logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

Los hermanos del hombre encontrado en un palomar de su casa niegan que lo maltrataran

En Dos Hermanas aún recuerdan el revuelo que causó el descubrimiento en diciembre de 2015 de un hombre, C. R. de 59 años esquizofrénico, extremadamente delgado en un cuarto al que los policías calificaron de "palomar", situado en la vivienda que compartía con su hermano, de 76 años. Hasta el viernes se celebra el juicio en el que dos de los hermanos de este hombre están acusados de detención ilegal, delito continuado de aprobación indebida y delito contra la integridad moral. La Fiscalía de Sevilla pide 16 años de prisión para cada uno de los acusados.

El Ministerio Fiscal recoge en su escrito de acusación que este hombre fue hallado el día 16 de diciembre de 2015 cuando dos agentes de la Policía Nacional acompañaron a su casa a un hombre en evidente estado de embriaguez. Al entrar en el domicilio encontraron una puerta bloqueada con candado, manifestando éste espontáneamente que allí convivía con su hermano que "estaba enfermo mental".

Esta forma de entrar la policía en la casa y el estado en el que se encontraba el acusado G. R. fue la razón por la que la defensa de la acusada pidió la nulidad del registro, algo que fue rechazado por el tribunal cuyo ponente, José Manuel de Paúl será en breve el nuevo magistrado de la Sala de Apelación del TSJA.Uno de los vecinos avisó a la hermana de ambos, que se acercó a la casa con su marido y explicó a los agentes "la conveniencia de mantenerlo en ese estado para preservar su seguridad", no obstante los policías subieron la escalera y encontraron a un hombre "en una especie de palomar" en esas "pésimas condiciones", en un estado "bastante lamentable". Tanto es así que uno de los policías que declaró durante el juicio explicó que cuando entraron en la habitación había un cubo con los excrementos del hombre.

Sin embargo, la hermana de la víctima, Á. R. afirmó que aunque ella hacía un año que no subía a la habitación de su hermano porque tenía problemas de espalda y la escalera era "muy mala", entonces "el cuarto estaba en perfectas condiciones".

Durante su declaración, el acusado aseguró que se hizo cargo de su hermano tras el fallecimiento de su madre, y que C. R. "nunca estuvo encerrado" y aclaró en varias ocasiones que su hermana, aunque era la que iba al banco a cobrar la pensión "nunca se quedó con un céntimo, incluso le traía regalos que ella pagaba de su dinero". Sobre el día en el que la Policía encontró a su hermano en la casa aclaró que no se acordaba de algunos detalles "porque iba como una cuba", extremo que recoge el atestado policiall con expresiones como "superlativo estado de embriaguez".

Tanto él como su hermana negaron que la víctima estuviera encerrado en esa especie de palomar desnudo y sin calefacción en pleno diciembre, sino que alegaron que él mismo se desnudó cuando se dio cuenta de que estaba la policía. Según ellos tenía mucho miedo de los agentes desde un episodio ocurrido con anterioridad cuando dos motoristas le siguieron hasta la casa después de llamarle la atención por rebuscar basura en unos contenedores.

Una de las cosas que más llamó la atención a los agentes que intervinieron fue la existencia de candados en varias habitaciones y la exremada delgadez de la víctima. Según los acusados, "él siempre había sido así y era melindroso para las comidas"

La víctima, que actualmente está bajo la tutela de la Fundación Tau, contaba con antecedentes psiquiátricos desde la infancia y con el reconocimiento desde el año 1998 del 70 % de discapacidad física y psíquica. En 2004 fue declarado incapaz por el Juzgado Mixto de Dos Hermanas, pero no se le declaró tutor.

Este hombre recibía las pensiones de orfandad y enfermedad mental que los acusados "repartían para intereses propios y nunca en su beneficio" según el escrito del fiscal. Esto fue negado reiteradamente por ambos acusados, que explicaron que utilizaban el dinero para medicinas, comida y los gastos de la casa.

Themes
ICO