Spain

Li Zhensheng: los verdaderos ojos de la Revolución Cultural china

La Revolución Cultural, liderada por Mao Zedong con brazo de hierro y un libro rojo en la mano, es uno de los episodios capitales (tan influyente como vergonzoso) de la reciente Historia de China. Sin embargo, es también uno de los menos conocidos y de los más borrados de su memoria histórica. La abrumadora censura aplicada oficialmente durante años respecto a estos acontecimientos, en una suerte de Damnatio memoriae, tan característica de la Roma Imperial, «al estilo chino», consiguió mantener cerrados los ojos del mundo al conocimiento real y verdadero de los sucesos e iniquidades que le dieron forma. Afortunadamente solo en parte. Otros ojos, los de la mirada fotográfica de Li Zhensheng (1940-2020), permitieron, al menos en cierta medida, ser testigos presenciales de muchos de ellos. Ahora, con su muerte, esos ojos se han cerrado, pero solo de un modo parcial, y por el arte de magia de la magia del arte fotográfico, continúan y continuarán vivos en nuestra Historia y en nuestra memoria.

Pasión por la imagen

Li Zhensheng nació en la ciudad portuaria de Dalian, Liaoning, en el nordeste de China, en septiembre de 1940, en el seno de una familia humilde; su padre había sido cocinero en un vapor, y más tarde agricultor, y su madre falleció cuando solo tenía 3 años de edad. Poco después, la familia se mudó a otra ciudad, en la provincia oriental de Shandong, donde crecería junto a su hermana pequeña y a otro hermano, muerto en 1949 combatiendo con el ejército revolucionario de Mao Zedong.

Desde muy joven sintió un gran interés por el cine y la fotografía, trasladándose a estudiar cinematografía a la Escuela de Cine de Changchun, en la provincia de Jilin, donde también aprendió las bases de lo que sería su sintaxis como fotógrafo. Tras graduarse, en 1963 encontró trabajo como fotoperiodista en el Diario de Heilongjiang, en la ciudad de Harbin. Cinco años después contraería matrimonio con Zu Yingxia, editora del mismo periódico. El propio diario, dentro de la tónica habitual de esos años, debía cumplir una política estricta impuesta por el gobierno de no publicar nada más que imágenes «positivas» que daban, por tanto, una visión parcial, ficticia y (re)construida de la realidad del país.

Ocultó bajo el suelo de su casa veinte mil negativos de hechos «políticamente incorrectos»

El mismo Li y su esposa sufrieron esta represión, pasando dos años en uno de los muchos campos de reeducación que existieron por esas fechas. En 1972 pudo volver al periódico ya como jefe de fotografía. Diez años más tarde se convertiría en profesor en la Universidad de Pekín. Sus últimos años transcurrieron entre esta capital y Nueva York, donde residían su hijo Xiaohan y su hija Xiaobing, ciudad en la que falleció el pasado 24 de junio a los ochenta años debido a un derrame cerebral. «He pasado toda mi vida luchando por ser testigo presencial y documentar la Historia. Ahora por fin descansaré en ella», fue el último mensaje que quiso hacer público al mundo a través de su familia.

Y no hay duda de que esa voluntad de levantar acta visual de parte importante de algunos de los hechos que escribieron -en muchos casos con letras de sangre y de fanatismo- la Historia de la segunda mitad del siglo XX en su país constituye su principal contribución a la fotografía contemporánea.

Li Zhensheng secando fotografías al comienzo de su carrera
Li Zhensheng secando fotografías al comienzo de su carrera

Censura oficial

Su puesto de fotoperiodista, con el brazalete rojo de fotógrafo oficial, le permitió acceder a una serie de escenas, momentos y situaciones, «políticamente incorrectos», que, de no ser por el testimonio de su cámara, se habrían perdido para siempre en el humo sepia del olvido. Durante 35 años, y debido a la férrea censura oficial, tuvo que ocultar bajo el suelo de su casa en bolsitas de papel más de veinte mil negativos sin revelar de esos hechos, junto a una descripción minuciosa de personas, lugares y sucesos concretos.

En 1988, aprovechando un breve período de apertura, tuvo la oportunidad de mostrar 20 de esas imágenes prohibidas en Pekín. Se trataría solo de un espejismo. Sin embargo, fue también cuando empezó a trabajar con la agencia Contact Press Images, hecho que finalmente culminaría con la publicación en 2003 de una selección de esas fotografías en un libro llamado Red-Color News Soldier (en alusión a la inscripción que aparecía en ese brazalete rojo), lo que permitió desde entonces que pudieran ser vistas en más de sesenta países, incluidos Hong-Kong y Taiwán, pero todavía no en su propia patria.

Li Zhensheng también documentó fotográficamente las protestas en Pekín que dieron lugar a los sucesos de la plaza de Tiananmen, en 1989, aunque nunca llegó a publicar esas imágenes.

Football news:

Bardzagli about Grosso reemplazarán a Pirlo en la Juventus U23
Daudov sobre Akhmat: estoy Seguro de que con cada nuevo juego, el equipo Interactuará mejor
Balotelli es Interesante para Besiktas. Le ofrecen 2,5 millones de euros al año
Matuidi dejará la Juventus. Tiene ofertas de la Ligue 1 y la MLS
Spartak se va a retirar del RPL debido al arbitraje – ¿su reacción?
El Atlético tiene 2 casos de coronavirus. El partido contra Leipzig es el 13 de agosto
Renzo Ulivieri: Pirlo es uno de los pensadores más profundos del fútbol mundial. Él sabe más que la mayoría de los entrenadores