Los cinco hijos y el esposo de una mujer de 43 años con trastornos mentales y que murió desnuda a causa de cetoacidosis (una crisis diabética) en enero del pasado año en la cárcel del suburbio Des Moines en el estado de Washington, interpusieron una demanda millonaria por tortura, negligencia y violación a los derechos de la fallecida.

Un video grabado por las cámaras de la cárcel captó todo el momento de la crisis de Damaris Rodríguez, afectada por los espasmos y las convulsiones desde que llegó en custodia hasta que su cadáver fue sacado en camilla de la celda.

Reynaldo Gil y José Marte figuran como los principales demandantes contra la Entidad Correccional del Sur (Score), que custodia los presos en esa prisión e incluye a la empresa “NaphCare of Birmingham” de , Alabama, a cargo del cuidado médico.

Rodríguez estuvo durante cuatro días bebiendo agua sin cesar, lo que según la autopsia, fue el principal factor de la muerte.

El hecho ocurrió después que ella fue detenida por policías el 30 de diciembre de ese año, cuando se puso violenta y el esposo se vio obligado a llamar al 911 para reportar que la mujer le fue encima y lo estaba golpeando, por lo que la enferma necesitaba ayuda médica y no de la policía.

El video también muestra las escenas de cuando era arrastrada con una bolsa de basura por carceleras y guardias hombres de la prisión.

En las imágenes se ve a Rodríguez rechazando primero el uniforme blanco a rayas negras de prisioneros, que tira al piso.

Luego da vueltas en la celda, va a la puerta, grita pidiendo ayuda, pero parece que nadie la escuchaba y después se desnuda completamente.

Se le ve también bebiendo agua desesperadamente del grifo del lavamanos de la celda.

La demanda argumenta que los responsables de su custodia, cuidado y alimentación, la dejaron morir a propósito.

El abogado que representa a la familia, Nate Bigaham, dijo a la cadena CBS News esta semana que la detenida vomitaba frecuentemente y convulsionaba, pero en vez de ayudarla, los guardias cubrieron con trapos las ventanillas y pusieron toallas en la abertura de la puerta que da al piso para que el vómito no se filtrara.

“Score y su proveedor de atención médica contratado con fines de lucro, NaphCare of Birmingham, Alabama, son responsables por negligencia, fuerza excesiva, asalto y violaciones de las protecciones de la Octava Enmienda de Rodríguez contra castigos crueles e inusuales por la denegación de atención médica”, dicen.

El abogado dijo que la familia obtuvo el video de Score a través de una divulgación pública que detalla prácticamente cada minuto desde el momento en que fue llevada a la cárcel por la entrada principal la tarde del 30 de diciembre hasta su último aliento, cuando estaba desnuda en el piso de una celda de aislamiento, la noche del 3 de enero.