Spain

El doctor Igea y Mr. Hyde

El hemiciclo de las Cortes hay tardes que se convierte en un pasillo, que es donde está el morbo. Porque los políticos hablan más en los pasillos que en el pleno. Más incluso de lo que deberían. Pablo Fernández llegó tarde el martes tal vez porque lo vayan a hacer ministro en Madrid. Ministro -en el, ciento cincuenta millones de euros después, futuro gobierno del PSOE y de Podemos- contra la despoblación. De eso tiene sobrada experiencia, mas que por ser de una tierra como ésta, por lo despoblado que se le quedó el grupo parlamentario en las Cortes en tan sólo una legislatura.

Hay a quien le pierden las madrugadas y a quien le pierden los pasillos; cada uno con lo suyo. El vicepresidente de la Junta demostró el martes por la tarde que es el doctor Igea en la sesión de control al Gobierno y Mr. Hyde cuando le ponen una «alcachofa» radiofónica en un corredor. Es capaz, Igea, de desarmar el socialismo más falto de palabra para, justo después, dejar titulares que consigan que quien no se fie de su vicepresidente -que es el miedo que tenía Sánchez de Iglesias hasta antes de ayer- sea Mañueco. Y Castilla y León.

Igea hablándole al sanchismo quiere ser el nuevo ideólogo que espera Ciudadanos. La renovación después del Apocalipsis. Los cuatro jinetes: Igea, Garicano, Aguado y Marín. Y es que, si para lograr salvarnos de Podemos, de ERC, del PNV, de los jamones de Teruel, del bigote de Revilla, de Sánchez y de lo cursi de los abrazos institucionales hay que romper la palabra dada, mal va la cosa. Lo que todavía parece no haber entendido Ciudadanos es que su huerto dio al traste el domingo justamente por sus cambios de opinión. Y ahora Igea queriendo exportarlo como modelo de éxito a esta región… No se entiende de otra manera su «canutazo» posterior.

Francisco Igea quiere cargar él solo con España entera, como un mártir metido a intelectual y de paso con lo que queda Cs también. Aunque salió Villegas en rueda de prensa a tiempo de decirle que con hacerse cargo de la vicepresidencia de Castilla y León va bien. A uno lo que le sorprende es un político capaz de hacer la intervención más notable del pleno del martes: una defensa calmada de la unidad de España y del modelo de país, del régimen del 78 y de todo lo que deberíamos sentirnos orgullosos y armarla nada más salir del hemiciclo. Dejó temblando su gobierno y a sus socios porque Ciudadanos, según dijo, «está dispuesto a todo» para que Sánchez no consume su alianza con Podemos. Y en ese todo entraba jugar a los cromos con las autonomías donde gobiernan, si fuese menester, para evitar el acuerdo en La Moncloa.

Ciudadanos, pudo ser tantas cosas… Lo que nunca sopesaron -y no hay peor veneno- es la irrelevancia. Igea es el doctor Jeckyll y Mr. Hyde, un lobo para sí mismo.

============L00 Cab 10 (144011095)============

la sombra de mis pasos

============B15 Firma opi (144011097)============

guillermo garabito

============C70 Tit Opi 18 (144011096)============