres por ciento.

Otros tratamientos con los cuales en la actualidad también se tratan los fibromas son: la miomectomía, ligación de las arterias, HIFU, ablación por radiofrecuencia laparoscópica, miomectomía histeroscópica y radiofrecuencia histeroscópica.