Spain

«Estoy empezando a notar que me faltan las fuerzas»

Los niños la tienen entretenida. Está mucho más pendiente de ellos que de su situación laboral. «Intento no pensar mucho», afirma Isabel Urrero, trabajadora de una empresa auxiliar del automóvil y una más de los miles de burgaleses que conforman los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que se han tenido que firmar como consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19. «La situación es muy complicada. No creo que nosotros la volvamos a ver. Igual nuestros hijos», comenta pensando en la paralización total de la actividad y la cuarentena social.

Isabel lleva confinada en casa desde el pasado 17 de marzo. Ella y sus hijos no han salido ni un día a la calle. Las compras las hace su marido, que sigue trabajando como servicio mínimo esencial en su empresa. E Isabel reconoce que, después de tres semanas de confinamiento, «está empezando a notar que hay momentos en los que le faltan las fuerzas». Por eso no le da vueltas a la cabeza ni se informa sobre la evolución del coronavirus más allá de lo imprescindible.

«Hay veces que, aunque no quieras, las emociones tiran de ti», asegura. Y estar viendo constantemente los datos de contagios y, sobre todos, el número de fallecidos se hace duro. Además, en su familia tienen una persona afectada. La hermana de su madre se encuentra ingresada en la UCI, lleva casi un mes y, aunque está mucho mejor, está siendo duro. Todo suma para que haya momentos en los que el confinamiento se pongan muy cuesta arriba. Sin embargo, Isabel tiene muy claro también que es mejor seguir confinado que exponerse al riesgo.

Su empresa no podrá volver a trabajar hasta que sus clientes no reactiven producciones y «el sector de la automoción está muy parado», recuerda. Eso sí, Isabel afirma que prefiere esperara. «Sé que la situación es difícil y que tenemos que poner todos de nuestra parte», reconoce. Estar en un ERTE no es plato de gusto ni para empresa ni para trabajador. No obstante, Isabel asegura que de poco vale que tenga que quedarse en casa, hacer cuarentena social, «si luego tengo que trabajar en una línea de producción con un compañero a menos de un metro».

Así que Isabel Urrero seguirá en casa, acatará las normas del confinamiento e intentará sobrellevarlo lo mejor que pueda. Y esperando a que se reactive la económica y se pueda volver a la normalidad, grandes y pequeños.

Football news:

Barcelona quiere convencer a Artur para que acepte un Intercambio en la Juventus por Pjanic
Marcelo: Pierdes la técnica cuando no entrenas con la pelota durante tanto tiempo
Depay se recuperó completamente de la lesión de los cruces. No juega desde diciembre
Goretzka en dos meses de cuarentena ha crecido fuera de forma, ahora se le aprietan las mangas. ¡Transformer! 🤖
El Barcelona está dispuesto a volver a ceder a Coutinho por 10 millones de euros
Gil sobre Adam traor: Es un fenómeno. Es el jugador más rápido del mundo
El Milan está Interesado en el Hendrick de Irlanda. Puede salir de Burnley como agente libre