Spain

Detenida en Calatayud una pareja brasileña con 20 tarjetas de crédito falsas y 13.000 euros en compras

La Policía Nacional ha detenido en Calatayud (Zaragoza) a un hombre y una mujer brasileños, acusados de realizar compras con tarjetas de crédito falsificadas a partir de datos electrónicos robados a terceras personas a través de internet. Cuando fueron detenidos les sorprendieron con 20 tarjetas falsas, mil euros en metálico y numerosos efectos que habían comprado y que están valorados en unos 13.000 euros.

Según han informado fuentes policiales, esta pareja fue detenida el pasado viernes y, tras pasar a disposición judicial, este lunes se ordenó su ingreso en prisión.

Fueron arrestados cuando se disponían a abandonar Calatayud para seguir con su particular periplo por España. Las mismas fuentes han indicado que llevaban al menos un mes moviéndose por el país, se hacían pasar por turistas y realizaban continuas compras con tarjetas de crédito falsificadas. Este tipo de delincuentes acostumbran a revender los objetos que compran y, de esa forma, los convierten en dinero en metálico, principalmente a través de internet.

En Calatayud también se alojaron en un hotel. Permanecieron tres días. El viernes iban a marcharse a otra ciudad, pero fueron detenidos antes de que abandonaran Calatayud. Su arresto se produjo gracias a la colaboración ciudadana. En concreto, por el aviso que dio un comerciante que sospechó de la cantidad de tarjetas de crédito que le exhibieron: para pagar una compra que habían hecho en el establecimiento, llegaron a probar con siete tarjetas de crédito que no les funcionaron.

Según las investigaciones realizadas por la Policía Local, en las tres semanas previas esta misma pareja delinquió con el mismo métido en otras localidades de Aragón, de Baleares y de Cataluña.

Las mismas fuentes han indicado que la investigación sigue abierta para determinar las actividades que han podido llevar a cabo así como el número de perjudicados y el montante total de fraude.

Cuando los detuvieron portaban entre sus efectos diversos equipos utilizados para la fabricación de tarjetas de crédito falsificadas, incluidos los mecanismos tecnológicos necesarios para grabar los datos electrónicos que obtenían fraudulentamente en internet.