Spain

Ferreyra: el calvario de la equivocada apuesta del ‘nueve’

Antes de que explotara el caso Rubi en el Espanyol, que acabó con el entrenador saliendo por la puerta de atrás rumbo a Sevilla, se habló largo y tendido de Facundo Ferreyra en la planificación del próximo curso. Con Borja Iglesias (quien ya había pactado una cláusula de solo 28 millones) en el escaparate, el delantero argentino había llegado en enero para ser el futuro nueve del Espanyol. Pero Rubi no las tenía todas consigo. Apenas lo había alineado (209 minutos) en cuatro meses y creía que no podía ser el sustituto del gallego en caso de venta. Luego, se fue el entrenador. Llegó David Gallego. Y Ferreyra fue el nueve. La inversión se hizo por Matías Vargas, un extremo, y no por un delantero.

Nueve meses después de aquel sísmico mayo y tras invertir 21 millones en Raúl de Tomás, el delantero argentino ha participado en 1.258 minutos entre Liga, Copa y Europa League, anotando ocho goles (seis de ellos en la previa), pero su trayectoria ascendente en el equipo se rompió justamente cuando anotó en Eibar en la jornada 4 su único tanto en la competición doméstica. Se lesionó y entró en barrena. Desde entonces, solamente ha participado en ocho partidos ligueros, tres de titular. No ha marcado y apenas ha generado peligro. Acostumbrado a jugar dentro del área y falto de confianza, Ferreyra pasa desapercibido en la mayoría de encuentros. En Wolverhampton tuvo la ocasión más clara que detuvo Rui Patricio, mientras que después tocó otros 23 balones en distintas zonas del campo, solo uno en el área.

El delantero únicamente ha rematado siete ocasiones en LaLiga en los 536 minutos que ha disputado, mientras que otros arietes como Jonathan Calleri (28 remates en 1226 minutos), Raúl de Tomás (15 lanzamientos en 360 minutos) o Wu Lei (19 remates en 951 minutos) le superan ostensiblemente.

Con la eliminación en la Europa League a falta de la vuelta y después del rotundo 4-0 de la ida, la situación de Ferreyra tiene visos de empeorar de aquí al final del campeonato. Para Abelardo Fernández es el cuarto delantero. El jugador, con uno de los salarios más elevados de la plantilla, finalizará su cesión en junio y regresará al Benfica. Un fichaje sin rendimiento.