Spain

El Gobierno insiste en que no había razones sanitarias para anular el Mobile World Congress de Barcelona

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha descartado este jueves que la suspensión del Mobile World Congress de Barcelona se deba a alguna alerta sanitaria por coronavirus en España y ha aludido a "otras razones" que habrían propiciado su cancelación, pero que no ha especificado.

"No es por ninguna alerta sanitaria en nuestro país, que estamos en una situación de respuesta muy buena", ha dicho en declaraciones a los periodistas antes de asistir a un desayuno informativo con la presidenta de La Rioja, Concepción Andreu.

Qué es el coronavirus | Mapa

Calvo ha aludido a "otras razones" que habrían podido determinar la cancelación del congreso, decisión que se anunció este miércoles debido a las importantes anulaciones por parte de las empresas, pero no se debe a "razones sanitarias" ya que la situación de España está "francamente controlada". 

La también ministra de Presidencia y Relaciones con las Cortes ha recalcado que los dos casos de coronavirus en España presentan una evolución "muy positiva" y ha destacado que los españoles en situación de cuarentena han salido este jueves del hospital Gómez-Ulla tras superar los 14 días de cuarentena.

Además, en un comunicado, el Gobierno ha manifestado su apoyo y solidaridad "con todas las personas afectadas por el coronavirus en distintas partes del mundo, especialmente en China". No obstante, el Ejecutivo ha insistido en que no son razones de salud pública en España las que han motivado la cancelación del Mobile World Congress (MWC).

Sistema de salud "muy potente"

El ministro español de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado este jueves en Bruselas que "no hay ninguna razón de salud pública que aconseje tomar ninguna medida o que impida la celebración de eventos" como el Congreso Mundial de Móviles (MWC), cancelado por la preocupación global por el brote de coronavirus.

"Nosotros tenemos un sistema nacional de salud muy potente y estamos preparados para hacer frente a cualquier situación", ha matizado Illa, que esta mañana asiste a una reunión extraordinaria con sus homólogos europeos para abordar la situación del coronavirus y coordinar una respuesta para evitar la propagación del virus.

Illa ha indicado que "respeta las decisiones de cualquier entidad privada u organización", pero remarcó que el Gobierno "está tomando las decisiones conforme a lo que recomiendan los técnicos y el seguimiento diario que se está haciendo del brote de coronavirus".

"Nuestro objetivo único es garantizar la salud de todos los ciudadanos de Barcelona, Cataluña y España", ha apostillado el ministro de Sanidad, quien ha precisado que, "si en algún momento hay que tomar medidas para proteger la salud de los ciudadanos, las tomaremos".

"No hay motivos"

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Trasformación Digital, Nadia Calviño, ha afirmado que no existen motivos para la cancelación 

"Tenemos una salud pública excelente y los contagios que ha habido han sido tratados correctamente. No hay motivos. Hemos estado en constante contacto con los organizadores del Mobile y a su disposición para poner todos los medios para garantizar la seguridad. Veremos qué explicaciones dan", ha afirmado Calviño 

También, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha defendido este jueves la gestión del Gobierno tras la cancelación y ha instado a las empresas que decidieron no acudir a explicar esta decisión de por qué declinaron asistir a este evento y sí acuden a ferias similares en otros países.

Preguntada por qué algunas empresas han decidido acudir a otros eventos similares y no al de Barcelona, Reyes Maroto ha asegurado que esa información corresponde a las empresas, "que ya han sacado comunicados".

Pérdidas millonarias

El presidente de la patronal catalana Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha lamentado los 15.000 empleos perdidos. Sánchez Llibre ha estimado que las pérdidas para la economía serán de 500 millones de euros, con el consiguiente efecto para los empresarios.

El presidente de la patronal ha afirmado que habrá que pasar página y mirar a las oportunidades del futuro. Además de la celebración del evento en 2021, quieren asegurarse un contrato para los siguientes años, ha añadido.

"No estamos preparados para unas pérdidas tan importantes, pero sí estamos preparados para continuar con la lucha", ha afirmado Llibre, que se ha declarado optimista con el futuro.

Del mismo modo, el presidente de Foment del Treball ha insistido en que "es difícilmente entendible que a 1.500 km de Barcelona se esté materializando una feria similar aunque más reducida y no haya habido ninguna anulación. Lo que si es cierto es que los expositores principales iban cayendo día tras día".

La organización había cifrado que el Mobile tendría un impacto en la economía de 492 millones de euros gracias a sus 110.000 visitantes y la generación de unos 14.100 empleos.