El británico Sebastian Coe, presidente de World Athletics (WA), nueva denominación de la federación internacional de atletismo, se mostró hoy decepcionado con el impago por parte de Rusia de la multa de 6,3 millones de dólares por connivencia con el dopaje, cuyo plazo expiraba el 1 de julio.

"Reconocemos que estos son tiempos difíciles, pero estamos muy decepcionados por la falta de avances por parte de la Federación Rusa de Atletismo a la hora de cumplir con los requisitos marcados en marzo", dijo Coe en el comunicado emitido por la WA.

Coe subrayó que el nombramiento de una nueva directiva en la FRA despertó esperanzas de cambio, pero ésta no ha cumplido con las expectativas creadas.

"La FRA está fallando a sus atletas. Los términos del pago de la multa y las costas eran claros y no fueron desafiados por la FRA en su momento, así que este asuntos tendrá que volver ahora al consejo a finales de julio", explicó.

En marzo pasado World Athletics anunció que Rusia podría enviar a diez atletas neutrales a los Juegos Olímpicos si pagaban 5 millones de dólares de multa y 1,3 millones en costas antes del 1 de julio de este año

Además, la WA destaca en su nota que, además de no haber recibido el pago, la FRA tampoco ha dado ninguna explicación sobre cuándo dicho dinero puede ser embolsado.

Además, advirtió que medidas como el plan de rehabilitación de la FRA y el programa para el retorno de atletas rusos a la competición en calidad de neutrales queda en suspenso ante la posibilidad de que Rusia no pague dichos servicios.

En marzo pasado World Athletics anunció que Rusia podría enviar a diez atletas neutrales a los Juegos Olímpicos, Mundiales y Europeos con la condición de que la FRA pagara 5 millones de dólares de multa y 1,3 millones en costas antes del 1 de julio de este año.

La FRA se negó a pagar escudándose en la falta de fondos, aunque sólo lo admitió cuando faltaban unas pocas semanas para el fin del plazo.

"A día de hoy, la federación rusa no dispone de medios económicos para el pago de las multas impuestas por World Athletics", dijo Yevgueni Yúrchenko, presidente de la FRA a la agencia TASS.

Yúrchenko subrayó que la federación hizo "todo lo posible" para encontrar el dinero, pero fue "imposible", entre otras cosas, por la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus.

"Confío en el sentido común por parte de World Athletics en relación con el atletismo ruso, especialmente teniendo en cuenta la complicada situación económica en el mundo", agregó.

No obstante, la prensa rusa ha insinuado que la federación rusa sí cuenta con dinero suficiente para afrontar el pago, pero que optó por no saldar su deuda ante la posibilidad de que la pandemia impida celebrar competiciones atléticas.

Además, la FRA tendría en mente que en noviembre los tribunales tramitarán el recurso presentado por Rusia contra la decisión de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) de castigarle con cuatro años de aislamiento internacional.

En la misma línea, el ministro de Deportes, Oleg Matitsin, apeló a la solidaridad de la federación internacional, aduciendo que la FRA está combatiendo "activamente" el dopaje.

Matitsin desveló que escribió a Coe y al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, para que no sean los deportistas rusos los que paguen por los pecados de los antiguos dirigentes de la FRA.

"Espero que, como mínimo, esta petición sea atendida", apuntó.

Mientras, la triple campeona del mundo de salto de altura, María Lasitskene, responsabilizó exclusivamente de la situación a Yúrchenko.

"Independientemente de cómo se desarrolle la situación a partir de ahora, está claro que Yúrchenko no cumplió con sus obligaciones ante los deportistas. Y, en realidad, en los últimos meses demostró ser un dirigente débil", dijo.