Spain

“Gobierno y Generalitat han acercado posiciones pero aún están lejos de poder entablar un diálogo a fondo”

Ante todo mucha calma. Los puentes que ha empezado a tender el Gobierno de Pedro Sánchez con la Generalitat para evitar un nuevo conflicto que termine en otra declaración de independencia y una consiguiente aplicación del artículo 155 son muy frágiles. Y los artificieros que corren a ambos lados con ganas de romperlo todo son muchos y persistentes. La semana pasada apuntábamos que había que prestar atención que alguna cosa se estaba moviendo entre los dos frentes y así parece que empieza ya a ser percibido de forma más general. Pero también escribimos que el hilo es muy fino y se puede romper con facilidad. En el cuestionario que respondió a este diario el exconseller Joaquim Forn está una de las claves de la situación actual. Forn habla de “crear las condiciones favorables” para el diálogo. Estamos ahí. Sería un error pensar que se está ya en una fase de negociación para discutir una fecha y una pregunta para el referéndum. El Gobierno socialista se ofrece jugar a fondo la vía bilateral y mejorar algunas de las viejas reivindicaciones de la Generalitat en un ámbito puramente de mejora autonómica. Sólo pide a cambio que el Govern abandone toda tentación de unilateralidad y reduzca en todo lo posible la tensión dialéctica. Por eso fue bien valorado el discurso del president Quim Torra de lo que llegó en un primer momento a la Moncloa y lo que después se acabó diciendo . A partir de aquí, si esta vía prospera, se podrá avanzar en intentar abordar el problema más de fondo. Esta fase de tanteo y acercamiento va a ser puesta a prueba en los próximos meses con toda clase de dificultades que puede hacer peligrar la buena voluntad de ambas partes. La Diada era el primer mojón del largo camino a recorrer y ya se ha superado sin generar ningún nuevo problema. El independentismo evidenció que sigue disfrutando de buena salud con una demostración impresionante de civismo y de convencimiento, y el Gobierno socialista prefirió no minimizarla como sí hizo el Ejecutivo de Rajoy. Prueba superada. La conmemoración del 1-O es la siguiente etapa e inmediatamente después llega el debate de política general en el Parlament donde no se pueden descartar posicionamientos de la mayoría soberanista que sacudan los cimientos de la Moncloa. Hay preocupación porque la oposición de Ciudadanos y PP va a magnificar cualquier moción que salga del Parlament, y al mismo tiempo, no existen dudas que la CUP intentará arrastrar a JxCat y ERC a que voten a favor de implantar ya la República. De todas formas, el momento más complejo será, sin duda, la celebración del juicio contra el independentismo pero se confía que en aquel momento las vías de diálogo que ahora echan a andar puedan estar mucho más consolidadas.

El 1 de agosto se reunió la comisión bilateral entre los dos gobiernos después de siete años
El 1 de agosto se reunió la comisión bilateral entre los dos gobiernos después de siete años (Xavier Cervera)

¿Cuáles son estas vías? Existen las formales entre los dos gobiernos como bien recordaba esta semana la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, que ha contado hasta 15 reuniones formales entre consejeros y ministros, y existen otras menos públicas con Waterloo y con la prisión de Lledoners donde Jordi Sánchez y Oriol Junqueras juegan un papel muy importante. De todas formas el hombre clave sigue siendo Carles Puigdemont. El expresident tenía un gran concepto de Pedro Sánchez cuando éste estaba en la oposición pero ahora ya ha dejado claro que no se fía en absoluto y pide evidencias rápidas del nuevo talante del Gobierno. Hay prisa en que el clima existente se traduzca en algo positivo pero ya se sabe que la Administración del Estado va a su ritmo. El expresident no está para bromas y no va a poner nada fácil la negociación con el Gobierno socialista si no ve resultados tangibles. El traslado de los presos y presas a cárceles catalanas ya lo tiene descontado. En cambio, en medios del Govern comienzan a sonar voces de altos cargos que creen que se puede aprovechar esta oportunidad para lograr acuerdos concretos como el traspaso de Rodalies de una vez por todas, la retirada de los 14 recursos que el Gobierno de Rajoy interpuso contra leyes de la Generalitat o consensuar un buen acuerdo sobre inversiones en Catalunya para el próximo año. Ya se sabe son las dos almas del independentismo: la posibilista y la radical. Cuando los exconvergentes están en un lado, los republicanos están en el otro y a la inversa. Parece que ahora se pueden poner todos en el punto más pragmático pero el Gobierno del PSOE tendría que mover ficha rápido.

Días clave para el Govern

El último pleno del Parlament se tuvo que suspender por la falta de acuerdo entre JxCat y ERC sobre como afrontar la suspensión de diputado de Carles Puigdemont dictada por el juez Llarena. El verano ha ayudado a tranquilizar los ánimos pero la desconfianza entre ambas formaciones sigue latente y se nota en el Govern. Una derivada es que no hay fecha prevista para el pleno que debía renovar los cargos del consejo de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA). Ambos partidos firmaron un documento que esta renovación se produciría en el tercer pleno después de la primera reunión del Govern pero ahora ya no está sobre la mesa.

El refugio de Waterloo

Carles Puigdemont está teniendo una serie de propuestas de distintas universidades europeas para dar conferencias sobre el conflicto catalán. En un primer momento, el expresident se planteó hacer una gira para aprovechar también el momento de publicación de su libro La crisi catalana. Una oportunitat per Europa que ha sido coescrito con el periodista Olivier Mouton y que se pondrá a la venta en toda Europa a finales de mes. Pero tras consultarlo con sus abogados parece que la mejor opción será la de no hacer muchas salidas al exterior. Lo que si tiene claro es intensificar su presencia en la prensa internacional en los próximos meses.

Football news:

Jürgen Klopp: mis dos grandes favoritos de la liga de Campeones son el Bayern y el Manchester City
Cheryshev hizo un gol en La liga por primera vez desde septiembre
Müller sobre ganar la Copa de Alemania: un momento un poco triste. En dicha final no hubo aficionados
Lampard 3-0 con Watford: Victoria seca en casa, tres goles anotados: Chelsea jugó muy bien
Pulisic por 3-0 con Watford: Chelsea necesitaba esta victoria. Estamos seguros de que podemos entrar en el Top 4
Rebic anotó 9 goles para el Milan en 11 partidos de La serie A
Mikel Arteta: Llegar al Arsenal a la liga de Campeones parecía imposible hace unas semanas