Spain

Achraf regresa a Valdebebas, Lopetegui, a Krasnodar y el Atlético, a la guarida del ogro

Para el Real Madrid la tercera bola que le asomó ayer estropeó su sorteo, tras recibir con buena cara al Shakhtar Donetsk como rival del bombo B. El Inter será el escudo histórico que encontrará en la primera fase de la Champions, torneo donde los blancos han pasado de dominar con implacable éxito (cuatro títulos en cinco años) a caer eliminados en octavos en las dos últimas temporadas, en feas derrotas ante el Ajax y el City. Para afrontar esos cruces con más opciones, el Madrid debería acabar líder de su grupo, algo que le está costando. El Inter, subcampeón de la Europa League, tiene el mando en el banquillo al siempre competitivo de Antonio Conte y en el césped una buena colección de viejos rockeros, como Alexis Sánchez, Eriksen, Arturo Vidal, Perisic (de vuelta tras su cesión al Bayern), Ashley Young o el fornido ariete Lukaku. El morbo lo pondrá en Valdebebas, Achraf Hakimi, el canterano blanco vendido este verano por 40 millones al conjunto transalpino. El Mönchengladbach es el 4º invitado en el Grupo B.

Los alemanes y el Inter traen recuerdos al madridismo de aquellas noches de remontadas europeas en los años 80. Luego al Borussia le adelantó, en el escenario continental, el otro Borussia, el de Dortmund, volviendo a los puestos nobles de la Bundesliga en los últimos tiempos. El Inter también ha circulado en picos de sierra, tratando ahora de recuperar el foco que tuvo hace una década con Mourinho al frente. El capital chino impulsa un proyecto ambicioso que incluso ha llegado a fantasear con fichar a Leo Messi. Los italianos no pisarán el Bernabéu, sino Valdebebas, por las obras del estadio de La Castellana. Ya en su última visita, septiembre de 1998, jugaron en otro lugar, concretamente en Mestalla. Cumplía sanción el Real Madrid por la famosa caída de la portería en las semifinales ante el Dortmund, la temporada anterior. Ganó en Valencia 2-0.

Bayern: El recuerdo de 2016

Müller habla con Lewandowski durante un partido.
Müller habla con Lewandowski durante un partido.REUTERS

Robert Lewandowski, elegido mejor jugador del continente, y Manuel Neuer, el portero más brillante del curso, aún tienen una herida por cicatrizar. Ocurrió que en apenas ocho meses de 2016, Atlético y Bayern se convirtieron en enemigos íntimos. No se veían desde aquella final de la Copa de Europa de 1974, resuelta en un desigual desempate en Bruselas, donde los alemanes pasaron por encima del club rojiblanco. Y de repente, aquel intenso año reabrió esa vieja rivalidad que parecía enterrada.

A Neuer aún le escuece aquel contragolpe letal entre Torres y Griezmann, que acabó clasificando al Atlético para la final. Lo hizo tras sobrevivir a uno de los mayores asedios que le han caído encima a Oblak. Equiparable, eso sí, al de Anfield, en marzo. Aquella noche, Lewandowski, el chico de los 55 goles en un curso, 15 de ellos en Champions, marcó. Igual que en el siguiente duelo, ya en la fase de grupos 16/17, donde selló la victoria por la mínima en el Allianz. Fueron dos triunfos para cada uno. Con aquel inolvidable gol de Saúl, en la ida de semifinales, para el recuerdo. O el zarpazo de Carrasco, también en el Vicente Calderón. Del Bayern de Guardiola al de Ancelotti. Siempre con Simeone sentado en el asiento del Atlético.

Ahora asoma el campeón en el camino rojiblanco. Esos temibles chicos de Flick, a los que llevó a la prórroga el Sevilla en la reciente Supercopa de Europa. Un grupo animoso en el que vive el ex rojiblanco Lucas Hernández. Muchos de los protagonistas se conocen de memoria. Han sobrevivido al tiempo sin excesivos sobresaltos. Esta vez, debido a la pandemia del coronavirus, no contarán con el empuje de dos de las gradas más ruidosas y determinantes del continente.

