Spain

Arrimadas se blinda con todos los dirigentes de peso de Cs e Igea no arrastra a referentes

La confirmación de que Francisco Igea competirá con Inés Arrimadas por el liderazgo de Ciudadanos —que por primera vez tendrá alguien al frente que no sea Albert Rivera— supone un antes y un después en la historia del partido. El paso al frente del vicepresidente de Castilla y León consolida la corriente crítica que, sin embargo, no cuenta con ningún otro peso pesado más allá de Igea. La secretaria general, su número dos en la lista, será Marta Marbán, diputada autonómica de la Asamblea de Madrid.

Igea esperó hasta el último momento para anunciarlo —tras varios rodeos durante semanas y en distintos medios de comunicación— asegurando que buscaba un acuerdo de última hora con Arrimadas para cambiar el modelo de partido hacia un sistema más descentralizado en los territorios. Arrimadas dejó claro que ese no era su modelo e instó al dirigente castellanoleonés a presentarse este mismo lunes, cara a cara, en un tenso encuentro que se convirtió en viral.

Los dos candidatos registrarán su lista completa este miércoles. El fin de semana empezará la campaña electoral y la militancia está llamada a votar el primer fin de semana de marzo. A diferencia de la hoja de ruta política y los estatutos —que se debatirán y votarán en el congreso de los días 14 y 15 de marzo entre los compromisarios elegidos—, el futuro líder del partido es la única cuestión en manos de todos afiliados.

Arrimadas no prevé una presentación oficial de su equipo pero, con toda seguridad, lanzará una candidatura numerosa (el reglamento establece que debe tener un mínimo de 20 y un máximo de 50). Según fuentes de su entorno, este martes a última hora terminó de hacer los ajustes. Lo que es seguro es que estará blindada por los principales dirigentes de la formación. Entre los primeros espadas, seguirán dos dirigentes de la cúpula de Albert Rivera que son ahora personas de máxima confianza de Arrimadas: Carlos Cuadrado (exsecretario de Finanzas) y José María Espejo (actual secretario general del grupo parlamentario).

También estará en su núcleo duro la diputada autonómica en el Parlament y responsable de Programas tras la marcha de Toni Roldán, Marina Bravo, que poco a poco ha ganado enteros. Otros dirigentes catalanes que estarán en primera línea serán Carlos Carrizosa y Lorena Roldán, a la espera de si incorpora a algún otro dirigente, como Nacho Martín Blanco.

Una de las personas clave de la lista será el eurodiputado Luis Garicano, que fue crítico con la estrategia del partido durante el pasado año —especialmente, el veto aprobado contra Pedro Sánchez— y que es amigo personal de Igea. El referente naranja en Bruselas apostó desde el principio por el liderazgo de Arrimadas, a pesar del enfrentamiento del vicepresidente de Castilla y León con la candidata.

Prácticamente todos los líderes territoriales a excepción de Igea formarán parte de la lista oficialista. Los vicepresidentes de Madrid y Andalucía, Ignacio Aguado y Juan Marín, igual que la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, y la consejera de Cultura de la Comunidad, Marta Rivera de la Cruz. También la portavoz de la gestora, la exdiputada canaria Melisa Rodríguez, igual que Guillermo Díaz (actual responsable de Comunicación) y Beatriz Pino (número dos en dicha área y candidata a las primarias de Galicia).

Los fichajes de Rivera para el 28-A (todos mantienen el escaño tras la debacle del 10-N, al ir en puestos de salida por Madrid) estarán también con Arrimadas. En primer lugar, Edmundo Bal —actual portavoz adjunto en el Congreso y que se ha convertido en una persona clave para la candidata—, que, como otros, no figurará en la lista inicial por no llevar el tiempo suficiente afiliado, pero que será incorporado más adelante. También Marcos de Quinto y Sara Giménez tienen muchas papeletas para estar en el equipo.

En cuanto a los territorios, Arrimadas piensa contar con Luis Fuentes —presidente de la Asamblea de Castilla y León—, el valenciano Toni Cantó, la diputada por esa provincia, María Muñoz, el portavoz en la Asamblea de Aragón, Daniel Pérez, el diputado y secretario de Organización madrileño, César Zafra, y el exdiputado nacional Miguel Gutiérrez, que ha seguido muy implicado en el partido.

Además, el entorno de Arrimadas insiste en que su intención es incorporar talento y abrir el partido a la sociedad civil. En el último gran acto que protagonizó hace días en Madrid, la portavoz estuvo acompañada por la plana mayor del partido y otras personas que se acercaron a las siglas naranjas en las elecciones de abril, como María Ángeles Rosado, exdiputada por Guadalajara que perdió el escaño en noviembre, pero que se quedó como referencia del mundo rural y lucha contra la despoblación dentro del partido. Fuentes cercanas a Arrimadas aseguran que la intención es contar con ella.

Los dirigentes más cercanos a Arrimadas llevan días insistiendo en que esperaban que Igea terminaría dando el paso. Las críticas, aseguran, “habían llegado demasiado lejos” y “lo mejor para el partido” pasa ya por que la militancia elija. También para la dirigente jerezana, que se ha enfrentado abiertamente a la propuesta de Igea —“yo no voy a liderar el partido con un modelo en el que no creo”—, porque entienden que su victoria le dará total legitimidad para frenar a los críticos.