Los trillizos que hace tres meses nacieron en una comunidad del Distrito Municipal Mamá Tingó de esta provincia, crecen en perfecto estado de salud, pero se mantiene la pobreza en su entorno, a pesar de algunas ayudas que han recibido sus padres de manos solidarias.

La contextura física de los infantes es ahora más robusta y aumentó el consumo de leche tanto de la madre como de fórmula, situación que continúa preocupando a sus padres Hilda y German que no tienen los medios económicos para alimentarlos y vestirlos.

Noel Alexander, Gael Alexander y Alexis Gael Contreras superaron sus famélicos cuerpecitos y ya sus brazos se ven más fornidos, al igual que sus caras y la alergia que tenían hace más de un mes cuando Diario Libre lo visitó, desapareció, gracias a las atenciones de los padres y la doctora que le da seguimiento.

La familia, integrada por otro hijo, sigue en el mismo lugar y en las mismas condiciones. Después de la publicación han recibido numerosas visitas, algunos para llevarle algo que alivie su difícil situación y otros solo para prometer como el caso de la gobernadora provincial, el Despacho de la Primera Dama y el Instituto Nacional de la Vivienda.

Siguen tomando agua almacena en tinaja y donde se sientan, son el viejo taburete y el mueble de palitos que tienen desde hace años. Algunas personas les han regalado ropas, pañales desechables, leche y otras cosas de consumo diario, algunas de las cuales mantienen en existencia, otros les han enviado algo de dinero.

Hilda dice sentirse bien por las donaciones que ha recibido y agradece a quienes han sido generosos con su causa.

“Con lo que nos han dado me ha ido bien, aprendiendo a lidiar con los cuatro, no ha sido fácil, pero ...”, expresa.

“Jompeame”, otra obra social

La entidad conocida como “Jompeame”, que se dedica a construir viviendas a familias de escasos recursos económicos, ha dado seguimiento al caso y ya dio el primer picazo para lo que será el nuevo hogar de los trillizos.

Katherine Motyka de León, dirigente de la plataforma “Jompeame” explicó que mediante el programa “12 meses, 12 casas” que realiza junto al programa “Esta Noche Mariasela” decidieron hacer la vivienda a la familia de los trillizos, pero además, lograron que un médico le dé seguimiento a los niños y le ponga sus vacunas durante seis meses.

Un viceministro social de la Presidencia se comprometió a darle seis meses de pañales y leche durante seis meses y el alcalde del Distrito Municipal Mamá Tingó donó el terreno donde se construirá la nueva vivienda, que podría ser de blockes siempre que alguien pueda donar paneles solares porque por el lugar no hay energía eléctrica.

Un ciudadano inexistente

Los tres niños ya fueron declarados, pero solo con el apellido de la madre porque German no tiene cédula. Desde hace cinco años viene luchando en la Junta Central Electoral para que le entreguen su documento de identidad, pero se lo niegan alegando que a su madre le suplantaron la identidad y supuestamente se investiga el caso.

Informó que desde 2015 han estado visitando la sede principal Junta Central Electoral, pagando pasaje e invirtiendo tiempo y no ha sido posible que se le entregue su cédula. Indica que eso le ha dificultado conseguir un trabajo o hacer trámites que requieran de ese documento legal.

Quisiera trabajar, pero no tiene el documento y en cambio, se dedica, cuando los niños se lo permiten, a trabajar un pequeño conuco donde tiene sembrados aguacate, cacao y otros rubros.

Hilda y German, una pareja de 26 y 27 años quieren un futuro mejor para sus hijos y apelan a la sensibilidad de quienes tienen la posibilidad de tenderles una mano. Para cualquier colaboración el número de German es: 829 862-7525.