Spain

Arrestado por un intento de robo con intimidación en una tienda del centro de la ciudad

El hombre ya había sido detenido en cuatro ocasiones anteriores

La Policía Nacional detuvo en la noche del juevs a un hombre como presunto autor de un delito de robo con intimidación perpetrado en un establecimiento comercial de la zona centro de la ciudad.

Los hechos suceden a las 21.00 horas cuando la trabajadora se encontraba trabajando en su establecimiento comercial. El hombre, de complexión fuerte, entró en su local y una vez cerca del mostrador le intimidó mientras le pidió la recaudación de la caja. En un despiste la víctima activó la alarma de atraco, por lo que este hombre abandona el establecimiento.

Los agentes de policía de la Brigada de seguridad Ciudadana después de hablar con la mujer, montaron un dispositivo operativo de búsqueda acotando las zonas colindantes siendo lozalizado transcurridos 20 minutos después de la comisión del hecho en la plaza de la Magdalena, encontrándose indocumentado. El hombre fue detenido por un delito de robo robo con intimidación después de haber sido comprobada su presunta autoría.

El detenido es un hombre de cuarenta y ocho años de edad, natural de Marruecos, al que le constan 4 detenciones anteriores.

Football news:

Lampard hablará con Kepa y caballero después del fichaje de Mehndi
Ralph Rangnick: Havertz-Cruyff de nuestros días. No veo puntos débiles en su juego
Documental sobre Varane nominado para el premio del Festival de cine deportivo de Rotterdam
Dos jugadores ficticios jugaron para el Tuapse. La PFL confirmó la participación de los jugadores no incluidos
Jürgen Klopp: Arteta es un entrenador excepcional. El Arsenal tiene un buen equilibrio entre defensa y ataque
La Fiscalía de Perugia suspendió la investigación sobre el examen de Suárez debido a filtraciones en los medios de comunicación
La reconstrucción del estadio de la Unión por parte de los aficionados es una leyenda de Berlín. Ayudó a los aficionados extranjeros, trabajó el 30 de diciembre en el frío, el vigilante tenía 80 años