Transacciones de la constructora Ingeniería Estrella y Newport Consulting de Conrad Pittaluga, uno de los acusados del Caso Odebrecht, se encuentran entre las operaciones reportadas como sospechosas a la Unidad de Inteligencia Financiera de Estados Unidos, FINCEN por su siglas en inglés, del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

De acuerdo al reporte del Informe con Alicia Ortega, presentado la noche de este lunes, una investigación de 16 meses del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, BuzzFeed News y unos 400 periodistas de 88 países, incluyendo el espacio antes mencionado revela datos bancarios confidenciales enviados a la FinCEN, que dan una visión generalizada del flujo de dinero que habría servido para financiar la corrupción y la criminalidad a nivel mundial.

En los primeros siete meses de este año, se realizaron 5 mil 500 millones de transacciones bancarias a nivel mundial lo que equivale a un promedio de 37 millones de transacciones diarias, que pasan por 3 y 4 bancos antes de llegar a su destino final.

Los reportes detallan transacciones de 47 sujetos o empresas offshore vinculadas a la multinacional.

Entre esos pagos sospechosos reportados hay una transferencia de Ingeniería Estrella, consorciada de Odebrecht en el país, con fecha del 1ro de diciembre de 2011, por un monto superior a los 1.1 millones de dólares (US$1,103,749.85) al Meinl Bank, para ser acreditados a Nashville Financial, según el reporte del banco.

La segunda empresa que aparece con transferencias calificadas como sospechosas fue NewPort Consulting Limited de Conrad Pittaluga, acusado por el Ministerio Público en calidad de cómplice, por supuestamente facilitar al ex ministro de Obras Públicas Víctor Díaz Rua, los medios para que este se beneficiara de sobornos.

La compañía, según el Standard Chartered, realizó dos transferencias en fechas 18 de diciembre de 2014 y 8 de abril de 2015 por un total de US$250,000, utilizando la cuenta 244040 del Meinl Bank Antigua Limited que a su vez utilizó Raiffeisen Bank International AG.

Raiffeisen Bank de Austria fue utilizado para las transacciones que salían del Meinl Bank, según los datos analizados.

Se trata de 2,100 archivos conocidos como reportes de actividades sospechosas, SARS por sus siglas en inglés, que tienen a políticos, oligarcas y estafadores, entre otros, como protagonistas en algunos países. Los SARS también muestran cómo los bancos y otras instituciones financieras fallaron al permitir que el dinero ilícito fluyera para promover la criminalidad. Los archivos fueron filtrados a BuzzFeed en mayo de 2019.

República Dominicana aparece en por lo menos siete reportes, con pagos a través de remesadoras o transacciones bancarias, aunque esta cifra no incluye las empresas offshore que no tienen dirección en nuestro territorio, pero sí están vinculadas al país. Los reportes que más llaman la atención son los vinculados a Odebrecht.

El informe de Standard Chartered, se produje tras una investigación del propio banco con relación 414 transacciones procesadas entre 2010 y 2015 por Meinl Bank, señalando que las operaciones “aparentaban estar relacionadas con las actividades ilícitas relatadas por un delator y las noticias negativas relacionadas a los sobornos y el escandalo de corrupción” de Odebrecht.