logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

"Cada partido es una final, no sólo éste"

Óscar García Junyent, técnico celeste, pide a los suyos "más agresividad de cara a portería"

El entrenador del Celta, Óscar García Junyent, quiere un Celta intenso por naturaleza, que sólo juegue finales sin pensar más allá y que, tras dominar con la posesión, se muestre agresivo cuando atisba el área rival. Es decir, un equipo poco o nada parecido al que se vio en Leganés. "Tras la derrota, estábamos tocados porque queríamos hacer otro tipo de partido, más parecido a lo que hicimos en la segunda parte. Eso es lo que queremos que se vea ante el Mallorca, es en lo que estamos trabajando: en ver ese tipo de equipo y no el de la primera parte, que fue mucho más plano", reconoció el técnico. Pero aclara que el hecho de poder salir del descenso con un triunfo no le otorga más importancia al duelo de este mediodía respecto al resto. "Quiero ser consecuente con lo que digo siempre. No es momento de mirar la clasificación, sino de sumar los tres puntos. Vamos a jugar este partido con la mentalidad que quiero en el equipo: la de que cada partido es una final. No sólo éste, sino también el anterior o, sobre todo, el siguiente. No darle más importancia a un partido que a otro. Para mí todos son importantes. Nos lo tenemos que tomar como una final. No lo son porque hay más partidos, no se acaba. Pero sí tenemos que afrontarlos como si lo fuesen", aclaró.
No ocultó, claro está, que viendo los dos últimos partidos, "hay que corregir cosas, no sólo a nivel técnico-táctico, sino también psicológico. El análisis que hacemos es más profundo, en función del rival que tienes delante. Con el Barcelona puedes hacer ciertas cosas, el Villarreal es más parecido, pero el Valladolid o el Leganés son equipos que están cómodos sin balón y el tipo de presión es diferente porque a la que aprietas un poco, lanzan en largo". Entonces, ¿cómo enfrentarse a conjuntos que esperan atrás?, como previsiblemente hará hoy el Mallorca: "Tenemos que ser mucho más agresivos en tres cuartos de campo. Somos un equipo que puede tener la posesión pero la queremos tener con un objetivo claro, que es conseguir más goles que el rival. Para eso tenemos que ser mucho más agresivos de cara a portería, no pensar siempre en seguir combinando, sino ser más directos. Debemos jugar todos con la mentalidad y la agresividad que merecen un partido de Primera".
Otro punto a reforzar es la necesidad de no salir al campo con semejante baja intensidad como en los dos últimos duelos. "Hemos trabajado mucho en el sentido de entrar mejor al partido. Queremos que el equipo compita igual de bien los 95 minutos. Si competimos, somos un equipo fuerte; si no lo hacemos y salimos sólo a jugar, somos un equipo débil", razonó el técnico.  
Óscar García Junyent también se refirió al Mallorca, conjunto que no ha puntuado en ninguna de sus salidas hasta la fecha. Advierte el entrenador celeste de que "ha competido en todos los partidos. No ha sido un rival fácil ni débil para nadie. Me gusta pensar que el equipo contrario va a estar a su máximo nivel, que nos va a exigir. Tenemos que superar este tipo de rivales y lo vamos a intentar con todas nuestras fuerzas y el apoyo de la afición. Hay veces que los jugadores necesitan ese aliento". Insistiendo en el análisis del bloque mallorquín, añadió que se trata de "un equipo muy bien trabajado. El entrenador lleva tiempo con los mismos jugadores y se conocen perfectamente. Tiene futbolistas diferenciales, como Kubo, cuya anarquía a veces provoca desconcierto en el rival. Nos va a competir seguro. Viene de Segunda, donde todos los partidos hay que competirlos mucho. Vendrán con las mismas ganas que nosotros", pronosticó el  responsable del banquillo celeste.
Por último, Óscar García Junyent se refrendó en sus fuerzas para llevar el barco celeste a buen destino, sin que las dificultades que se están encontrando hayan mermado por el momento su ánimo. "Sabía que era un reto y estoy encantado de haberlo aceptado, de estar aquí, de  intentar ayudar al equipo. Encantado con la afición, con el club, con los jugadores y, dentro de poco, quiero estar encantado con los  resultados", dijo.n
Themes
ICO