Spain

“Llegar hasta la Asunción ayudará a muchos a vestir nuestra túnica”

-Segundo mandato consecutivo pero usted ya fue hermano mayor hace ya algunos años.

-Yo fui hermano mayor en otras dos legislaturas seguidas. Descansé ocho años, por decirlo de alguna forma porque siempre he estado implicado en la hermandad, y ahora pues haremos, si Dios quiere, otros ocho años en otra etapa.

-Usted no es cofrade de tres o cuatro cofradías.

- Yo soy de la Piedad de toda mi vida. Con un mes me apuntó mi padre en la hermandad y nunca he pertenecido a otra. Mi padre fue secretario de la corporación durante muchos años siendo Juan Pedro Domecq y Díez hermano mayor. Entonces no había muchas hermandades y por aquella época los secretarios de las pocas que había se reunieron y decidieron hacer la Unión de Hermandades. Mi padre fue uno de ellos. Llevo setenta y un años como hermano.

-Siempre activo en la hermandad porque usted ha ocupado cargos muy importantes en su profesión. Pero nunca dejó de ser cofrade de la Piedad.

-He tenido etapas más apartado por vivir fuera de Jerez. La etapa de estudiante, después estuve en Sevilla y he estado en Madrid algunos años por motivos profesionales. Pero totalmente apartado, nunca. Nunca he perdido el contacto con la hermandad.

- No hubo otra candidatura.

- Pues en esta ocasión no. Hace cuatro años sí hubo otro candidato pero en esta ocasión dije que quería presentarme para finalizar mis proyectos y no ha habido una alternativa. La junta sí va a ser distinta. Repite un buen número de mi equipo de junta anterior. Pero en esta ocasión hemos incluido a cinco jóvenes que hace falta. Son nuevas ideas y ellos tienen que tomar el relevo para la continuidad.

- ¿Usted es un clásico?

- Sí. Soy un clásico y mi hermandad es muy clásica también. Esta hermandad es muy antigua y en cierta forma a mí también me gusta lo de siempre. Un clásico de las cofradías.

-¿Qué objetivos tiene en este mandato?

- Creo que el objetivo de este mandato es dedicarse a hacer lo que es una hermandad que no es otra cosa que una asociación de fieles al servicio de la Iglesia. Esto hay que transmitirlo. Y más ahora que son tiempos complicados. Potenciar la formación espiritual e intentar que los hermanos se sientan más integrados. En todos nuestros actos, cultuales o conferencias. Estar en la hermandad es estar en la Iglesia. Y todo ello sin olvidar la caridad que es importante.

- Siempre se ha dicho que esta cofradía ha sido de pocos nazarenos ¿Se quiere trabajar para recuperar los que no salen y animar a otros nuevos a salir?

- Bueno ya el año pasado hubo un repunte importante. Fue un diez por ciento más de otros años. El Santo Entierro sale muy tarde y cuando volvemos es muy de madrugada. Y a esto había que ponerle una solución. No tiene sentido. Ahora con el privilegio que nos ha concedido el señor obispo de hacer la estación en la Asunción, vamos a poder recuperar a mucha gente que por lo tarde que llegábamos no salían. La hora de llegada está prevista a la una y cuarto o y media como mucho.

- Algunos han dicho que la Piedad este año no va a hacer estación de penitencia porque no va a ir a la Catedral.

- Pues quiero recalcar que sí. Así nos lo ha dicho nuestro prelado. Si no hiciéramos estación de penitencia yo sería el primero que no hubiera querido esta solución. Digan lo que digan, la hermandad realizará su estación de penitencia en la iglesia de San Dionisio, parroquia de la Catedral. Y lo es así porque viene el señor obispo y representación del cabildo catedral. Así lo dice el decreto. El obispo lo especifica perfectamente. Que se realizará la estación de penitencia en San Dionisio. Es un privilegio que es muy importante porque nos va a aliviar mucho al cortejo y los niños aguantarán más.

- Parece que nunca estamos contentos.

- Es que hay mucha gente que aspira al Sábado Santo. Y esta jornada aquí en Jerez nunca ha tenido ni ambiente ni tradición. Hay que ser realista y es una jornada de reflexión ante la Resurrección del Señor. La solución había que buscarla en el Viernes Santo que ha sido siempre nuestro día. Hace treinta y muchos años que se acabó el Sábado Santo, pero es que antes solo hubo cofradías este día durante veintidós años. Y cuando salíamos el Sábado Santo no había nadie por las calles. Por tanto, eso del Sábado Santo hay que olvidarlo.

- Otra solución es salir todos antes. Pero para eso, las Viñas, por ejemplo, tendría que salir a las trece horas. Y eso no creo que lo quisieran.

- Por supuesto. Adelantar la jornada para que nosotros llegáramos antes es imposible. Sí es cierto que un poco se podría adelantar y sobre todo andar más rápido. No se lleva un ritmo adecuado.

- ¿Una vez llegada la cofradía a la Asunción tomaría la calle Sedería y Tornería?

- Está por ver. Hay otra posibilidad que es la puerta de San Dionisio que da a la plaza Cordobeses. Hacer allí la estación de penitencia, incluso acercar el paso del Mayor Dolor. Si fuese así, cogeríamos la plaza Plateros. Pero todo eso se está estudiando todavía. Una vez que lleguemos a Santo Ángel las Viñas ha debido de pasar por allí y estaría por Tornería. Nos colocaríamos detrás.

-Uno de los estrenos de la cofradía este año es el capataz de la Virgen.

- Será Manuel Monje quien este año la lleve y está muy ilusionado. La hermandad también está muy ilusionada porque está trabajando mucho y seguro que saldrá todo muy bien.

- ¿Proyectos de patrimonio?

- Queremos ir poco a poco haciendo para el palio una candelería nueva. En ello estamos. Será lento porque se quiere hacer bien. A nuestro palio no se le puede poner cualquier cosa. Este año estrenaremos un llamador nuevo para el paso del Señor Yacente.

- Qué le ha parecido el cartel de este año. Usted está autorizado para hablar porque el año pasado le tocó a su hermandad…

- Mi agradecimiento al cartel del pasado año porque fue una distinción a la hermandad. Te veas o no te veas en el cartel. No obstante, yo soy un clásico y me gustan los carteles que me identifiquen. No me gusta que los colores tapen a la Virgen y algunos detalles que no entiendo. Me gusta más el de Sevilla. Tiene toques de modernidad pero sin pasarse de frenada.