Spain

Castejón se replantea una cita con sindicalistas por su actitud

La alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, rectificó ayer, por segunda vez en dos meses, su estrategia de negociación con los sindicatos municipales sobre los recortes en el Acuerdo de Condiciones de Trabajo para dar una última oportunidad al pacto. Por la mañana, cedió ante las exgencias de UGT, CC OO, CSIF y Sime de que ella esté presente en las reuniones, y no solo la concejal de Hacienda y Personal, Esperanza Nieto (del PP), y les convocó para este viernes, a las nueve de la mañana, en el Palacio Consistorial.

Sin embargo, por la noche, se planteó anular la cita a la vista de que un centenar de funcionarios, entre ellos varios líderes sindicales, boicotearon con sus protestas el acto de la Llamada de las procesiones de Semana Santa.

«Todo el mundo sabe que yo sé diferenciar las cuestiones de la política de la imagen de la ciudad de Cartagena y de sus tradiciones, máxime cuando hay colectivos que llevan todo el año trabajando por sacar adelante sus actividades», manifestó anoche a LA VERDAD Ana Belén Castejón.

«Falta de respeto» y empujones

La regidora lamentó la «falta de «responsabilidad» de los sindicalistas y añadió: «Las cofradías, los procesionistas y el conjunto de los cartageneros, que están representados a través de su Ayuntamiento, no tienen la culpa de un que conflicto laboral empañe un acto tan arraigado y simbólico». Y concluyó: «El conflicto laboral es legítimo, pero lo ocurrido hoy va contra el respeto que sí han demostrado el resto de ciudadanos en la Llamada».

Aludió así a las interrupciones con bocinas, silbatos y sirenas del acto, que ella, a la que gritaron «mentirosa», presidió junto al presidente de la Junta de Cofradías, Francisco Pagán. Incluso algunos manifestantes empujaron a procesionistas y se encararon con estos, cuando les pidieron que abandonaran su ensordecedora pitada en el desfile de regreso de la Plaza del Ayuntamiento a la iglesia de la Caridad. Los sindicatos habían prometido «respetar» el acto.

En medio de las presiones de su equipo de gobierno (de exediles del PSOE y concejales de PP y Cs) para que desconvoque la reunión, Castejón se tomó unas horas para reflexionar. Decidirá hoy, día que coincide con un Pleno. Ayer hubo otra protesta de funcionarios por la mañana ante el edificio administrativo y los sindicatos han convocado para hoy una caravana de coches, a las ocho de la mañana, desde el parking del centro comercial Mandarache.

La convocatoria del encuentro del viernes generó tensiones en el Ejecutivo, puesto que el lunes los sindicatos plantaron por segunda vez a la concejal Nieto y esta se sintió desautorizada. Los delegados de los funcionarios reclamaron verse con Castejón, quien pactó con ellos el Acuerdo de Condiciones de Trabajo en abril de 2019, sin informe económico y a un mes de las elecciones.

Nieto acordó con Castejón aplicar un determinado ajuste en 2020 para evitar un desfase presupuestario. Todo estaba listo para incluir el recorte en el proyecto de presupuestos, que la Junta de Gobierno Local abordará el 5 de marzo. Pero Castejón dio un giro y tomó un rumbo que hoy puede abandonar de forma definitiva.