Entre ellos, salvo sorpresa, se jugarán el liderato del grupo A. Sus compañeros de viaje son el Lokomotiv de Moscú, con el que coincidió el Atlético el curso pasado en fase de grupos, y el Salzburgo, otro equipo de la factoría Red Bull, como aquel fatídico Leipzig que hizo descarrilar a los rojiblancos en Lisboa, hace apenas un par de meses. El año pasado dio guerra a Liverpool y Nápoles, aunque entonces tenían a Haaland.

Krasnodar, la pesadilla de Lopetegui

Julen Lopetegui, en el banquillo del Sevilla.
Julen Lopetegui, en el banquillo del Sevilla.EFE

Fue Didier Drogba, una de sus mayores leyendas contemporáneas, quien se encargó de elegir sin saberlo la bola del Chelsea. Y después corrió a cargo de Florent Malouda, socio histórico del costamarfileño, enviar a los londinenses al grupo del Sevilla, cabeza de serie en calidad de campeón de la Europa League. Seguramente torció el gesto Julen Lopetegui, pues el Chelsea era uno de los rivales más potentes del segundo bombo, pero nada comparado con el sudor frío que tuvo que recorrer su cuerpo apenas unos minutos después.

Llegados al tercer bombo, el rival que le cayó en suerte al Sevilla fue el Krasnodar, no especialmente terrible, tercero de la última liga rusa, pero cuya ubicación trae terribles recuerdos al entrenador vasco. Fue precisamente en Krasnodar donde hace poco más de dos años, el 13 de junio de 2018, la selección española vivió la mayor crisis que se le recuerda. Donde, a dos días de que España debutara el Mundial de Rusia, un recién elegido Luis Rubiales optó por destituir a Lopetegui tras hacerse público que tomaría los mandos del Real Madrid una vez terminara la cita mundialista. Un regreso al lugar del crimen que pone el morbo en el grupo de los nervionenses.

El último de los rivales del Sevilla será el Stade Rennais del niño maravilla Eduardo Camavinga, tras un sorteo no especialmente benévolo para los andaluces, pero que deberían superar sin mayores problemas. Su oponente más peligroso, por descontado, será el Chelsea, de largo el equipo que más dinero ha invertido este verano en fichajes para tratar de reducir la brecha que le separa del Liverpool y del Manchester City en la Premier League.

El conjunto de Frank Lampard, tercero en la última edición de la liga inglesa, roza ya los 250 millones de euros de inversión en Kai Havertz, Timo Werner, Ben Chilwell, Hakim Ziyech y el portero Edouard Mendy, además de Thiago Silva, libre. Un gran reto para el regreso del Sevilla a la Champions.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Neymar es el que más falta en el Top 5 de la liga desde el Inicio de la temporada. Mané-en el Top ten, el Delantero del PSG Neymar, más que otros futbolistas de los cinco principales campeonatos de Europa, gana penaltis para su equipo. Desde el Inicio de esta temporada, el brasileño de 28 años ha perdido una media de 20 minutos y 39 segundos, según el Observatorio Internacional de estudios deportivos CIES Football
Mbappé teme renovar su contrato con el PSG sin posibilidad de abandonar el Club
Lucescu dice que fue él quien lanzó por primera vez a Pirlo en el campo en 1998. Esto no es del todo cierto
Brunu sobre la falta de penalti: Yo soy humano, eso pasa. El siguiente anotará exactamente
Neymar quiere renovar su contrato con el PSG, pero el Club aún no ha comenzado las negociaciones. El entorno del jugador está angustiado por esto
El árbitro Oliver está asignado para el partido Bayern-Atlético en la liga de Campeones. Trabajó en el juego Everton-Liverpool
Ex juez Halsey: Sorprendido de que Pickford no haya recibido la roja. Puso en peligro la salud de van Dyck