logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El SES achaca la caída de trasplantes al envejecimiento de la población

El Servicio Extremeño de Salud (SES) achaca la caída del número de trasplantes que se produjo el pasado año al envejecimiento de la población, ya que conlleva que muchos de los riñones donados no sean compatibles. Ante esto, la sanidad regional promoverá la donación en asistolia (parada cardiaca) y entre personas vivas.

El vicepresidente segundo de la Junta y consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, considera positivos los datos de donación y trasplante que se registraron el pasado año en la comunidad, pero ha reconocido estar «moderadamente satisfecho».

Según la información publicada la pasada semana por la Organización Nacional de Trasplantes, Extremadura tuvo en 2019 un total de 52 donaciones, casi un 25% menos que el año anterior, cuando se llegó a un pico histórico de 69. En cuanto a los trasplantes, bajaron un 30%, al caer de 100 en 2018 a 70 en el pasado ejercicio.

Vergeles ha recalcado que, pese a la caída, Extremadura se mantiene por encima de la media nacional en donaciones con 49,1 por cada millón de habitantes. Asimismo, ha subrayado que la bajada en 2019 es más llamativa por el espectacular incremento que se produjo en 2018, que se vio favorecido por el inicio del programa de donación en parada cardiaca y fallecimiento en el centro hospitalario (hasta entonces solo se practicaba si había muerte cerebral). Pero ha destacado que en ambos ejercicios la región estuvo por encima del promedio histórico, que es de unas 45 donaciones al año. También ha apuntado que la comunidad está en la media en rechazo de donaciones por parte de familiares de fallecidos. En este sentido, ha incidido en la importancia del registro anticipado de voluntades para que las personas comprometan la donación de sus órganos y eviten que en el momento de su fallecimiento sus seres queridos tengan que tomar una decisión que no siempre es fácil.

Trasplantes de hígado y riñon

En cuanto a los trasplantes, se produjeron 31 de hígado, el mismo número que el año anterior, lo que evidencia una consolidación del programa. Por el contrario, en riñones se registraron 30 menos al pasar de 69 a 39, y eso a pesar de que el año pasado se puso en marcha el programa de donación entre personas vivas, que permitió tres trasplantes.

Vergeles ha explicado que para la Comisión Regional de Trasplantes esta caída se debe al envejecimiento de la población. Como ha indicado, los donantes son cada vez mayores, lo que condiciona que los órganos lleguen en buen estado y sean compatibles con los posibles receptores.

Asimismo, ha apuntado que la lista de espera para recibir un riñón se ha reducido a 73 pacientes, en muchos casos de grupos de difícil compatibilidad, lo que complica las posibilidades de donación.

De cara al 2020, el SES se plantea como objetivos incidir en el programa de donante vivo y prestar más atención a los casos de enfermedad renal crónica avanzada para detectar más pacientes que puedan optar a un trasplante.

Además, se mantiene a la baja el número de accidentes de tráfico, una de las principales causas de fallecimiento por muerte cerebral. Eso da más protagonismo a los accidentes cerebrovasculares, lo que implica un envejecimiento del donante y por tanto complicaciones para el trasplante. De ahí que se plantee promover la donación en asistolia, para lo que se estudiará actuar en casos que se producen fuera de los hospitales. También se consolidará la red de centros detectores de posibles donantes, ya que se considera que áreas como la de Mérida pueden aportar más.

Junto a esto, Vergeles ha apuntado que en 2020 «daremos un salto de calidad en cuanto a la formación» con la colaboración del Centro de cirugía de mínima invasión. El objetivo es mejorar el aprendizaje de los profesionales sanitarios para que los órganos donados puedan ganar en viabilidad.

Themes
ICO