Ecuador
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

¿La diabetes es una enfermedad catastrófica?


La Diabetes Mellitus (DM) es una enfermedad crónica que está afectando a la humanidad, con una incidencia que va en aumento, conociéndose más sobre las causas predisponentes y desencadenas que su misma etiología.

Una enfermedad que tiene un componente hereditario que no es definitivo, debiéndose sumar otros factores para que aparezca la enfermedad.

Los factores predisponentes para adquirir la enfermedad son: antecedentes hereditarios, sobrepeso y obesidad, sedentarismo y una alimentación inadecuada por el consumo exagerado de alimentos que contienen hidratos de carbono (harinas y azúcares), además del consumo de alcohol y cigarrillos. Es importante mencionar que no existe lo que denominan la diabetes emocional, lo que sucede es que las emociones intensas y sostenidas pueden hacer que se manifieste clínicamente la enfermedad que ya estaba presente, pero no son la causa. Un tipo especial de diabetes es la gestacional que aparece en algunas mujeres durante el embarazo, pudiendo desaparecer luego del parto o quedarse como diabetes.

La DM es la segunda enfermedad más frecuente en Ecuador, de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), 1 de cada 10 ecuatorianos entre los 50 y 59 años lo padece con tendencia a incrementarse.

La prevalencia en la población es de 1,7%, esta proporción asciende a partir de los 30 años, y a los 50 años: 1 de cada 10 ecuatorianos ya tiene DM.

Estamos ante la presencia de una enfermedad que una vez adquirida es para toda la vida, que requiere de cuidados y casi siempre de medicación, patología que siendo crónica necesita de tratamiento continuo y lo más importante del cuidado personal.

En esta perspectiva, estamos ante una enfermedad que genera un impacto en la sociedad con un riesgo importante de muerte y que requiere medicación continua y costosa, además que limita en un porcentaje importante la calidad de vida.

Lo mencionado supone la inclusión de esta patología dentro del grupo de las enfermedades catastrófica y por ende requiere de una atención obligatoria del Estado, sin embargo, hasta el momento no se incluye en este grupo.

Al respecto referimos que: las enfermedades catastróficas son aquellas patologías de curso crónico, cuyo tratamiento es de alto costo económico e impacto social y que por ende de carácter prolongado o permanente que pueda ser susceptible de programación.

Lo descrito induce a mencionar que la DM debe ser considerada como enfermedad catastrófica, y como tal el Estado debe preocuparse de atender una enfermedad que está incrementándose de una manera alarmante en el mundo.

Si tratamos de que se incluya a la DM en el grupo de enfermedades catastróficas, debemos revisar los criterios de inclusión para ser considerada como tal, a saber: aquellas que se consideran potencialmente mortales o debilitantes a largo plazo, de baja prevalencia y complejidad, constituyen un conjunto amplio y variado de trastornos que se caracterizan por ser crónicas y producen discapacidad. Lo descrito cumple la DM e incluso se sale de los criterios con algo más preocupante de que su prevalencia tiene una tendencia a ser alta, lo que debe preocupar al mundo, en efecto, estamos ante la presencia de una pandemia que avanza sin que le demos la importancia que se merece, y que solo cuando seamos víctimas de la DM, que el creador no lo quiera, nos daremos cuenta de la importancia de este comentario.

Ojalá, el Ecuador se reponga de la crisis que atraviesa a todo nivel y que el Ministerio de Salud Pública considere esta propuesta que está siendo revisada a nivel mundial, y sobre todo considerando el alto porcentaje de pobreza en nuestro querido Ecuador.

Dr Esteban Lucero. [email protected], Médico especialista en diabetes y nutrición clínica, Gaceta Cultural 33. Loja