Spain

El farolillo rojo señala aún más a Molina

El Racing cae a la última posición después de jugar este jueves el mismo partido de tantas jornadas con el agravante de que ante el Deportivo no le dio ni para empatar. La derrota complica aún más la ya delicada situación de un equipo desnortado que se dejó remontar ante el colista de la categoría y evidenció una frustración colectiva preocupante.

Al Racing todo se le hace largo y Riazor volvió a demostrar que suspende en el aspecto psicológico; es la cuarta vez que se adelanta en el marcador y no consigue ganar, algo que para un equipo que ha sido capaz tan solo de firmar dos triunfos es toda una manifestación de su impotencia.

Si el escenario era muy comprometido, ahora falta por ver cómo le afectará al vestuario ser colista y no ser capaz de ganarle al que hasta ahora era el farolillo rojo destacado. Pero no deja de ser inaudito que el Racing después de una lamentable racha de dos victorias en 23 partidos siga estando a tres puntos de la salvación. El bajísimo rendimiento del equipo cántabro recibe la réplica de sus compañeros de sufrimiento de la zona roja que afortunadamente no lo están haciendo mejor que él. Así las cosas, los cántabros son los últimos gracias -entre otras cosas- a ser el líder en el ambiguo capítulo de los empates (13) y ser el único equipo de la categoría que no ha conseguido un triunfo a domicilio. La zona de abajo está muy compacta; entre el Oviedo (17º) y el Racing (22º) tan solo hay cuatro puntos y por el camino hay seis equipos.

Los números de Cristóbal Parralo

0,87
puntos por partido. Este es el dato que acumula el míster desde que llegó al Racing. 8
partidos ha dirigido el cordobés al equipo. Prácticamente la mitad de los de Ania.

Los números de Iván Ania

0,80
es el registro de puntos que logró antes de ser cesado el míster asturiano. 15
partidos dirigió el técnico. Tras ascender al equipo, su crédito se acabó.

El Deportivo, precisamente, ha cambiado dos veces al entrenador y parece que con el tercero, Fernando Vázquez, ha acertado y ha sumado tres triunfos consecutivos; además ha fichado en invierno a Merino y Çolak y los dos debutaron ayer con gol. El Racing, por su parte, ha cambiado al técnico y a estas alturas apenas ha mejorado nada. Iván Ania logró antes de ser cesado un registro de 0,80 puntos por partido, mientras que el del Cristóbal es de 0,87. Inapreciable. Ambos han ganado un partido, el asturiano de quince intentos y el cordobés en otros ocho. Los empates de Ania fueron nueve y los de Cristóbal -con siete partidos menos dirigidos- cuatro. Para corroborar que el rendimiento del equipo apenas ha mejorado basta con comprobar los goles anotados, 16 con el asturiano en el banquillo y ocho con el cordobés y los mismos porcentajes en el capítulo de encajados: veinte por diez. Los registros, las sensaciones y los resultados confirman que no se trata de una mala gestión táctica de los entrenadores si no de una escasez de recursos en la plantilla -confeccionada por Chuti Molina- alarmante. El racinguismo señala al director deportivo como el causante del tortuoso peregrinar que hasta ahora protagoniza el Racing en su vuelta al fútbol profesional. Quedan trece días para que se cierre el mercado de invierno, pero es tan palpable que al equipo le falta tanto que es necesario hacer un acto de fe para confiar que incluso acertando esta vez y pese a las tremendas obligaciones federativas a cumplir -ajustarse al límite salarial y contar con fichas disponibles- pueda enmendar Molina las carencias de la plantilla. Pero al club no le queda otra.

Las jornadas pasan y las posibilidades de salvarse se reducen. Quedan 19 partidos y aunque parezca una quimera ya hay quien empieza a calificar de determinantes los enfrentamientos directos entre los equipos de abajo porque dada la poca efectividad de todos ellos nadie imagina que puedan ser capaces de sumar triunfos ante otros equipos. En ese episodio, el Racing no lo lleva mal del todo. Con el Dépor sale perdiendo tras caer ayer en su campo, pero cosechó empates con el Oviedo, el Lugo y el Tenerife. Además, le ganó en la primera vuelta al Extremadura (3-0) por lo que falta la segunda mitad del campeonato para valorar si finalmente esos duelos se convierten en imprescindibles para salvar la categoría.