Dominican Republic

RD genera al año 50,000 toneladas residuos botellas

El pais.Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, con el señor Celso Juan Marranzini Presidente de la Asociación de Industrias de la república Dominicana (AIRD), señora Circe Almánzar vice presidenta de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), señor Juan Amell presidente de la Asociación de Industrias de Bebidas no Alcohólicas (ASIBENAS), señora María Alicia Urbaneja Directora Ejecutiva de (ECORED) y la señora Marielly Ponciano Coordinadora de Proyecto de Economía Circular. Hoy/ Pablo Matos 26/02/2020
El pais.Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, con el señor Celso Juan Marranzini Presidente de la Asociación de Industrias de la república Dominicana (AIRD), señora Circe Almánzar vice presidenta de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), señor Juan Amell presidente de la Asociación de Industrias de Bebidas no Alcohólicas (ASIBENAS), señora María Alicia Urbaneja Directora Ejecutiva de (ECORED) y la señora Marielly Ponciano Coordinadora de Proyecto de Economía Circular. Hoy/ Pablo Matos 26/02/2020

En República Dominicana se generan al año 50,000 toneladas de residuos de botellas plásticas, lo que representa un volumen importante para desarrollar una industria de reciclaje que permita disminuir el impacto de ese producto en los recursos naturales, y ahorrar divisas cuando se reduzca la compra de resinas con las que se elaboran esas botellas.
Con ese propósito se unieron 22 empresas que, a través de la organización EcoRed, crearon el programa Economía Circular, que contempla una inversión de 25 millones de dólares en siete años, para reciclar cientos de toneladas de botellas plásticas que se utilizan para el consumo de diferentes productos.
Los detalles de ese programa fueron ofrecidos por Circe Almánzar, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), y Marielly Ponciano, coordinadora del proyecto Economía Circular.
Al participar en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, Almánzar expresó que el proyecto se hizo como un plan de negocios a 20 años, y que tiene varias fases, entre estas la compra de una planta procesadora de plástico que tiene un costo de cinco millones de dólares.
En ese sentido, Ponciano explicó que la primera fase del plan contempla la implementación de una logística que permita el acopio mensual de 300 toneladas de esos residuos.
Esos residuos, lavados y convertidos en pacas, se venderían a países que tienen plantas policondensadoras, que convierten ese plástico en resinas, refirió Ponciano al destacar que ya han hecho contactos, para tales fines, con México, Colombia y Estados Unidos.
Cuando esa primera fase arranque, y sea sostenible a partir del aumento del volumen de los residuos, entonces será viable la compra de una planta policondensadora, expresó.
Para que se pueda instalar un equipo de esas características se deben recolectar no menos de 600 toneladas de residuos de botellas plásticas cada mes, destacó Ponciano.
“Esa planta tritura y lava los plásticos, y el producto que se obtiene en esa fase es una hojuela lavada, que ya es otro subproducto que se puede consumir a nivel local, o venderlo a un costo mayor en el extranjero”.

La educación, una prioridad del plan

María Alicia Urbaneja, directora ejecutiva de EcoRed, explicó que la ejecución el proyecto Economía Circular ha permitido que las empresas involucradas aprendan que la gestión de los residuos sólidos es un tema importante que no se puede obviar, y que implica la búsqueda de soluciones innovadoras.
“En la búsqueda de resultados positivos aprendimos que se trata de un tema innovador, que implica la posibilidad de generar más empleos en el país, así como el ahorro de divisas cuando se procese el plástico en el país”, expresó.
Todo esto tiene un gran impacto, tanto por lo que genere el proyecto económicamente, como por el impacto en la sostenibilidad del medio ambiente y la conservación de los recursos naturales.
Urbaneja consideró como un elemento muy positivo que empresas dominicanas, que compiten entre sí, se hayan unido en un solo propósito. “Pensar que 21 empresas que son competidoras en el mercado hayan podido sentarse en la mesa a buscar soluciones a un problema, eso es una buena noticia para el país”, refirió.