Las muertes por coronavirus en Estados Unidos rebasaron el martes las 3,800, una cifra mayor al conteo oficial de China, mientras la ciudad de Nueva York se apuraba a traer más profesionales médicos y ambulancias, y varios camiones frigoríficos estacionados en las calles eran utilizados como morgues.

En una sesión informativa con el presidente Donald Trump, expertos en salud pública pronosticaron que el número de fallecimientos en Estados Unidos podría alcanzar entre 100.000 y 240.000, aun si los estadounidenses continúan encerrados en sus casas y restringen sus contactos con otras personas.

Los especialistas expresaron confianza en que la cifra no suba a esos niveles si todos hacen su parte para impedir la propagación del virus.

“Quiero que todos los estadounidenses estén preparados para los días difíciles que se avecinan”, declaró Trump, quien amplió la orden de distanciamiento social hasta el 30 de abril.

“Vamos a tener dos semanas muy difíciles”, dijo.

El estado de Nueva York registraba la cifra más alta de muertos en Estados Unidos, con unos 1.550, la mayoría de ellos en la ciudad de Nueva York.

En tanto, Italia, con alrededor de 12.400 muertos por el coronavirus, dijo que la tasa de contagios parecía estabilizarse y que el número de nuevas infecciones podría comenzar a declinar, aunque precisó que la crisis dista de haber terminado.

En Rusia, los legisladores aprobaron sanciones más severas, como penas de prisión de varios años, a quienes violen las cuarentenas y propalen desinformación.

El director médico del principal hospital en Moscú para pacientes de coronavirus dijo que le han detectado la infección, una semana después de estrechar manos del presidente Vladimir Putin.

España registró 840 muertes más para un total de más de 8.000, y su capital, Madrid, se vio obligada a abrir una segunda morgue temporal porque una pista de patinaje sobre hielo carece desde la semana pasada de cupo para recibir más cadáveres.

Docenas de hoteles en España fueron convertidos en salas de recuperación y las autoridades están instalando hospitales de campo en centros deportivos, bibliotecas y salas de exposiciones.

En Israel, el Ministerio de Defensa dijo haber convertido una fábrica de misiles en una planta ensambladora de respiradores artificiales.

En la mayoría de las personas el coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos, pero en otras, en especial adultos mayores y personas con problemas de salud, puede causar síntomas severos, como neumonía.

A nivel mundial, más de 850.000 personas se han infectado y más de 42.000 han fallecido, según un conteo de la Universidad Johns Hopkins. Italia y España representaban la mitad de los fallecimientos globales, mientras Estados Unidos acumulaba 185.000 contagios y más muertos que la cifra oficial de 3.300 en China.

Entre los pocos indicios positivos, en Gran Bretaña, donde el número de muertos alcanzó casi 1.800, el director médico de las operaciones del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra dijo que hay evidencia de que el distanciamiento social está funcionando. Y China informó haber registrado sólo una nueva muerte por coronavirus y 48 casos más, todos importados.