Spain

El Barça de los trueques ya se olvida de Neymar

Algo ha cambiado en la información diaria generada por el FC Barcelona y su entorno, ya sea de forma directa, a través de palabras de los protagonistas en distintos medios de comunicación, o indirecta, con la insistencia con la que se vincula al club azulgrana con el nombre y el futuro de los mejores jugadores del mundo. El nombre de Neymar como objetivo del club para la próxima temporada ha desaparecido totalmente como por arte de magia y eso tiene un mensaje evidente: nadie se atreve ya a especular ni a ilusionar a la afición con un fichaje de factura imposible desde un punto de vista económico en la complicada situación actual.

De nada sirve hoy que el brasileño tenga la voluntad de volver tras su fuga en el verano de 2017 y tampoco es importante que por primera vez el PSG se preste a negociar realmente. Entre amortizaciones, cierto cansancio del club francés respecto a la actitud y al irregular rendimiento de su jugador y regularizaciones de la FIFA, su precio sería de 164 millones, tal y como afirmó recientemente su agente, Wagner Ribeiro. Ya no son los 222 que pagó el club francés al Barça, los de su cláusula de rescisión de entonces, la misma cantidad que exigía la entidad francesa al club azulgrana el pasado verano, hasta el punto de que no prosperó una última oferta culé: 130 millones, más la cesión de Dembélé y los traspasos de Rakitic y Todibo.

Pero en contabilidad no sería 'sólo' abonar 164 millones. También habría que pensar en la altísima ficha del brasileño y en los años de contrato que firmaría (30 millones netos, quizás, por cinco temporadas). En definitiva, una absoluta quimera irrealizable. Por no hablar de los antiguos contenciosos judiciales que todavía tienen que resolver el club y el jugador.

Arma de seducción

La operación es inviable en 2020 y habrá que esperar a ver si algún candidato a la presidencia en las elecciones de 2021 recurre a Neymar como arma de seducción para los socios. Pero, aunque de su calidad nunca se ha dudado, y menos los aficionados del Barça que disfrutaron de su clase, no está nada claro que una apuesta por él genere consenso por las dudas que genera su vida extradeportiva y por el daño que hizo su marcha voluntaria.

Lo cierto es que desde que la competición se detuvo hace ya más de dos meses para combatir la propagación del coronavirus, el mercado ha servido para sustituir al balón en las noticias de prensa escrita, radio y televisión, sólo en competencia al inicio con los problemas internos del club: crisis económica y ERTE, el caso de las redes sociales (todavía pendiente de la auditoría que lo aclare) y cisma en la directiva, con dimisiones, despidos encubiertos, 'rajadas' descomunales, amenazas de más juicios y nuevos aterrizajes en la junta.

Todo ello con las elecciones de 2021 en el horizonte. Josep Maria Bartomeu, en la cuerda floja pero con más vidas que un gato y algún as en la manga guardado; el precandidato Víctor Font, creciendo, agarrado al 'cruyffismo' y con Xavi Hernández como entrenador y gancho; el expresidente Joan Laporta, amagando con presentarse, pero en conflicto de intereses con Font por sus referentes compartidos...

Pero el mercado puede ser una nube de humo que ya ha engullido a Neymar y habrá que ver si no se traga también a Lautaro Martínez, joven delantero centro argentino del Inter que le costaría al Barça 111 millones si no logra rebajar la cantidad con algún jugador en la operación: Semedo, Vidal, Rakitic, Rafinha, Júnior Firpo...

Esa cifra también se le escapa a la tesorería azulgrana, pero no a la del Real Madrid, que parece más equilibrada en esta crisis. Mientras el Barça bucea en un mercado de trueques de jugadores para no abonar cantidades tan altas, se intuye que el club blanco sí podría reforzarse sin regatear tanto, quizás con Haaland (Dortmund) y algún joven crack más. Y eso sí que haría sangre en un Barça de rebajas. Leo Messi puede entender que el regreso de su amigo Neymar es una locura económica, pero si han mareado al prometedor Lautaro para nada... Como el mercado azulgrana sea fallido y el '10' levante la voz, el significado actual del concepto 'crisis' parecerá un chiste con lo que se avecinará.

Football news:

Pisé el pie de Raúl García, pero no creo que haya afectado a nada. Ramos sobre el juego con el Athletic
Foto del día: kvyat y otros 4 pilotos de Fórmula 1 rechazaron el gesto de Kaepernick antes del reinicio
Courtois jugó 17 partidos con el Real Madrid en la temporada De la liga. Es el mejor resultado del Club en 25 años
Sergio Ramos: No los árbitros ganan about pierden la liga
El jugador de la bandera del Trabajo fue alcanzado por un rayo en el entrenamiento. Dicen que no había signos visibles de tormenta eléctrica (esto sucede)
Ex árbitro Andújar Oliver: Marcelo pisó el pie. Es un penalti
Ramos anotó 5 goles tras la reanudación de la temporada, 3 de penalti