logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
Купить трафикКупить трафик
star Избранное: Tag Tag Tag Tag Tag
Купить трафикКупить трафик
Spain

El "crimen de las cuñadas" será enjuiciado a partir del 7 de febrero

Un jurado popular enjuiciará a partir del próximo día 7 de febrero a los tres acusados por el crimen de Anabel Deza Vázquez, la joven que fue asesinada de 61 puñaladas el 19 de abril de 2016 en su domicilio de La Rinconada, hechos por los que la Fiscalía pide para cada investigado la imposición de una pena de 25 años de cárcel.

La vista oral llega tras el vuelco que se produjo en el caso en julio de 2018, cuando la Audiencia de Sevilla acordó la libertad de Elena N. S., una de las tres sospechosas que llevaban más de dos años en prisión provisional, después de que una testigo protegido negase rotundamente la participación de esta acusada en el crimen, y en su lugar se identificó a otra hermana.

El juicio comienza el viernes 7 de febrero, con la constitución del jurado popular, pero no será hasta el lunes día 10 cuando se presentarán las alegaciones previas por las partes personadas en la causa y la declaración de los acusados, mientras que el 11 y el 12 comparecerán los testigos, y el día 13 los peritos.

Los tres acusados son las hermanas Carmen y Rosa N. S. y Francisco Javier M. R., novio de la última, para quienes el Ministerio Público solicita 25 años de prisión por un delito de asesinato con la agravante de abuso de superioridad, así como que indemnicen de manera solidaria a la familia de la víctima con un total de 714.800 euros.

En su escrito de acusación, la Fiscalía relata que los tres acusados se dirigieron el día 19 de abril de 2016 al domicilio de la fallecida, quien les permitió la entrada "a pesar de las desavenencias familiares que mantenían principalmente por su condición de paya y por la educación y custodia” de la hija de tres años que la víctima tenía con un hermano de las dos acusadas, fallecido por causas naturales unos meses atrás.

El escrito de conclusiones provisionales presentado por el fiscal del caso, Gabriel González, concluye que los acusados sometieron a la joven, que era madre de cuatro hijos, a una "brutal, despiadada y repetida paliza" que le ocasionó "evidentes e injustificados padecimientos" que el fiscal llega a definir como un "grave martirio".

La Fiscalía acusa a los tres sospechosos de un delito de asesinato en el que concurren las circunstancias de alevosía y ensañamiento, por cuanto dieron muerte a Anabel Daza "de manera sorpresiva y encontrándose ésta en una clara situación de desproporción de fuerzas respecto de sus agresores, sin darle oportunidad de defensa eficaz, asegurando su muerte sin riesgo para sus personas y sabedores del grave martirio al que la estaban sometiendo para lograr el propósito final de acabar con su vida".

El relato del Ministerio Público recoge que sobre las nueve y media de la mañana del 19 de abril de 2016, los tres acusados se dirigieron al domicilio de Anabel Deza en la calle Gerardo Diego número 5 de la localidad de La Rinconada, donde la joven les dejó entrar a pesar de esas "desavenencias familiares" que mantenían.

Una vez en el interior, prosigue el fiscal, los tres acusados se "abalanzaron repetidamente" sobre Anabel, propinándole una "brutal paliza, golpeándole violentamente en los miembros superiores y en la cabeza hasta que cayó al suelo, momento en el que fue golpeada reiteradamente" con un objeto contundente, y "apuñalada en la espalda y cuello de forma repetida hasta que al cuchillo se le rompió la hoja tras asestar hasta 61 cuchilladas, lo que le causó un sufrimiento desmesurado hasta lograr su objetivo que no era otro que causarle la muerte".

Anabel murió a causa de un traumatismo craneoencefálico severo con lesión de centros nerviosos vitales y por una hemorragia masiva por heridas de arma blanca en hermitórax izquierdo y cuello.

A continuación, los acusados abandonaron el lugar del crimen un turismo, un Peugeot 206 que solía utilizar uno de los acusados, Francisco Javier M. R., añade el Ministerio Público.

La Fiscalía considera que los tres acusados son coautores del delito de asesinato, en el que aprecia además la circunstancia agravante de abuso de confianza, y por el que reclama una condena de 25 años de prisión para cada uno de ellos.

Темы
ICO