Spain

Todos los detalles de la tercera temporada de «Élite»: «Nunca fue una serie de adolescentes»

Los alumnos de «Élite» apuran sus últimos meses en el instituto. Como en casi cualquier graduación, en la tercera temporada de la serie que llega el 13 de marzo a Netflix habrá emoción, muchas lágrimas «y más madurez». Lo que sí diferenciará este fin de curso de otros será la tragedia que cambiará (de nuevo) la vida de los adolescentes de Las Encinas para siempre. «El público va a sufrir desde ya. Pero es bonito que sea realista y no todo acabe con un final feliz. Algunos querrán matar a los guionistas, pero les va a encantar», bromea Ester Expósito, Carla en la ficción.

«Es una temporada más madura, más emocional, con cierto riesgo. Creo que la gente quiere que sorprendas. Y estos episodios van a hacerlo con su tono», admite Darío Madrona y Carlos Montero, creadores de la serie, a quienes no les tiembla la pluma a la hora de despedirse de personajes o dejarlos en la cuerda floja. «Siempre te infunde respeto, pero cuando tomas la decisión vas hasta el final. Iba a decir a muerte», bromea Montero. «Además, nosotros siempre lo hacemos en el primer episodio. Así ese drama está presente toda la temporada, lo que hace que cobre más peso», añade.

Pero la tercera temporada no va solo de despedidas. La serie recibe a Yeray (Sergio Momo) y a Malick (Leïti Sène). «Yeray no carga con la misma mochila emocional que sus compañeros, llega con una energía distinta. Él fue un alumno becado y ahora es un empresario billonario», cuenta Momo. Malick también formará parte de «los ricos». «Su familia es una de las más adineradas de Senegal y entiende el mundo con la libertad que da el dinero. Tiene confianza en sí mismo y esa calma africana», admite su compañero, músico de profesión. Ambos aportarán frescura a un ambiente enrarecido por los secretos, las tragedias y las traiciones, especialmente en el caso de Polo (Álvaro Rico), «señalado» por la muerte de Marina.

«Me siento orgullosa de formar parte de una serie que trata a los adolescentes de una manera seria, dándoles un lugar para sentirse escuchados. Aveces parece que sus problemas no importan porque son jóvenes. Y no es que “Élite” dé lecciones, pero mucha gente puede sentirse identificada con problemas y conflictos reales», reivindica Expósito.

Eterno Peter Pan

Aunque los que dan vida a estos personajes son veinteañeros, quienes escriben sus conflictos pasaron hace años esta etapa. Esto, sostienen Montero y Madrona, no es ningún hándicap. «Seguimos llevando un adolescente dentro del que cada vez tardamos más en desprendernos. Nos cuesta más ser adultos, la adolescencia dura hasta los cuarenta y hay asuntos en los que siempre eres adolescentes, como cuando te enamoras. Y si no tiras de tu pasado, el primer beso, la primera vez que te acuestas con alguien... son cosas que marcan. Aunque nuestra adolescencia no tenga que ver con la de ahora, se repiten ciertos miedos, anhelos, ganas de estrenarte en la vida. Si eres honesto, consiste en meter todo eso en un personaje y documentarte sobre lo que hacen los jóvenes ahora. Esa simbiosis de documentación y honestidad hace que conectes», confiesa Montero. «Muchos vivimos con el síndrome de Peter Pan», admite entre risas su compañero. «Internet cambia la vida de los adolescentes, pero también la nuestra, inconcebible sin un móvil», reconocen.

Ambos, además, están orgullosos de haberse desprendido de los prejuicios que muchas veces acompañan a las series juveniles. «Para nosotros, “Élite” nunca fue una serie de adolescentes. Nuestros protagonistas lo son, pero nos la hemos tomado más en serio que cualquiera. Cuando alguien me dice “ahora que has tenido éxito puedes hacer tu serie” yo respondo que esta es la mía, estoy orgulloso», señala Montero. «La hemos hecho con cero cinismo. Nunca hemos pensado “esta es la mierda que le gusta a los adolescentes, vamos a darle esto”».

Así, han convertido «Élite» en una de las ficciones más vistas de 2019, según la plataforma. Aunque Netflix no lo ha confirmado oficialmente, parece seguro que habrá más entregas. La duda es cómo y quién seguirá en la historia. «Mi mayor miedo es no volver a trabajar nunca. Pero estamos empezando, tenemos mucho que enseñar y “Élite” es el principio», admite Miguel Bernardeau.