Spain

Gloria Camila, sobre Sofía Suescun: «Tiene que cambiar el chip porque así va mal»

Gloria Camila Ortega Mohedano pisó el plató de «Volverte a ver» «para dar la entrevista que nunca ha dado», prometió Carlos Sobera al inicio del programa.

Recibida con el chorro de voz de su madre cantando «Como yo te amo», no esquivó ninguna pregunta en una extensa entrevista en la que proporcionó un buen ramillete de titulares. «Para mí, mis padres son lo más grande», dijo ya de entrada. Ignoraba que Ortega Cano estaba entre el público del plató para darle una sorpresa.

Una madre estricta

Gloria Camila pisó España con tres años. Su hermano José Fernando contaba con el doble. Fue, dijo, «como la llegada a la felicidad», al seno de una familia tremendamente famosa, la encabeza por la tonadillera Rocío Jurado y el torero José Ortega Cano.

¿Qué recuerdos tiene de «la más grande»? «Lo que recuerdo es que era como muy estricta: las notas, el colegio... Pero después se iba de viaje y traía regalos para todos». Lo que más admiraba era «su humildad», porque Rocío «no se creía superior a nadie». En todo caso, admitió que su hermano era más de su madre y ella estaba más apegada a su padre.

Una estrella en el cielo

Por cuestiones de edad, nunca llegó a ser consciente de la gravedad de la enfermedad de su madre, que finalmente falleció el 1 de junio de 2006 víctima de un cáncer. «Cuando me desperté, mi tía y mi prima me dijeron que había una nueva estrella en el cielo y que mi madre se había ido». Así se lo contaron. Gloria Camila tenía 10 años.

«Según van pasando los años, lo vas notando más», dijo sobre el hueco dejado en la familia por la Jurado. Elogió el esfuerzo realizado por Ortega Cano para mitigar esa enorme ausencia: «Mi padre hizo de madre y de padre, y lo hizo de maravilla».

El torero sufrió mucho y durante mucho tiempo: «Yo lo veía llorar todos los días». Se convirtieron «en cómplices», «en confidentes», y lograron salir del hoyo.

La extremaunción de su padre

«A mi padre le dieron la extremaunción cuando tuvo el accidente», recordó. En el programa, este episodio se presentó como «un grave accidente que casi le cuesta la vida» al torero. No se mencionó que se produjo cuando, después de dejar a su hija en casa de una amiga, invadió el carril contrario y colisionó contra el coche que conducía Carlos Parra, quien falleció a consecuencia del choque.

Gloria Camila siempre mantuvo la fe. «Ya había salido de tantas cosas que yo sabía que saldría de esa también. Y salió». En todo caso, en la familia lo pasaron «muy mal» por «todo lo que se decía [sobre su padre], que eran barbaridades». Hicieron piña familiar y superaron aquella complicada coyuntura. Lo iban a ver todos los fines de semana a la cárcel, en Zaragoza. «Fue muy duro, me faltaba mi padre».

Después llegaron buenas noticias. «Mi hermano José María vino en el mejor momento», dijo sobre el hijo de Ortega Cano y la hoy «superviviente» Ana María Aldón, a quien elogió. «Es una mujer que quiere muchísimo a mi padre y que se ha portado genial con nosotros».

Su hermano, «papá»

«Es una persona más vulnerable que yo», dijo sobre su hermano José Fernando. «Lo de mi madre y las malas influencias lo acabaron llevando por el mal camino», recordó apenada. «Se dejó llevar», resumió. Y acabó en la cárcel. «Ahora está bien. Ha sido papi», apuntó. «Mi sobrina soy yo, pero de pequeña», presumió de parecido físico.

Desconexión con Rocío Carrasco

Sabido es que no se lleva con Rocío Carrasco. «Recuerdo que la relación era buena, pero no sé que pudo pasar para que eso desapareciese», afirmó. «¿Que si tengo una conversación pendiente con ella? La hubiese tenido hace mucho tiempo, pero ahora... Si tiene que pasar que pase, pero...». En definitiva, no es algo que le quite el sueño a estas alturas de la vida.

Rocío Flores, su «hermana»

«Es la hermana que nunca tuve. La quiero con locura», dijo sobre la hija de Antonio David y Rocío Carrasco, actualmente en Honduras como participante en «Supervivientes», donde lo está pasando mal. «Nos hemos hecho fuertes las dos juntas. Es mi mitad y la quiero con locura«, añadió a continuación.

Nada que perdonar a Kiko Jiménez

«Me enamoré y fueron años muy bonitos», dijo sobre su relación con Kiko Jiménez. Cuatro, en concreto. «Ahora es un recuerdo, una persona que ha estado en tu vida y ha sido importante». «No tengo nada que perdonarle», zanjó.

La falta de madurez de Sofía Suescun

«Vive por y para para la tele, es su manera de llamar la atención», dijo sobre su «enemiga», Sofía Suescun, la actual pareja de su ex Kiko. La acusó de «llevar meses» haciendo portadas a costa de su familia. Le dio un consejo: «Tiene que cambiar el chip porque así va mal». A su juicio, «le falta como un poco de madurez». «Es una provocadora nata», zanjó.

Muy feliz con su actual pareja

«Estoy muy feliz en pareja». De su nuevo novio, David, elogió su «saber estar».