Ecuador
This article was added by the user . TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

La libertad de expresión uno de los objetivos del correísmo de llegar a la Presidencia

La reforma a la Ley de Comunicación es uno de los objetivos de la candidata Luisa González de llegar a Carondelet.

La salida de periodistas de Ecuador en los últimos meses ha sido criticada por toda la sociedad ecuatoriana, los ataques a la libertad de expresión van más allá de la amenaza a periodistas y medios de comunicación. En la actualidad el ejercicio de este derecho a través de las redes sociales ha democratizado el espectro, pero al mismo tiempo lo ha llenado de peligros y amenazas.

En las últimas semanas de la campaña, las amenazas a periodistas han generado la salida de profesionales del país y la reacción del expresidente y prófugo de la justicia, Rafael Correa, solidarizándose con el trabajo de la prensa, incluso usando la alerta de una organización a la que durante su régimen calificó de ser dirigida por la CIA y el Gobierno de Estados Unidos.

Mientras para Ecuador habla del “respeto” a la libertad de expresión en su administración, durante una entrevista en México señala lo contrario, que “ellos (los medios) dicen que criticarlos es coartar la libertad de expresión, todos estamos con la libertad de expresión, lo que no estamos es con esos negocios corruptos dedicados a la información… mientras no resolvamos el problema de la prensa, no tendremos democracia”.

Por su parte, la candidata por la Revolución Ciudadana, Luisa González en varias ocasiones ha mostrado su respaldo a los señalamientos de Correa y destacó que es una necesidad reformar la Ley de Comunicación.

En una entrevista concedida a un medio radial en Guayaquil, la pasada semana González señaló que existe una “violencia digital” contra su candidatura, alegando que sacan sus declaraciones de “contexto”.

“Hubo tanta libertad de expresión en el gobierno de la RC, que podían decir que no había libertad de expresión. Habrá que revisarla (la Ley de Comunicaciones)”, apuntó.

En 2011, durante el régimen de Alianza PAIS, se presentó ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en Washington DC, un informe sobre las continuas violaciones al derecho a la Libertad de Expresión por parte de Correa.

Dentro del recuento, se pueden mencionar los momentos en los que Correa se declaró jefe de “todo el Estado ecuatoriano”, olvidando la independencia de los poderes establecida en la Constitución. Adicionalmente se hace un recuento de los insultos que emitía desde las ‘sabatinas’ y los procesos judiciales seguidos contra periodistas y medios de comunicación.

‘Un acto de cinismo’

El director de Fundamedios, César Ricaurte, al valorar las últimas declaraciones de Rafael Correa en las que señala que durante su régimen se respetaba la libertad de expresión, son una mentira.

Tratar de decir que durante el Gobierno de Correa se respetó la libertad de expresión es una crasa mentira y un acto de cinismo“, puntualizó.

Ricaurte recordó que durante este período se evidenciaron las mayores persecuciones a periodistas y medios de comunicación. “La época de Correa realmente fue salvaje, recordemos las cadenas y la censura diaria a la que se sometió a medios y periodistas”, remarcó.

El director de Fundamedios resaltó que en la actualidad la campaña de la candidata por la Revolución Ciudadana sigue la misma línea contra la libertad de expresión. “Siguen en la misma tónica, la campaña es de ataque directo contra los medios de comunicación y periodistas, y Fundamedios ha reportado varios de esos ataques», apuntó.

Ricaurte alertó que los mensajes y ataques “estigmatizantes” por parte de Correa y sus seguidores son los que “avalan y dan razón” a la violencia contra periodistas y medios.

‘Ley a la medida’

Por su lado, Cristóbal Peñafiel, presidente de la Unión Nacional de Periodistas (UNP) destacó que la propuesta de una nueva Ley de Comunicación es que se trate de desarrollar a la medida del nuevo Gobierno.

El peligro es que se quiera hacer una ley a la medida y de acuerdo a los intereses de quién está gobernando, el peligro es que esté diseñada para proteger al Gobierno de turno”, advirtió.

Peñafiel acotó que al leer las declaraciones de Correa, «recordamos todos los años en los que periodistas y medios ecuatorianos tuvieron que pasar momentos absolutamente difíciles”, puntualizó.

Rememoró que uno de los aspectos fundamentales que hizo daño al país fue la «estigmatización” de la prensa nacional, que todavía hoy tiene efectos y que desde su punto de vista es difícil de derrotar mientras se mantengan los ataques y amenazas a los comunicadores.

Riesgos presentes

Doris Mori, presidenta de la Federación Nacional de Periodistas del Ecuador, al ser consultada por LA HORA sobre los posibles riesgos a la libertad de expresión y las declaraciones del expresidente Correa, precisó que siempre estarán presentes.

“Los riesgos de atentar la libertad de expresión están siempre allí y mucho más cuando se hace periodismo que incomoda al poder. Por eso, estamos monitoreando y vigilantes para que este tipo de actos no se den en contra de los profesionales del periodismo”.

Sobre la posibilidad de revisar la Ley de Comunicación propuesta por la candidata de la Revolución Ciudadana, Mori manifestó que “siempre enfatizamos la importancia de la diversidad de opiniones y la libertad de expresión en una sociedad democrática y pluralista”. (ILS)

Nueva generación no escapa al socialismo

A pesar de mostrar un perfil y argumentos que para quienes no están familiarizados con el derecho a la prensa y la libertad de expresión, podrían sonar coherentes, al revisar lo que sucede en otros países en los que el Socialismo del Siglo XXI controla las instituciones, se puede observar como desde los estamentos del poder se viola y restringe cada día a las voces disidentes.

Para esto basta revisar las acciones que el régimen de Nicaragua, liderado por Daniel Ortega ha  desarrollado no solo contra periodistas y medios. Solo en 2023 se han registrado 146 detenciones de periodistas, políticos opositores, sacerdotes e incluso estudiantes, como lo es el caso del dirigente estudiantil Jasson Salazar.

También está la situación de los medios e influencers en Venezuela, donde se cuentan no menos de 80 emisoras de radios cerradas, según lo expresan informes de la SIP.

Uno de los casos de mayor impacto en las últimas semanas es el de Irrael Gómez, un influencer venezolano con cerca de 2,6 millones de seguidores en Instagram, quien realizaba denuncias sobre irregularidades en el país, quien luego de ser señalado por el número dos del régimen, Diosdado Cabello, puso fin a las denuncias y solo publica contenido sobre su vida y la de su actual pareja.