This article was added by the user Anna. TheWorldNews is not responsible for the content of the platform.

Un perro policía localiza a un hombre que había huido con drogas de un control

Unidad canina de la Policía Local de Burgos / Gloria Díez

El conductor, que se había escondido en unos matorrales, tuvo un accidente durante la persecución policial

Nueva e inverosímil intervención de la Policía Local de Burgos, que en esta ocasión contó con la colaboración de la patrulla canina para encontar a un varón que había eludido un control y que portaba 12,36 gramos de marihuana y otros 0,77 de cocaína.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del lunes, cuando la Policía Local de Burgos, inmersa en un control de alcoholemia y de sustancias estupefacientes cerca de la antigua estación de tren, observó un turismo que circulaba a una velocidad inadecuada, aproximándose por la calle San Pedro y San Felices dirección carretera de Arcos. Es en ese momento cuando el jefe del operativo procede a dar el alto, haciendo el conductor caso omiso y teniendo el agente que apartarse para evitar ser arrollado.

Comenzó entonces un seguimiento a gran velocidad por la calle San Pedro y San Felices, calle Polvorín Viejo de Santa Ana y calle San Zoles. Durante la huida, el conductor puso en riesgo a otro vehículo que circulaba en dirección contraria a la suya, obligándole a hacer una maniobra de evasión.

La vertiginosa huida terminó al final del camino donde confluye la calle San Zoles con las vías que llevan a Villargamar, con el vehículo accidentado por una salida de vía. Tras el accidente, el conductor huyó a pie por una senda, intentando despistar a los agentes y escondiéndose, a los pocos metros, entre unos matorrales.

La presencia del perro policial, ladrando en el lugar del escondite, hizo desistir las opciones de fuga del conductor, teniendo que salir y presentarse ante los agentes. Gracias al olfato del cánido, en un compartimento del maletero se halló camuflada una bolsa con 12,36 gramos de marihuana. Asimismo, los agentes, tras el hallazgo, completaron otro control personal al conductor, marcando nuevamente el perro policial una pequeña bolsa con 0,77 gramos de cocaína, que se encontraba oculta entre sus genitales.

La intervención finalizó con el conductor propuesto para sanción ante la Subdelegación de Gobierno por los hechos de tenencia de sustancias estupefacientes; diligencias al juzgado, por todo lo acaecido en la conducción y el vehículo retirado por la grúa, al depósito municipal de Villalonquéjar.