El científico nuclear iraní Mohsen Fajrizadeh fue asesinado en 'una operación compleja' con disparos por control remoto en la que estuvo implicado el grupo opositor Muyahedin Jalq junto a Israel, según el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjaní.

'Es seguro que los 'Monafeghin' tuvieron un papel en este incidente y el elemento criminal detrás de él fue el régimen sionista (Israel) y el Mosad', dijo Shamjaní en declaraciones difundidas por la televisión estatal.

'Monafeghin' es el término que usan las autoridades iraníes para referirse al grupo Muyahedin Jalq, integrado en el opositor Consejo Nacional de Resistencia de Irán, con sede en París y designado como terrorista por Teherán.

Fajrizadeh, considerado el padre del programa nuclear iraní, fue asesinado en una emboscada el pasado viernes a las afueras de Teherán, de la que se han empezado a conocer hoy más detalles.

'La operación fue muy compleja y se realizó con equipos electrónicos, nadie estaba en la escena', explicó Shamjaní, quien es también asesor del líder supremo iraní, Alí Jameneí.

El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional confirmó así unas informaciones publicadas con anterioridad por la agencia semioficial Fars, que apuntaron que el asesinato se efectuó mediante armas automáticas colocadas en un vehículo y activadas por control remoto, sin que hubiera presencia de asaltantes humanos.

'Ya hay pistas', afirmó Shamjaní, quien indicó también que la inteligencia de Irán había accedido a informaciones y sabía que Fajrizadeh iba a ser blanco de un ataque.

'Los servicios de inteligencia habían llegado a la conclusión de que él es el objetivo y que en el mismo punto donde fue asesinado se iba a llevar a cabo algún acto contra él', detalló.

Aunque 'se hicieron los refuerzos necesarios respecto a su protección', el responsable iraní reconoció que 'el enemigo utilizó un estilo y método completamente nuevo y profesional en este asesinato', logrando su objetivo.

Shamjaní comentó asimismo que hace dos décadas que el científico estaba en el radar de 'los enemigos' y que en el pasado se frustraron intentos de asesinato contra su persona.

Fajrizadeh, que según Occidente e Israel dirigió el antiguo programa secreto iraní para desarrollar armas nucleares, recibió el impacto de varias balas, dos de las cuales le alcanzaron el costado y una la espalda.

El científico y jefe de la Organización de Investigación e Innovación del Ministerio de Defensa fue enterrado hoy en un santuario del norte de Teherán.

Durante el funeral, el ministro de Defensa, Amir Hatamí, advirtió que 'ningún crimen, ningún asesinato, ni ningún acto estúpido quedará sin respuesta por parte de la nación iraní'. EFE