El primero de diciembre de cada año se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Se trata de una fecha que busca crear conciencia sobre esta enfermedad, pero, sobre todo, propiciar una conversación basada en informaciones certeras. Y es que, para nadie es un secreto que en torno al VIH/Sida giran muchos mitos, que, al final de cuentas, solo nos llevan a la ignorancia.

A continuación desmitificamos algunas de las creencias más comunes:

1. Tener VIH y Sida es lo mismo. FALSO.

El VIH es un virus, mientras que el Sida es el conjunto de síntomas que presenta la persona una vez ha sido infectada con el virus y este se encuentra en la etapa más avanzada. Esto quiere decir que si el VIH se detecta a tiempo y si la persona cumple con su tratamiento de manera correcta, no tiene porqué padecer Sida en su vida.

2. El VIH solo se transmite a través de las relaciones sexuales. FALSO

Siempre hemos escuchado hablar del VIH/Sida como una enfermedad de transmisión sexual, lo cual es cierto. Sin embargo, esto no quiere decir que es la única vía a través de la cual puedes contagiarte. Además del flujo vaginal y el semen, puedes adquirir este virus mediante el intercambio directo de sangre y leche materna.

3. Es fácil darse cuenta si alguien tiene VIH/Sida. FALSO

Aunque muchos asocian las enfermedades de transmisión sexual con signos de alerta visibles, como protuberancias en las partes genitales o secreciones anormales, la realidad es que no siempre se manifiestan de la misma manera; una persona puede tener VIH/Sida sin presentar síntomas evidentes de la infección.

4. El Sida te condena a la muerte. FALSO

Todavía no existe cura para esta enfermedad, pero los tratamientos disponibles actualmente permiten detener la progresión del virus y darle a la persona que la padece la oportunidad de vivir muchos años y llevar una vida satisfactoria.

5. En República Dominicana los casos de VIH/Sida son poco comunes. FALSO

Según datos suministrados el año pasado por Víctor Terrero, director del Conavihsida, en el país se registraron 62,383 personas con VIH, de los cuales 61,273 corresponden a adultos y 1,110 a niños. Lo peor de todo es que, de cada 10 personas que tiene VIH, dos lo desconocen, lo cual se atribuye a los tabúes que todavía giran en torno a esta enfermedad.