Spain
An article was changed on the original website An article was changed on the original website An article was changed on the original website An article was changed on the original website An article was changed on the original website

Sánchez ficha a Borrell para compensar los guiños a la Generalitat; Calvo, posible vicepresidenta

Josep Borrell, en un acto del PSC celebrado en Barcelona el pasado septiembre. JORDI SOTERAS Vídeo: EL MUNDO

Pedro Sánchez lanzó hoy un duro mensaje de firmeza al independentismo. Y lo hizo al mismo tiempo que el PSOE ofreció relajar el control de las cuentas de la Generalitat. El ministro de Asuntos Exteriores de su Gobierno será Josep Borrell, el dirigente socialista que se ha mostrado más duro y contundente en contra de los dirigentes secesionistas.

Borrell es el auténtico látigo de los independentistas. Sus intervenciones al final de algunas de las más multitudinarias manifestaciones convocadas por Sociedad Civil Catalana en Barcelona fueron de las más aclamadas por cientos de miles de personas.

Hoy mismo, el ex presidentCarles Puigdemontcriticó con dureza el nombramiento porque lo considera «un perfil de otro tiempo que se ha significado en la escalada de odio» contra Cataluña. «¿Éste es el gesto que tenían pensado para enviarnos un mensaje de fraternal desescalada?», se preguntó en un tuit que escribió el prófugo desde Alemania.

Desde el lado constitucionalista, el ex primer ministro de Francia Manuel Valls, al que Ciudadanos quiere fichar como candidato a la Alcaldía de Barcelona, calificó como «una excelente noticia para España y para Europa» la elección del dirigente socialista como titular de Exteriores.

Junto a Borrell, la mujer que negoció la aplicación del artículo 155 en Cataluña, la ex ministra Carmen Calvo, se perfila como vicepresidenta del Ejecutivo socialista. Aún sin confirmación oficial, gran parte de la dirección da por hecho que la actual secretaria de Igualdad del PSOE estará en Moncloa en un puesto muy destacado y junto a Pedro Sánchez.

El presidente quiere tender la mano a la Generalitat -ya lo hizo la semana pasada- para que no vuelva a salirse de la legalidad. Por eso les ofreció buscar «soluciones políticas a un problema político». A la vez, quiere mostrar firmeza en su defensa de la Constitución, la soberanía nacional y la unidad de España con algunos de sus primeros nombramientos.

Borrell es un veterano dirigente político de 71 años al que le ha costado tomar la decisión definitiva, como confirman fuentes de su entorno. El ex ministro de Obras Públicas con Felipe González y ex presidente del Parlamento Europeo no tenía pensado volver ya a la primera línea de la política activa.

En 2017, Borrell se implicó personalmente en la defensa del proyecto de Pedro Sánchez para el PSOE frente a los barones capitaneados por Susana Díaz. Después, lo hizo también en la campaña de las primarias en las que el secretario general terminó ganando a la presidenta de la Junta de Andalucía. Borrell y su esposa, la ex ministra Cristina Narbona, fueron dos de sus puntales el año pasado en esa descarnada batalla. Eso sí, Narbona no entrará finalmente en el Gobierno de España, como confirmaron fuentes socialistas.

La investigación abierta por la presunta financiación irregular del Partido Socialista en la Comunidad Valenciana afecta al Ministerio de Medio Ambiente que dirigió Narbona. Sánchez confía plenamente en ella, pero no quiere que una posible imputación le fuerce a cambiar un Ejecutivo que Podemos exige «libre de corruptos». Por el mismo motivo, es casi seguro que la ex ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, tampoco entrará en el Ejecutivo de España, según varias fuentes.

Pedro Sánchez, junto a Ana Pastor y el jefe de Gobierno de Andorra, Antoni Martí. | EFE

Los 'ministrables': Ábalos, Robles, Ribera, Batet...

El presidente del Gobierno está llevando las conversaciones sobre los nombres que formarán parte de su Ejecutivo con un sigilo absoluto. Ha pedido opinión a varios de sus hombres de confianza, pero aún no ha hablado con muchos de los que mañana serán sus ministros.

Sánchez prevé anunciar la composición de su Gobierno el miércoles para que el jueves tomen posesión de sus cargos. El viernes, espera presidir la primera reunión del Consejo de Ministros.

El secretismo ha convertido el PSOE en un hervidero de rumores. Todos dan por seguro que José Luis Ábalos y Margarita Robles, ambos de la máxima confianza de Sánchez, entrarán en el Gobierno en dos puestos de mucha importancia. El primero podría ser vicepresidente del Ejecutivo, pero el nombramiento todavía está por confirmar.

En cuanto a Margarita Robles, la mayoría del PSOE considera que lo más lógico es que sea ministra del Interior (ya fue secretaria de Estado con Felipe González) o de Justicia. Fuentes del Grupo Socialista en el Congreso creen que podría ser incluso vicepresidenta.

El Gobierno de Sánchez será paritario, como anunció él mismo. Por eso, incluirá a muchas de las mujeres de la máxima confianza del también secretario general del PSOE. Una de ellas podría ser la vicesecretaria general, Adriana Lastra, que también suena para portavoz en el Congreso en sustitución de Robles.

Otra de las mujeres que formarán parte del Gobierno de Sánchez es Teresa Ribera, actual directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible con sede en París. Ribera podría ser, en el nuevo Gobierno, ministra de Medio Ambiente, Cambio Climático y Energía.

Por último, la catalana Meritxell Batet es otra de las más citadas para ocupar una cartera de peso en el Ejecutivo socialista.

Al presidente le gustaría contar con Ángel Gabilondo como ministro de Educación. Pero algunas fuentes del PSOE de Madrid apuntan que sería complicado, ya que será el candidato socialista para presidir la Comunidad de Madrid en mayo de 2019.

Pedro Sánchez protagonizó hoy sus primeros actos como presidente del Gobierno. Por la mañana, se reunió con el presidente de Ucrania. Por la tarde, tuvo un acto con el jefe del Gobierno de Andorra. En su discurso de la tarde, el líder socialista aseguró que «el ánimo del Gobierno de España será siempre anteponer el consenso sobre la crispación en todos los ámbitos».

«Escuchar, dialogar y consensuar deben ser los tres pilares sobre los que se base la política del siglo XXI», argumentó Sánchez, que abogó por «la necesidad de articular espacios de acuerdo y de consenso».

Football news:

Belerin pagará la plantación masiva de árboles, a pesar de que el Arsenal no ganó al Leicester
El Bayern reclama al lateral izquierdo de 19 años Bara de Lyon
El amigo de Jovich tiene coronavirus. El delantero del Real Madrid se aisló en casa
Hazard tiene problemas en el tobillo, podría perderse el partido ante el Alavés
Agente Fedele: Manchester City está muy cerca de comprar Coulibaly
West Ham Moyes podría fichar a Lingard y Jones del Manchester United si no sale de la Premier League
El corazón de Ennio Morricone pertenecía a la música y al Ron. Al compositor se le pidió que escribiera el himno del Club, y Totti se fue bajo su hit